Tiktok es la aplicación estrella del momento. Foto: Getty Images

TikTok y la conexión con China

Print Friendly, PDF & Email

Los vínculos de China con TikTok pueden ser motivo de preocupación, pero Estados Unidos está demasiado fracturado para hacer algo al respecto.

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Por: Karl D. Stephan

 

(ZENIT Noticias – Engineering Ethics blog / California, 22.10.2022).- Una de las estrellas más recientes de las redes sociales es TikTok, una aplicación gratuita para compartir vídeos que es muy popular entre los usuarios jóvenes. Aparentemente, hay que tener al menos 13 años para unirse a TikTok, pero esos límites de edad son notoriamente fáciles de evadir.

Al igual que otras aplicaciones de redes sociales, la aplicación TikTok tiene varias formas de ganar dinero, como la publicidad, los concursos y las compras dentro de la aplicación. Ha sido la primera aplicación no Meta (es decir, que no es Facebook o similares) en alcanzar el umbral de los tres mil millones de descargas en todo el mundo, incluso con la desventaja de estar prohibida en la India.

La razón por la que la India prohibió TikTok en 2019, solo dos años después de que se hiciera global, fue que un tribunal indio la consideró una fuente de contenido pornográfico y un medio susceptible de ser utilizado por depredadores sexuales.

En 2020, el Ministerio de Electrónica y Tecnología de la Información de la India emitió una prohibición permanente, citando preocupaciones de seguridad nacional. Aunque ha habido esfuerzos para prohibir TikTok en Estados Unidos, no han tenido éxito hasta ahora.

Control chino

TikTok es una filial de ByteDance, una empresa con sede en China. La división estadounidense de TikTok fue noticia recientemente cuando cinco ejecutivos dimitieron tras enfrentarse a la injerencia de ByteDance en el funcionamiento interno de la organización estadounidense. Según un artículo publicado originalmente en National Review, un ejecutivo se quejó: «Muchas de nuestras orientaciones procedían de la sede central, y no formábamos parte necesariamente de la elaboración de la estrategia. […] No quiero que me digan lo que tengo que hacer».

Después de que se filtrara un documento de estrategia de ByteDance en el que se ordenaba a las filiales «restar importancia a la conexión con China», cabe preguntarse hasta qué punto ByteDance controla sus operaciones extranjeras de TikTok.

Nada importante ocurre en China sin, al menos, la aquiescencia pasiva del gobierno. Así que podemos estar seguros de que los líderes del gobierno chino son conscientes de lo que ByteDance está haciendo. Esta es una de las razones por las que la propia aplicación TikTok no está disponible en China.

En su lugar, está disponible una versión modificada llamada Douyin. Pero el documento filtrado insta a la gente de relaciones públicas a responder a las preguntas sobre el control chino de TikTok diciendo que «TikTok no está disponible en China». Es la verdad, no es más que la verdad, pero no es toda la verdad.

La cuestión de cuánto control debe ejercer un núcleo de propiedad central sobre las filiales extranjeras no es nada nuevo. Durante la Segunda Guerra Mundial se hicieron cosas dudosas con respecto a las propiedades estadounidenses en la Alemania nazi, al menos hasta el momento en que Alemania bloqueó los activos estadounidenses allí una vez que Estados Unidos declaró la guerra a Alemania.

Estados Unidos no está en guerra con China. Pero uno podría ser perdonado por preguntarse por qué China está exportando toneladas de fentanilo para el consumo ilegal en los Estados Unidos. Quizás sea en venganza por las Guerras del Opio, un sórdido episodio en la relación entre China y Occidente que obligó a China a abrir sus puertas al opio importado de la India colonizada por los británicos en el siglo XIX.  Sea cual sea el motivo, algunos dudan de que China tenga en cuenta los intereses de Estados Unidos, y miran con recelo la forma en que ByteDance está consolidando el control de TikTok en China.

El desmoronamiento de la democracia

A partir de la década de 1990, la globalización del libre comercio se convirtió en un objetivo mundial y, tal como hubiera predicho Adam Smith, elevó el nivel de vida de miles de millones de personas en todo el mundo.  La mayoría de ellos se encontraban en el mundo en desarrollo, pero Walmart no podría vender la mayoría de sus productos a un precio tan bajo si no fuera por China, así que, en esa medida, Estados Unidos también se benefició.

Pero últimamente estamos viendo que los efectos perniciosos de las redes sociales son cada vez más evidentes: en la toxicidad del discurso político, en las crecientes tasas de depresión y suicidio entre los jóvenes y en la distracción general de la población estadounidense.

Una versión puramente estadounidense de TikTok podría no ser mucho mejor que la que tenemos, pero el hecho de que sus hilos estén manejados por los amos chinos añade un aspecto siniestro a una situación ya de por sí tensa.

Si la soberanía significa algo, significa que un gobierno soberano puede controlar el tipo de actividades y el comercio que llevan a cabo las empresas de propiedad extranjera y operadas por extranjeros.  Así que, en teoría, Estados Unidos tendría todo el derecho a prohibir TikTok directamente, como ha hecho India. Sí, habría un aullido, pero la gente lo superaría. Y probablemente, de la noche a la mañana, surgiría algo similar a TikTok que trataría de eludir la prohibición.

Pero eso supone una unidad y una coherencia de acción por parte del gobierno que hoy está notablemente ausente. Como todo lo demás, un movimiento serio para prohibir TikTok se politizaría, con los republicanos (probablemente) a favor y los demócratas (probablemente) oponiéndose a la prohibición por motivos de libertad de expresión, o posiblemente incluso sólo porque los republicanos están a favor y nosotros nos oponemos a lo que los republicanos están a favor. Y entonces el resultado dependería de qué partido controla las palancas del poder, a menos que haya un estancamiento.

Esa es la vieja forma democrática en pequeña escala, pero los propios medios sociales han puesto en peligro el funcionamiento de la gobernanza democrática. Nunca he visto TikTok, pero por su reputación no parece tan político. (Sin embargo, no me extrañaría que la campaña de Beto para gobernador de Texas pusiera un anuncio en ella: al parecer, se unió a TikTok en marzo de 2020, justo a tiempo para la COVID-19).

Empiezo a preguntarme si alguna vez volveremos a los antiguos compromisos y regateos que se daban cuando los políticos estadounidenses sabían condenar a la otra parte en discursos encendidos y luego reunirse con sus colegas del otro lado en el bar después del trabajo para charlar amistosamente sobre cómo sacar adelante una legislación que dejara a la mayoría de las partes al menos parcialmente satisfechas. El estilo actual de política de tierra quemada, sin prisioneros, puede dar lugar a divertidas notas de sonido, pero no consigue mucho. Incluyendo la prohibición de TikTok, si es que eso es lo que debemos hacer.

Karl D. Stephan se licenció en Ingeniería por el Instituto Tecnológico de California en 1976. Tras un año de estudios de posgrado en Cornell, recibió el título de Máster en Ingeniería en 1977. Traducción del original en inglés publicado en el blog http://engineeringethicsblog.blogspot.com/ realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }