Papa Francisco en la Misa de la noche de Navidad. Foto: Vatican Media

Navidad: tres mensajes de Dios a través del pesebre según el Papa

Homilía del Papa Francisco en ocasión de la misa de la noche de Navidad 2022 sobre lo que Dios dice a través del pesebre.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 24.12.2022).- A las 19:30 del sábado 24 de diciembre, el Papa Francisco presenció la misa de la noche de Navidad en la Basílica de San Pedro, en la que pronunció la homilía. Ofrecemos la traducción al

***

¿Qué dice todavía esta noche a nuestras vidas? Después de dos milenios desde el nacimiento de Jesús, después de muchas Navidades celebradas entre adornos y regalos, después de tanto consumismo que ha envuelto el misterio que celebramos, existe un riesgo: sabemos tanto sobre la Navidad, pero olvidamos su significado. Entonces, ¿cómo encontramos el sentido de la Navidad? Y, sobre todo, ¿dónde ir a buscarlo? El Evangelio del nacimiento de Jesús parece escrito precisamente para esto: para llevarnos de la mano y conducirnos de vuelta a donde Dios quiere que estemos. Sigamos el Evangelio.

De hecho, comienza con una situación parecida a la nuestra: todo el mundo está atareado y ocupado para que se celebre un acontecimiento importante, el gran censo, que requería muchos preparativos. En ese sentido, el ambiente de entonces era similar al que nos rodea hoy en Navidad. Pero de ese escenario mundano, el relato evangélico se distancia: «desprende» pronto la imagen para ir a encuadrar otra realidad, en la que insiste. Se detiene en un objeto pequeño, aparentemente insignificante, que menciona tres veces y en el que convergen los protagonistas de la historia: primero María, que coloca a Jesús «en un pesebre» (Lc 2,7); después los ángeles, que anuncian a los pastores «un niño envuelto en pañales, acostado en un pesebre» (v. 12); después los pastores, que encuentran «al niño acostado en el pesebre» (v. 16). El pesebre: para encontrar el sentido de la Navidad, hay que mirar allí. Pero, ¿por qué es tan importante el pesebre? Porque es el signo, no casual, con el que Cristo entra en la escena mundial. Es el manifiesto con el que se presenta, la forma en que Dios nace en la historia para dar vida a la historia. ¿Qué quiere decirnos entonces a través del pesebre? Quiere decirnos al menos tres cosas: cercanía, pobreza y concreción.

  1. Proximidad

El pesebre sirve para acercar la comida a la boca y consumirla más rápidamente. Puede simbolizar así un aspecto de la humanidad: la voracidad en el consumo. Porque mientras los animales del establo consumen alimentos, los hombres del mundo, hambrientos de poder y dinero, consumen también a sus vecinos, a sus hermanos. ¡Cuántas guerras! ¡Y en cuántos lugares, aún hoy, se pisotean la dignidad y la libertad! Y siempre las principales víctimas de la voracidad humana son los frágiles, los débiles. También en esta Navidad, una humanidad insaciable de dinero, insaciable de poder e insaciable de placer no hace sitio, como hizo con Jesús (cf. v. 7), a los pequeños, a tantos no nacidos, pobres, olvidados. Pienso especialmente en los niños devorados por las guerras, la pobreza y la injusticia. Pero Jesús llega justo ahí, un bebé en el pesebre del descarte y el rechazo. En Él, el niño de Belén, está todo niño. Y ahí está la invitación a mirar la vida, la política y la historia con los ojos de los niños.

En el pesebre del rechazo y la incomodidad, Dios se acomoda: llega allí, porque allí está el problema de la humanidad, la indiferencia generada por la voraz prisa por poseer y consumir. Cristo nace allí y en ese pesebre lo descubrimos cerca. Viene donde devora la comida para hacerse nuestra comida. Dios no es un padre que devora a sus hijos, sino el Padre que en Jesús nos hace hijos suyos y nos alimenta con ternura. Viene a tocarnos el corazón y a decirnos que el único poder que cambia el curso de la historia es el amor. No permanece distante, no permanece poderoso, sino que se hace cercano y humilde; Él, que estaba sentado en el cielo, se deja recostar en un pesebre.

Hermano, hermana, Dios se acerca a ti esta noche porque se preocupa por ti. Desde el pesebre, como alimento para tu vida, te dice: «Si te sientes consumido por los acontecimientos, si te devoran la culpa y la insuficiencia, si tienes hambre de justicia, yo, Dios, estoy contigo. Sé lo que experimentas, yo lo experimenté en ese pesebre. Conozco sus miserias y su historia. He nacido para decirte que estoy contigo y que siempre estaré contigo». El pesebre de Navidad, primer mensaje de un Dios niño, nos dice que está con nosotros, nos ama, nos busca. Ánimo, no dejes que te venza el miedo, la resignación, el desánimo. Dios nace en un pesebre para hacerte renacer allí mismo, donde creías haber tocado fondo. No hay mal ni pecado del que Jesús no quiera y no pueda salvarte. Navidad significa que Dios está cerca: ¡renace en la confianza!

  1. El pesebre de Belén nos habla no sólo de cercanía, sino también de pobreza

Alrededor de un pesebre, de hecho, no hay mucho: broza y algunos animales y poco más. La gente se calentaba en los hoteles, no en el frío establo de una vivienda. Pero Jesús nació allí, y el pesebre nos recuerda que no tenía a nadie más a su alrededor que a quienes le amaban: María, José y los pastores; todos pobres, unidos por el afecto y el temor, no por las riquezas y las grandes posibilidades. El pesebre pobre pone así de manifiesto las verdaderas riquezas de la vida: no el dinero y el poder, sino las relaciones y las personas.

Y la primera persona, la primera riqueza, es el propio Jesús. Pero, ¿queremos estar a su lado? ¿Nos acercamos a Él, amamos su pobreza? ¿O preferimos seguir cómodos en nuestros propios intereses? Sobre todo, ¿le visitamos allí donde está, es decir, en el pobre pesebre de nuestro mundo? Allí Él está presente. Y estamos llamados a ser una Iglesia que adora a Jesús pobre y sirve a Jesús en los pobres. Como dijo un santo obispo: «La Iglesia apoya y bendice los esfuerzos por transformar las estructuras de injusticia y pone una sola condición: que las transformaciones sociales, económicas y políticas redunden en beneficio real de los pobres» (O.A. Romero, Mensaje pastoral para el Año Nuevo, 1 de enero de 1980). Por supuesto, no es fácil abandonar el calor de la mundanidad para abrazar la belleza descarnada de la gruta de Belén, pero recordemos que no es verdaderamente Navidad sin los pobres. Sin ellos celebramos la Navidad, pero no la Navidad de Jesús. Hermanos, hermanas, en Navidad Dios es pobre: ¡que renazca la caridad!

  1. Así llegamos al último punto: el pesebre nos habla de concreción

De hecho, un bebé en un pesebre representa una escena llamativa, incluso cruda. Nos recuerda que Dios se ha hecho carne. Por eso ya no bastan las teorías, los bellos pensamientos y los piadosos sentimientos hacia Él. Jesús, que nació pobre, vivió pobre y murió pobre, no hizo muchos discursos sobre la pobreza, sino que la vivió plenamente por nosotros. Desde el pesebre hasta la cruz, su amor por nosotros fue tangible, concreto: desde el nacimiento hasta la muerte, el hijo del carpintero abrazó la rudeza de la madera, la rudeza de nuestra existencia. No nos amó de palabra, no nos amó en broma.

Por eso, Él no se contenta con las apariencias. No quiere sólo buenas intenciones, Él que se hizo carne. Él, que nació en el pesebre, busca una fe concreta, hecha de adoración y caridad, no de palabrería y apariencias externas. Él, que se desnudó en el pesebre y se desnudará en la cruz, nos pide la verdad, ir a la realidad desnuda de las cosas, poner a los pies del pesebre excusas, justificaciones e hipocresías. Él, que fue tiernamente envuelto en pañales por María, quiere que nosotros seamos revestidos de amor. Dios no quiere apariencia, sino concreción. No dejemos pasar esta Navidad, hermanos y hermanas, sin hacer algo bueno. Puesto que es Su fiesta, Su cumpleaños, ¡hagámosle regalos que le sean agradables! En Navidad, Dios es concreto: ¡reavivemos en su nombre un poco de esperanza en quienes la han perdido!

Jesús, te miramos a Ti, acostado en el pesebre. Te vemos tan cerca, cerca de nosotros para siempre: gracias, Señor. Te vemos pobre, enseñándonos que la verdadera riqueza no está en las cosas, sino en las personas, especialmente en los pobres: perdónanos, si no te hemos reconocido y servido en ellos. Te vemos concreto, porque concreto es tu amor por nosotros: Jesús, ayúdanos a dar carne y vida a nuestra fe. Amén.

Traducción del original en lengua italiano realizado por el director editorial de ZENIT.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación