Pontificia Academia para la Vida. Foto: fsspx

Academia Pontificia para la Vida explica el porqué de recientes y cuestionados nombramientos

La Academia Pontificia para la Vida es un organismo de estudio e investigación. Y para que el debate y el diálogo se produzcan entre personas de diferentes orígenes, conviene la diversidad.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 19.10.2022).- Los más recientes nombramiento de nuevos miembros en la Academia Pontificia para la Vida suscitaron no pocas reacciones de perplejidad al evidenciarse que algunos de ellos, como también ha sucedido con nombramientos anteriores para el mismo organismo, tienen una clara y abierta postura a favor del aborto, por ejemplo.

Por esa razón, desde la Academia Pontificia para la Vida han ofrecido una explicación por parte del presidente y el Canciller de la misma: «es importante que la Academia Pontificia para la Vida incluya a mujeres y hombres con experiencia en varias disciplinas y de diferentes orígenes, para un constante y fructífero diálogo interdisciplinario, intercultural e interreligioso», dicen. Por eso entre los Académicos también hay no católicos: dos rabinos, un Académico sintoísta, musulmanes, un teólogo anglicano.

La Academia Pontificia para la Vida es un organismo de estudio e investigación. Y para que el debate y el diálogo se produzcan entre personas de diferentes orígenes, conviene la diversidad. Cuando la Academia Pontificia para la Vida publica documentos (como en el caso de las 5 Notas sobre Covid-19), los documentos se envían a la Congregación para la Doctrina de la Fe antes de ser publicados.

Desde la Academia subrayan que los nombramientos, efectuados el sábado 15 de octubre, se hicieron de acuerdo con los Estatutos: al final del mandato de cinco años, se renovó la Junta. Falta una persona, que será nombrada por el Dicasterio Laicos Vida Familiar, con el que la Academia Pontificia está estrechamente relacionada.

Los Académicos son todos elegidos entre destacados científicos y expertos, como reiteró el Papa Francisco en su Carta «Humana Communitas» de 2019 a la Pontificia Academia para la Vida:

Finalmente, se explica que los nombramientos de los Académicos Ordinarios los hace el Papa. Por lo tanto, antes de ser nombrados, los nombres propuestos o recomendados pasan por un procedimiento que implica la consulta al Nuncio Apostólico y a la Conferencia Episcopal de los países donde viven y trabajan los Académicos. Esto también ocurrió en este caso y no hubo problemas.

Share this Entry

Valentina di Giorgio

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación