Elon Musk dueño de Twitter. Foto: Salon

Elon Musk desvela el sistema de censura política en Twitter

Desde que el empresario Elon Musk compró Twitter, su primera medida fue readmitir a todos los usuarios que habían sido baneados injustamente por motivos políticos. Luego empezó a arrojar luz sobre censuras (políticas) pasadas, empezando por la primicia sobre Hunter Biden en 2020, hijo del entonces candidato Joe Biden.

Share this Entry

Por: Stefano Magni

 

(ZENIT Noticias – La Bussola Quotidiana / Ciudad del Vaticano, 06.12.2022).- Desde que el empresario Elon Musk compró Twitter y despidió a su antigua clase directiva, su primera medida fue readmitir a todos los usuarios que habían sido baneados injustamente por motivos políticos. Entonces comenzó su batalla por la libertad de expresión, en un entorno mucho más controlado de lo que cabría pensar. El nuevo propietario también está revelando cómo funcionaba la censura en la red social antes de su llegada, empezando por el sensacional caso de la supresión de la primicia sobre Hunter Biden, el hijo de Joe Biden, en vísperas de las elecciones.

Musk declaró el miércoles 30 de noviembre que Twitter había «interferido en las elecciones estadounidenses», contaminando así la democracia. Prometió publicar, de nuevo en Twitter, episodio a episodio, toda la verdad sobre este sistema de censura. La historia sobre cómo se suprimió la primicia sobre Hunter Biden se publicó después. Cuando el New York Post, en vísperas de las elecciones de 2020, se hizo con el portátil del hijo del candidato presidencial, encontró en él mucho material comprometedor, historias sobre corrupción en Ucrania e incluso en China. Al declararlo de antemano «desinformación», Twitter había suspendido la cuenta del periódico. No sólo eso, sino que había suspendido las cuentas de todos los que retransmitieron la noticia, incluidas las instituciones, incluida la Casa Blanca. Era un caso de censura demasiado flagrante para ser disfrazado de «protección» normal del usuario.

La historia entre bastidores fue contada en una serie de tuits por el periodista independiente Matt Taibbi, retransmitidos por el propio Elon Musk. De la información interna se desprende que el personal de Twitter recibió presiones de ambos partidos, pero especialmente del Partido Demócrata. Era normal que pidiera revisar o borrar tuits, por lo que se sabe. Al parecer, la decisión de censurar la primicia del New York Post se tomó al más alto nivel. El ex CEO Jack Dorsey no estuvo involucrado, mientras que un papel clave habría sido desempeñado por Vijaya Gadde, entonces jefe de política legal. La historia del pirateo, para la que se había activado la censura, puede haber sido sólo una tapadera. Entonces no había pruebas de hackeo. Por otro lado, el tipo de censura aplicada, con el bloqueo tanto de acciones como de cuentas, era injustificada, y sólo se utilizaba para censurar delitos graves, como la pornografía infantil. Desde luego, no un artículo de periódico.

En vísperas de las revelaciones prometidas por Musk, un antiguo ejecutivo, que había dimitido con el cambio de propietario, decidió hablar sobre el caso. Admitió que la noticia fue censurada deliberadamente y que la empresa cometió un error al hacerlo. Yoel Roth, así se llama el ex directivo, dijo que aunque tenía dudas sobre la autenticidad de la noticia, ni siquiera entonces tenía idea de por qué (y en base a qué norma o regla interna) había que suprimirla, hasta el punto de que no fue compartida por los usuarios. El año pasado, sin embargo, incluso el ex CEO Jack Dorsey admitió que censurar al New York Post fue «un error». Sí, mientras tanto, las elecciones de 2020 las ganó Biden. Tal vez una primicia no habría cambiado suficientes votos para anular el resultado, pero desde luego se puede hablar de injerencia electoral.

El mes pasado, tras una encuesta abierta en todo el mundo, Musk reactivó la cuenta del expresidente Donald Trump. Que, al tener ahora su propia red social, Truth, no quería volver a publicar en la que había sido su herramienta de comunicación favorita. ‘Me parece bien que Trump no escriba en Twitter’, comentó el nuevo propietario. ‘Lo importante es que Twitter ha corregido un grave error, el de haber baneado su cuenta, a pesar de que no había incumplido ninguna ley ni ninguna norma del servicio’. Eliminar la cuenta del actual presidente destruyó la credibilidad de Twitter para la mitad de los estadounidenses».

Entonces, el nuevo propietario empezó a cambiar las reglas, prometiendo una libertad de expresión mucho mayor, excepto para la apología, la incitación a la violencia y otros delitos. Por eso el 2 de diciembre tuvo que prohibir de nuevo la entrada al rapero Kanye West, que había sido readmitido el 9 de octubre. Tras decir que Hitler «también hizo cosas buenas», el rapero había publicado un gráfico provocador en el que mezclaba la estrella de David con una esvástica. La prohibición se activó inmediatamente por incitación. Ante la polémica suscitada, Musk respondió: «Twitter acierta cuando cabrea a los extremistas de izquierdas y de derechas al mismo tiempo.

Por lo demás, todos los que habían sido silenciados, especialmente en cuestiones relacionadas con Covid y las vacunas, vuelven a hablar libremente. Según un estudio de los mensajes publicado en el New York Times, la incitación al odio está aumentando, con contenidos racistas y antisemitas en alza. Los datos recogidos por el propio Musk, sin embargo, mostrarían exactamente lo contrario: en proporción al número de usuarios, la incitación al odio la ve cada vez menos gente. Pero no se trata de crear un entorno más justo ni de mejorar la educación de los usuarios, sino de eliminar toda forma de censura por motivos políticos. Twitter vuelve a ser, en definitiva, una red social: un tablón de anuncios en el que publicar mensajes, ya no un editor que elimina contenidos fuera de su línea editorial.

«Esta es una batalla por el futuro de la civilización. Si se pierde la libertad de expresión incluso en Estados Unidos, lo que nos espera es la tiranía», escribió Musk el 29 de noviembre. Actualmente, en un mundo donde lo políticamente correcto ha impuesto su hegemonía laicista, la batalla por la libertad de información interesa a los cristianos más que a cualquier otro grupo, por lo que es estratégico defender también la libertad de religión. Para atacar la nueva política de la red social están, paradójicamente, quienes viven o predican la libertad: los grandes medios progresistas, grandes empresas como Apple. Y la Comisión Europea. Que el miércoles, por boca del comisario Thierry Breton, amenazó: «Queda mucho trabajo por hacer, porque Twitter tendrá que aplicar políticas transparentes para los usuarios, reforzar significativamente la moderación de contenidos y proteger la libertad de expresión, atajar con decisión la desinformación y limitar la publicidad dirigida». De lo contrario, se arriesga a una prohibición en toda Europa o a multas de hasta el 6% de la facturación mundial. Como en cualquier China.

Traducción del original en lengua italiana realizado por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación