Delegación del Premio Biagio Agnes. Foto: Vatican Media

Cuaderno, bolígrafo y mirada: tres elementos del trabajo periodístico meditados por el Papa

Audiencia y discurso a una delegación del Premio Biagio Agnes.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 24.06.2023).- La mañana del sábado 24 de junio el Papa recibió en audiencia en el Palacio Apostólico a una delegación del Premio Biagio Agnes. Esta presea –Premio Internacional de Periodismo e Información– representa una cita tradicional que une el prestigio de nombres célebres del mundo de la información y la comunicación a un acontecimiento que pretende valorizar y recompensar la profesión periodística en todos sus aspectos.

Tras el saludo a los presentes, especialmente a los miembros del jurado, el Papa recordó que «el Premio Internacional de Periodismo e Información lleva el nombre de Biagio Agnes, conocido periodista italiano, protagonista destacado de la RAI, defensor de su servicio público, capaz de intervenir con sabiduría y decisión para garantizar una información auténtica y correcta».

Al enfatizar que «El Premio llega ahora a su decimoquinta edición», el Pontífice subrayó «sólo juntos, cada uno con sus especificidades y prerrogativas, podemos dibujar un horizonte de esperanza». Y a continuación agregó: «Este es el trabajo diario del periodista, que está llamado a “desgastar las suelas de sus zapatos” o a recorrer las calles digitales escuchando siempre a las personas con las que se encuentra. “El periodismo, como relato de la realidad, requiere la capacidad de ir donde nadie va: una mudanza y un deseo de ver. Una curiosidad, una apertura, una pasión” (Mensaje para la 55ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 23 de enero de 2021)».

El Papa señaló tres elementos del trabajo periodístico que «quizás cada vez se utilizan menos, pero que aún tienen mucho que enseñar: cuaderno, bolígrafo y mirada».

El cuaderno. Anotar un hecho siempre implica un gran trabajo interior. Uno lo anota porque es testigo directo o porque una fuente, que uno cree fiable, lo relata y luego lo abre para verificarlo. El cuaderno nos recuerda la importancia de escuchar, pero sobre todo de dejarse traspasar por lo que sucede. El periodista nunca es un contable de la historia, sino una persona que ha decidido vivir sus implicaciones con participación, con compasión.

La pluma. Cada vez se utiliza menos, sustituido por medios más avanzados, pero el bolígrafo ayuda a procesar el pensamiento, conectando la cabeza y las manos, fomentando los recuerdos y vinculando la memoria con el presente. El bolígrafo evoca el trabajo artesanal al que siempre está llamado el periodista: se toma el bolígrafo en la mano tras comprobar detalles, barajar hipótesis, reconstruir y cerciorarse de cada paso. En este tejido, inteligencia y conciencia actúan juntas, tocando las cuerdas existenciales de cada uno.

La pluma recuerda así el «acto creativo» de los periodistas y trabajadores de los medios de comunicación, un acto que exige combinar la búsqueda de la verdad con la rectitud y el respeto a las personas, en particular con el respeto a la ética profesional, tal como hizo Biagio Agnes.

Mira. El cuaderno y el bolígrafo son meros accesorios si falta una mirada a la realidad. Una mirada real, no sólo virtual. Hoy, más que antes, uno puede distraerse con palabras, imágenes y mensajes que contaminan la vida. Pensemos, por ejemplo, en el triste fenómeno de las fake news, la retórica belicosa o cualquier cosa que manipule la verdad. Es necesaria una mirada atenta para desarmar el lenguaje y favorecer el diálogo. La mirada debe dirigirse desde el corazón: de ahí «brotan las palabras adecuadas para disipar las sombras de un mundo cerrado y dividido y construir una civilización mejor que la que hemos recibido. Es un esfuerzo que se requiere de cada uno de nosotros, pero que exige en particular un sentido de responsabilidad por parte de los trabajadores de la comunicación, para que puedan llevar a cabo su profesión como una misión» (Mensaje para la 57ª Jornada Mundial de las Comunicaciones Sociales, 24 de enero de 2023).

La audiencia concluyó con una exhortación del Papa: «os animo a continuar con vuestro compromiso de promover iniciativas culturales para apoyar la difusión de información correcta, educando y formando a las generaciones más jóvenes».

Traducción del original en lengua italiana realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")