Sede de las Naciones Unidas. Foto: Joshua Woroniecki

El Papa, la ONU y la urgencia de la reforma

Print Friendly, PDF & Email

Francisco no es el único pontífice de la historia reciente que ha puesto al descubierto la parálisis de la ONU. Hace trece años, en su encíclica Caritas in Veritate, Benedicto XVI también.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Por: Simone Varisco

 

(ZENIT Noticias – Caffe Storia / Roma, 22.10.2022).- El pasado mes de abril, al pie del humo que se elevaba entre los edificios de la bombardeada Kiev, concluía la conferencia de prensa conjunta del presidente ucraniano Zelensky y el secretario general de la ONU, Guterres. Casi seis meses después, tras el regreso de los misiles sobre la capital ucraniana, las imágenes muestran a trabajadores atrapados en el tráfico y a ciudadanos ocupados en sus compras. Incluso esto, en su accidentalidad, es una señal.

Es difícil recordar en los últimos tiempos decisiones verdaderamente decisivas para el escenario internacional por parte de la ONU. Más allá de las posiciones de mérito, la situación no da señales de cambiar ni siquiera tras la aprobación, en las últimas horas, de la resolución promovida por la Unión Europea que condena los «llamados referendos ilegales» y el «intento de anexión ilegal» de los oblast de Doneck, Lugansk, Cherson y Zaporižžja por parte de Rusia. 143 países votaron a favor de la resolución, cinco en contra (Bielorrusia, Corea del Norte, Nicaragua, Rusia y Siria) y 35 se abstuvieron, entre ellos China e India.

Un silencio cada vez más ensordecedor, que denuncia la urgencia de revisar la fisonomía y la organización de las Naciones Unidas y, sobre todo, de su Consejo de Seguridad, órgano encargado de mantener la paz internacional de acuerdo con los principios y objetivos de la ONU. Y las cosas no deben ir muy bien si es el propio António Guterres, secretario general de Naciones Unidas desde 2017, quien admite que el Consejo de Seguridad «ha fracasado en prevenir y poner fin» al conflicto de Ucrania.

Guerra híbrida

Ya desde estas páginas se decía que las guerras han adquirido características inimaginables hasta hace unos años. Hace tiempo que se discute sobre las limitaciones de una organización que se creó tras la Segunda Guerra Mundial para resolver las guerras «tradicionales» entre Estados y que no estaba preparada para los nuevos escenarios. Ahora, ante los hechos de una guerra internacional que amenaza con repetir un conflicto mundial por tercera vez, la ONU y especialmente el Consejo de Seguridad no parecen más adecuados.

Si la ONU y el Consejo de Seguridad no funcionan, las posibles alternativas parecen peores. ¿Confiar el orden mundial a la dirección de alianzas basadas en la colaboración bélica, como la OTAN y la OTSC? ¿O, peor aún, a la supremacía de los estados individuales? Sobre todo porque las entidades supranacionales, sobre todo la Unión Europea, han mostrado sus límites. Figuras irreconocibles desde el inicio de la guerra en Ucrania. O, tal vez, tristemente lo mismo.

La ONU entre la impotencia y la urgencia de la reforma

Llamativas fueron, no hace pocos meses, las críticas que Zelensky y el Papa Francisco lanzaron a la ONU casi al unísono. «¿Dónde están esas garantías de la ONU? Es obvio que las instituciones clave del mundo que se supone que traen la paz en este momento no están funcionando eficazmente», denuncia el primero. «En la actual guerra de Ucrania estamos asistiendo a la impotencia de las Naciones Unidas», se hace eco este último, amargamente.

Y Francisco no es el único pontífice de la historia reciente que ha puesto al descubierto la parálisis de la ONU. Hace trece años, en su encíclica Caritas in Veritate, Benedicto XVI señalaba que «ante el imparable crecimiento de la interdependencia mundial, se hace sentir con fuerza la urgencia de reformar tanto la Organización de las Naciones Unidas como la arquitectura económica y financiera internacional, incluso en presencia de una recesión igualmente global, para que el concepto de familia de naciones pueda adquirir un verdadero contenido».

A la luz de las explosiones que ensombrecen a Europa del Este y al mundo entero, es de actualidad el llamamiento de Benedicto XVI a «un orden social conforme al orden moral y a esa conexión entre las esferas moral y social, entre la política y las esferas económica y civil, que ya está prevista en la Carta de las Naciones Unidas».

La Guerra del Golfo y la «lógica de la guerra

Durante décadas, la ONU y el Consejo de Seguridad han sido acusados de cierto servilismo -económico, político y militar- a Estados Unidos. En su momento, Juan Pablo II denunció sus limitaciones en este sentido, al día siguiente del inicio de la primera Guerra del Golfo, el 17 de enero de 1991: la «tormenta del desierto» que se desató tras la invasión iraquí de Kuwait, la expiración del ultimátum de la ONU y el comienzo de los bombardeos aéreos y marítimos liderados por Estados Unidos, que también afectaron a la capital Bagdad.

Juan Pablo II sigue siendo entonces una figura internacional aislada en apoyo de la paz. Sus llamamientos para evitar la guerra son recibidos con condescendencia, cuando no con irritación e ironía. El comienzo de esta guerra supone una grave derrota para el derecho internacional y la comunidad internacional», afirma. Dura, en esos meses, la postura adoptada por Civiltà cattolica, una revista jesuita cuyos borradores, por costumbre, son examinados previamente por la Secretaría de Estado de la Santa Sede. «La intervención occidental, apoyada por algunos países árabes, tiene una motivación jurídica y ética, pero sobre todo económica y política», advertía ya a finales de 1990, señalando lo «moralmente inaceptable y políticamente desastroso de tal razonamiento». La ONU se ha dejado «arrastrar a la lógica de la guerra», concluye amargamente cuando el conflicto ha comenzado.

Derecho internacional y contextos de crisis

En la historia de la ONU, la larga página del conflicto entre Israel y Palestina también ocupa un lugar destacado. Hace no más de un año, tras la votación de la Asamblea, el Relator Especial de la ONU, Michael Lynk, reiteró sus críticas a la ONU por su incapacidad para actuar eficazmente ante las violaciones del derecho internacional por parte del Estado de Israel. «En el quinto aniversario de la adopción por el Consejo de Seguridad de la ONU de la resolución 2334 (en la que se pide a Israel que ponga fin a su política de asentamientos en los territorios palestinos y respete las fronteras de 1967, ed.), la comunidad internacional debe tomarse en serio sus palabras y sus leyes», denuncia.

Este es quizás el más conocido, pero ciertamente no es el único contexto de crisis en el que la incapacidad o ineptitud de las Naciones Unidas para intervenir pesa sobre la memoria y las personas. Es el caso, más reciente, de la persecución de los uigures por parte de la República Popular China. Minoría étnica de religión islámica de habla turca que representa casi la mitad de los 26 millones de habitantes de la región de Xinjiang, los uigures han sido durante mucho tiempo el objetivo de la represión de Pekín por considerarlos «separatistas». Una vergüenza que se ha mantenido en silencio durante demasiado tiempo, incluso por parte de la comunidad internacional.

Un informe publicado hace unas semanas por la Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Michelle Bachelet, largamente esperado y repetidamente aplazado, hace un balance de la situación de esta minoría. Una elección, sin embargo, que no es suficiente para evitar que la ONU reciba las severas críticas de Amnistía Internacional por «el inexcusable retraso con el que se ha publicado este informe».

El obstáculo de los «peces gordos» geopolíticos, incluso de la contaminación

¿Qué podemos decir, finalmente, del fracaso de la ONU en el tema del cambio climático? Un área íntimamente ligada al número cada vez mayor de crisis medioambientales, alimentarias, sociales y económicas en el mundo, que con una frecuencia subestimada corren el riesgo de convertirse en crisis bélicas. Más allá de las numerosas proclamas -y a estas alturas, ante la inminencia de la 27ª «Cop», la «Conferencia de las Partes», el próximo mes de noviembre en Sharm el-Sheikh-, la ONU ha sido hasta ahora incapaz de dirigir de forma concreta las políticas de los distintos Estados, especialmente cuando se trata de los «grandes» de la geopolítica de la contaminación global, desde Estados Unidos a Rusia, pasando por China o India y muchas economías emergentes. Mala tempora currunt. Definitivamente hay mal aire, y no sólo en el clima.

 

Traducción del original en lengua italiana realizado por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }