Foto con celular al Papa Francisco. Foto: Vatican Media

La digitalización de los fieles

Print Friendly, PDF & Email

¿Cómo afecta a los fieles el hecho de que uno pueda quedar absorto en un mundo virtual en el que la mayoría de las reglas de la realidad ya no se aplican, perdiendo el contacto con el mundo real y preguntándose a veces cuál es realmente el mundo real?

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Christopher Lippold

(ZENIT Noticias – Crisis Magazine / Cromwell, 05.09.2023).- En un artículo anterior sobre la digitalización del hombre, eché un vistazo general al intento del mundo secular de recrear la realidad a su propia imagen cada vez más delirante y horrorosa. Una cosa es hablar de la propaganda que intenta ocultar la verdad a la gente (los medios corporativos modernos se han convertido en expertos en ello) y otra cosa es cuando otras fuentes de información de confianza son alteradas de forma oculta para intentar apoyar esa falsa propaganda. Pero otra cosa muy distinta es cuando la propia gente empieza a crear refugios desde los que escapar de la realidad.

Si bien se puede decir que esto ha sido un problema en nuestro pasado con las drogas y el alcohol, es otra cosa totalmente distinta cuando uno puede quedar absorto en un mundo virtual en el que la mayoría de las reglas de la realidad ya no se aplican, perdiendo el contacto con el mundo real, y a veces preguntándose cuál es realmente el mundo real. ¿Qué relación guarda este último intento de reescribir la realidad con los fieles?

Se puede decir, en el nivel más básico, que el propio pecado es nuestro primer intento de hacerlo. El mayor engaño de todos es el pecado original de orgullo, en el que los primeros seres que pecaron pensaron que podían hacer algo mejor que Dios. Se podría ir más lejos y decir que toda herejía es un intento de reescribir la realidad de alguna manera.

En partes anteriores de esta serie, mencioné la herejía gnóstica. En los escritos gnósticos, uno ve una inversión completa de la Biblia en la que el Dios del Antiguo Testamento es visto como un idiota torpe de un creador que arruinó una existencia perfecta creando mal el mundo material, causando todo el dolor y el sufrimiento en el que existimos. El objetivo de este grupo en general (existiendo variaciones entre los diversos grupos que han adoptado esta filosofía a lo largo del tiempo) es escapar de este mundo y volver a aquella existencia verdadera que preexistió a este mundo falso, volviendo al verdadero dios, Sophia, del que el Dios del Antiguo Testamento, al que llaman demiurgo, se alejó para crear este mundo.

En esta falsa cosmovisión, Jesús no era más que un agente de Sophia que vino a dar a unos pocos elegidos el conocimiento especial que necesitarían para escapar de este mundo. No sólo eso, sino que en su visión Jesús y Cristo eran dos seres separados que habitaban el mismo cuerpo, existiendo Cristo en Jesús como un demonio en una persona poseída, marchándose antes de la Crucifixión, dejando a Jesús morir solo por cosas que no dijo ni hizo.

Es una herejía que ha reaparecido muchas veces en formas ligeramente diferentes a lo largo de la historia de la Iglesia, como la mayoría de las herejías. Se ha hecho popular una vez más a medida que se han ido encontrando más de sus textos perdidos y a medida que la gente busca cada vez más un escape de un mundo lleno de dolor y sufrimiento, un mundo que es ininteligible e irrazonable gracias a la pérdida de fe en Dios y a la consiguiente falta de propósito en la vida más allá de escapar del dolor de todo ello. Todo esto se sitúa al lado de los sueños modernos que aparecen con frecuencia en la ciencia ficción de personas que descargan sus mentes en cuerpos artificiales «mejores» al principio y luego finalmente «ascienden digitalmente» a un plano superior de existencia de algún tipo, «ascienden digitalmente» del mundo material al mundo no corpóreo, y quizás incluso inmaterial, viviendo el sueño gnóstico.

Esto puede parecer una locura (y lo es), pero es lo que ocurre cuando empezamos a separarnos de la realidad. Dado que el mundo espiritual, tal y como se nos enseña en los textos bíblicos, requiere que nos controlemos a nosotros mismos y actuemos de formas que nuestras mentes, oscurecidas por el pecado, muchas veces no quieren, muchos buscan crear su propio lugar al que ir que sea diferente a ese y que siga su propia visión carente de una eternidad buena en última instancia. Los que tienen una visión material del mundo, después de todo, ven el Cielo como la satisfacción de sus deseos materiales en lugar de la satisfacción de sus necesidades espirituales.

Esto se convierte en un gran problema para aquellos que buscan seguir a Dios cuando tantos otros, viendo el mundo en términos materiales, buscan reescribir las creencias y prácticas religiosas para que encajen en su visión material de lo que debería ser en lugar de buscar la verdad sobre la realidad y seguir a Dios y encontrar una alegría mucho mayor de la que sus mentes materialistas podrían comprender.

En el mundo actual, vemos que esta batalla tiene lugar tanto a nivel laico como clerical. Una cosa es ver a un grupo de doctores que creen saber mucho más del mundo de lo que realmente saben profiriendo blasfemias y herejías, pero pasa a otro nivel cuando quien lo hace es un grupo de obispos (como los del sínodo de obispos alemanes que pidieron que la Iglesia cambiara su doctrina en muchas cosas, algo que en realidad no es posible hacer en absoluto. Pero divago).

Mientras que aquellos de nosotros que sabemos más sobre las Doctrinas de la Fe y qué buenos recursos del pasado uno puede señalar sobre las verdades de la Fe -como Ott, Denzinger, el Catecismo de Baltimore, el Catecismo del Concilio de Trento, y otros- la mayoría hoy en día nunca ha oído hablar de estas cosas. Uno puede intentar fuentes modernas, pero cuando generalmente buenos recursos como Catholic Answers a veces tienen miedo de hablar o contradecir cosas falsas dichas por el clero, y cuando otras fuentes que parecen sólidas al principio para aquellos que no saben más, sacan citas constantemente fuera de contexto (hasta el punto de que uno puede ver algún clip suyo en contexto e inmediatamente ver que no significa lo que ellos dicen que significó) para tergiversarlas de manera que hagan que la cabeza parlante en particular parezca un luchador inteligente por una causa en un intento de obtener altos índices de audiencia (y muchos likes en video), puede ser difícil saber qué es verdad y qué no lo es.

Un punto cada vez más importante para mantener la fe es conservar copias impresas de las fuentes. Hace poco recibí una copia electrónica de algunos capítulos del libro de Peter Kwasniewski, “Treasuring the Goods of Marriage in a Throwaway Society” (“Atesorando los bienes del matrimonio en una sociedad de usar y tirar”), un libro bastante sólido y una buena lectura del que pronto espero tener una copia completa. Al guardarlo en mi ordenador, puedo estar bastante seguro de que nada en él va a cambiar de lectura a lectura, ya que es un pdf en lugar de un escrito al que se accede electrónicamente desde una fuente como Kindle o similar. No estoy diciendo que Kindle altere sus libros (todavía) con el tiempo, pero como las cosas cambian a medida que las empresas y los individuos se vuelven más despiertos con el tiempo, uno tiene que estar preparado para un riesgo como ese, especialmente si las IAs se involucran y empiezan a cambiar lo que está escrito automáticamente. Una IA puede cambiar un pdf, pero no puede cambiar una copia impresa.

Vivimos en un mundo en el que muchas personas fuertemente llamadas al clero y a la vida religiosa son rechazadas porque su amor a Dios es demasiado grande para seguir simplemente la narrativa materialista moderna (que está fracasando) de lo que debería ser el religioso moderno. Este es también un mundo en el que la mayoría de las instituciones de enseñanza superior (e inferior) rechazan a los maestros fieles de la fe porque lo que creen también está demasiado lejos de la narrativa moderna de lo que debería ser.

Esto, a veces, incluye a las iglesias que tienen algún tipo de liderazgo al que o bien no le gustan las enseñanzas fieles en general o simplemente no le gustan las quejas de aquellos a los que les importa lo suficiente como para seguir dando dinero a la Iglesia y acudir de vez en cuando a la iglesia los domingos. No ayuda cuando los padres no catequizados o insuficientemente catequizados envían a sus hijos sin interés en la fe a maestros de escuela dominical no catequizados o insuficientemente catequizados que muchas veces están allí porque nadie más quería hacer el trabajo.

Todo esto puede oscurecerse rápidamente, como has visto aquí, si pasas demasiado tiempo pensando en ello. Sin embargo, es el resultado inevitable de una situación en la que la larga decadencia de la visión de la persona humana se encuentra con una época de laxitud y pérdida de fe dentro de los miembros terrenales de la Iglesia. Esto no quiere decir que no tengamos esperanza. Dios siempre nos busca, aunque estemos confundidos de una manera u otra con respecto a Él.

Busca la verdad y procura cultivar una vida espiritual profunda. Aunque libros como “Las tres edades de la vida interior”, del Rev. Reginald Garrigou-Lagrange, o su simplificado “Las tres conversiones en la vida espiritual”, o el más reciente “Fuego interior”, del P. Thomas Dubay, son buenos puntos de partida para una comprensión general de la vida espiritual, lo mejor que uno puede hacer es cultivar una vida de creciente virtud y amor a Dios y al prójimo. Después de todo, aunque conocer la verdad es de suma importancia, aún más importante es vivir esa verdad. Después de todo, Jesús no hablaba demasiado bien de los tibios.

Sólo mostrando a los demás que hay un camino mejor -y que nosotros conocemos ese camino mejor- podemos empezar a ablandar sus corazones a la Verdad real para que estén dispuestos a escucharla. Dios podría bajar a cada persona en forma física y tratar de evangelizarla si quisiera, pero Él nos llamó a salir al mundo y hacer discípulos. Después de leer lo que he escrito, espero que sepas un poco más que te ayudará en este llamado que todos tenemos.

 

Christopher Lippold es un católico de toda la vida con un Máster en Teología Dogmática de Holy Apostles en Cromwell, CT. También es licenciado en Meteorología y en Filosofía por la Northern Illinois University. Traducción del original en lengua inglesa realizada por el director editorial de ZENIT.

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }