Heidi Crowter con un cartel que dice: No nos excluyan. Foto: Don't Screen us out

Gran Bretaña confirma: los bebés con síndrome de down se pueden abortar

El rechazo del recurso de la defensora de los derechos de las personas con síndrome de Down, Heidi Crowter, legitima la discriminación de los discapacitados, que en el útero pueden ser abortados hasta el nacimiento. Los obispos católicos también protestaron: la sentencia era «ilógica e injusta».

Share this Entry

Por: Patricia Gooding-William

 

(ZENIT Noticias – La Bussola Quotidiana / Londres, 06.12.2022).- La noticia del 25 de noviembre de que Heidi Crowter, afectada por el síndrome de Down, perdía su recurso contra el gobierno británico debería haber sido una sorpresa, pero no fue así. El Reino Unido se ha comprometido a defender los derechos de las personas discapacitadas en virtud de la Ley de Igualdad de 2010, pero sólo después del nacimiento. En cambio, Heidi, de 27 años, y su co-solicitante Máire Lea-Wilson, que tiene un hijo de dos años con síndrome de Down, luchan por la «igualdad en el vientre materno».

Habían recurrido un artículo de la Ley del Aborto de 1967 que permite matar fetos con discapacidades, incluido el síndrome de Down, hasta el momento del nacimiento. La petición de Heidi era aumentarla a 24 semanas, como para los fetos sanos. Dice mucho de nuestra sociedad que la lucha por la justicia se confíe a personas valientes como Heidi y Máire, cuando todo el mundo debería alarmarse por lo que permiten las leyes sobre el aborto y preguntarse a qué conduce el asesinato sistemático de bebés imperfectos en el vientre materno.

Heidi argumentó ante el tribunal que la ley es discriminatoria, justifica el asesinato de bebés con malformaciones y conducirá inevitablemente a la extinción del síndrome de Down en Gran Bretaña, como prácticamente ya ha ocurrido en Islandia y Dinamarca.

La calidad y la duración de la vida de los enfermos de síndrome de Down han mejorado espectacularmente desde 1967, pero su continua eliminación impide que el público lo sepa. En cambio, el Reino Unido permite el aborto hasta el nacimiento por cualquier tipo de malformación fetal, incluso las fácilmente corregibles, como labio leporino o pie zambo. El desafío legal de Heidi pone al descubierto esta mentira: mujeres persuadidas, a menudo por miedo, de matar a sus hijos con el pretexto de obtener derechos y libertad. Pero Heidi es la prueba viviente de que la vida con síndrome de Down no es la devastadora realidad que se presenta masivamente al público.

Cuando Heidi se dirigió a los periodistas a la salida del Tribunal de Apelación diciendo: «Siento mucho no haber ganado todavía, pero seguiré luchando porque ya hemos informado y cambiado corazones y mentes y cambiado la opinión de la gente sobre la ley», estaba afirmando de hecho que años de propaganda a favor del aborto pueden contrarrestarse con la realidad. Y, de hecho, ocultar la realidad es la forma de trabajar de los abortistas: por eso los monitores se colocan de forma que las madres no puedan ver en directo a sus bebés desmembrados durante un aborto. De este modo, Heidi desafía con hechos la percepción que la gente tiene del síndrome de Down: «Quiero que me miren y digan ‘esto no es más que una persona normal'», afirma. Esto es precisamente lo que el lobby feminista y abortista teme que cambie el resultado de la próxima impugnación de Heidi ante el Tribunal Supremo.

Sin embargo, dar marcha atrás tras décadas de desinformación y propaganda ideológica no es fácil. Como se desprende de las palabras de los jueces del Tribunal de Apelación: «El Tribunal reconoce que muchas personas con síndrome de Down y otras discapacidades se sentirán escandalizadas y ofendidas por el hecho de que la ley justifique un diagnóstico de discapacidad grave durante el embarazo como causa de interrupción del embarazo; y que pueden considerar que ello implica que sus propias vidas tienen menos valor. Pero sostiene que una percepción -que es lo que implica la ley- no basta por sí misma para permitir una injerencia en los derechos del artículo 8 (a la vida privada y familiar, consagrados en el Convenio Europeo de Derechos Humanos)».

El miedo al cambio queda patente en las declaraciones de Clare Murphy, directora ejecutiva del British Pregnancy Advisory Service, BPAS, que ofrece servicios de aborto: «No hay contradicción entre una sociedad que apoya los derechos de las personas discapacitadas y otra que permite a las mujeres tomar decisiones difíciles en situaciones angustiosas», afirmó. «De haber prosperado, este caso podría haber tenido implicaciones de gran alcance. Los demandantes argumentaron ante el tribunal que los fetos deberían tener derechos humanos, algo que nunca se ha decidido en derecho y que iría en contra de muchos años de precedentes legales en el Reino Unido». La Sra. Murphy dijo que el caso era un ataque a los derechos de las mujeres embarazadas: «No sólo al aborto, sino a tomar sus propias decisiones durante el parto».

Obviamente, Heidi se siente «perturbada y ofendida» por el hecho de que los jueces consideren que la ley del aborto no interfiere con los derechos de los «discapacitados vivos». Lógicamente, el bebé en el vientre materno es una «persona discapacitada viva» hasta que se le mata. Es un extraño equilibrio de poderes que permite a una parte matar legalmente a otra. Sin embargo, los tribunales sostienen que estos niños no deben tener derechos. Se ha adoctrinado a la gente para que vea con horror y miedo términos como «anormalidad», «discapacidad» y «malformaciones congénitas», y demasiadas mujeres están convencidas de que la vida con un hijo discapacitado es insoportable. Pero les condena a una vida de remordimientos preguntándose cómo habría sido su hijo y cómo habría resultado.

En realidad, la alegre presencia de Heidi y su vida satisfecha son el antídoto contra este terrible sufrimiento, como atestigua un fascinante vídeo corto de YouTube (haga clic aquí) realizado por Heidi Crowter. Heidi tiene síndrome de Down, pero eso no le impide ser brillante y clara, estar rodeada de familiares y amigos que la quieren y a los que ella, a su vez, aporta felicidad y alegría sin fin. Y como Heidi, contrariamente a la creencia popular, el 99% de las personas con síndrome de Down son felices con sus vidas. Sin embargo, a pesar de ello, se calcula que la tasa de abortos en el Reino Unido es del 90% debido a la constante presión a la que se ven sometidas las madres una vez que el diagnóstico confirma el síndrome de Down.

Los obispos católicos también reaccionaron al veredicto. Monseñor John Sherrington, obispo auxiliar de Westminster y responsable de Vida de la Conferencia Episcopal, criticó la sentencia, calificándola de «ilógica e injusta». «Aunque la sentencia afirma que el artículo 1 (1) (d) de la Ley del Aborto de 1967 no tiene ‘ningún papel significativo en causar actitudes discriminatorias hacia las personas discapacitadas en general, o las que tienen Down en particular’, el aumento año tras año de los abortos selectivos por motivos de discapacidad cuenta una historia muy diferente», escribió Sherrington en un comunicado.

“Me hago eco de las palabras del Papa Francisco, que desaconsejó enérgicamente el uso del diagnóstico prenatal con fines selectivos por ser «expresión de una mentalidad eugenésica inhumana, que priva a las familias de la posibilidad de acoger, abrazar y amar a sus hijos más débiles», añadió. Debemos seguir ofreciendo más apoyo a las familias que cuidan de un niño discapacitado. Y ofrezco mi oración mientras Heidi estudia un recurso ante el Tribunal Supremo del Reino Unido».

Traducción del original en lengua italiana realizado por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación