ONU. Foto: Rock&Pop

ANÁLISIS: La importancia de las resoluciones de la ONU

Se ha perpetuado falsamente la idea errónea de que las resoluciones de la ONU no son vinculantes, esto ha permitido que se incluyan políticas sociales controvertidas que serían políticamente inaceptables o incluso ilegales en la mayoría de los países del mundo.

Share this Entry

Por: Stefano Gennarini

 

(ZENIT Noticias – Center for Family and Human Rights / Nueva York, 11.02.2023).- A menudo se dice que las resoluciones de la ONU no son vinculantes para los Estados soberanos y que, por tanto, carecen de importancia. Los diplomáticos estadounidenses en las Naciones Unidas saben que esto no es cierto.

Los diplomáticos estadounidenses formulan una reserva estándar ante la adopción de cualquier resolución de la ONU con la que no estén de acuerdo, diciendo que la resolución «no altera el estado actual del derecho internacional convencional o consuetudinario». También repiten esta misma reserva cada año como reserva general en todas las resoluciones de la Asamblea General y del Consejo Económico y Social de la ONU, por si acaso.

La implicación de la reserva estadounidense es que las resoluciones de la ONU pueden, de hecho, llegar a ser vinculantes con el tiempo en virtud de lo que se denomina «derecho internacional consuetudinario». Un diplomático estadounidense de alto nivel así lo admitió ante activistas en la tribuna de la Asamblea General el año pasado.

Según esta teoría jurídica, si casi todos los países actúan de forma coherente bajo la creencia de que tienen una obligación internacional de actuar, entonces se puede discernir una norma internacional vinculante en virtud del derecho internacional consuetudinario. El derecho internacional consuetudinario es tan vinculante como las obligaciones internacionales contenidas en los tratados.

Según la Comisión de Derecho Internacional, la conducta de los Estados en relación con cualquier proceso de la ONU puede ser prueba de nuevas obligaciones internacionales vinculantes.

La Comisión respaldó ampliamente la opinión de que cualquier «acto de los Estados relacionado con la negociación, adopción y aplicación de resoluciones, decisiones y otros actos adoptados en el seno de organizaciones internacionales o en conferencias intergubernamentales, cualquiera que sea su denominación y sean o no jurídicamente vinculantes».

Además, la aplicación de las resoluciones de la ONU por parte de los organismos de la ONU también desempeña un papel en la definición de las obligaciones derivadas del derecho internacional consuetudinario.

Los países occidentales progresistas actúan de forma coherente con esta teoría cuando quieren promover políticas sociales controvertidas, incluso en temas como el aborto y las cuestiones homosexuales/trans.

Insisten en que una vez que ciertos términos, como «salud sexual y reproductiva» o «formas intersectoriales de discriminación», se adoptan en una resolución de la ONU, los Estados miembros de la ONU no pueden volver a oponerse a ese lenguaje. Lo hacen a sabiendas de que la adopción continuada de esos términos y su aplicación por parte de los organismos de la ONU, incluyendo el aborto y los derechos de los homosexuales y transexuales, pueden convertirse con el tiempo en obligaciones vinculantes de pleno derecho en virtud del derecho internacional consuetudinario.

Al mismo tiempo, muchos diplomáticos occidentales perpetúan falsamente la idea errónea de que las resoluciones de la ONU no son vinculantes en los tratos de trastienda para conseguir que se adopten resoluciones de la ONU. Esto ha permitido que se incluyan en las resoluciones de la ONU muchas políticas sociales controvertidas que serían políticamente inaceptables o incluso ilegales en la mayoría de los países del mundo.

Afortunadamente, hay pruebas de que cada vez más países tradicionales se están dando cuenta de esto y están luchando para evitar que se incluya lenguaje controvertido en las resoluciones de la ONU y oponiéndose a su adopción. Tanto es así, que el Secretario General de la ONU, Antonio Guterres, se queja a menudo de la «resistencia» de los países tradicionales en la ONU a las cuestiones relacionadas con el aborto y los homosexuales/trans.

La única manera de que un país se proteja de una obligación emergente en virtud del derecho internacional consuetudinario es oponerse a ella repetida y sistemáticamente, según lo que se denomina la norma del «objetor persistente». No reaccionar en ningún momento contra el lenguaje inapropiado de las resoluciones de la ONU se considerará como consentimiento al desarrollo de nuevas normas en virtud del derecho internacional consuetudinario.

La Asamblea General, el Consejo Económico y Social y otros muchos órganos intergubernamentales de la ONU adoptan más de 400 resoluciones al año. Aunque no sean vinculantes para los Estados, sí lo son para los organismos y entidades de la ONU y tienen implicaciones programáticas y jurídicas muy reales, sobre todo porque pueden contribuir al desarrollo del derecho internacional consuetudinario. Pensar en las resoluciones de la ONU de esta manera debería hacer que los gobiernos se preocuparan más por hacer que las resoluciones de la ONU reflejen las realidades políticas de sus países y se manifiesten más sobre cuáles creen que son sus obligaciones.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")