Encuentro con el episcopado greco-católico de Ucrania con el Papa Foto: Vatican Media

Papa Francisco: dos horas escuchando a Obispos ucranianos. Les explicó sus palabras sobre Rusia

En el encuentro con el Episcopado greco-católico de Ucrania el Papa expresó el deseo de que en octubre, particularmente en los santuarios, se dedique al rezo del Rosario por y particularmente la paz en Ucrania.

Share this Entry

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 06.09.2023).- Por la mañana del miércoles 6 de septiembre, antes de la audiencia general, el Papa Francisco recibió en el Aula Pablo VI a los obispos del Sínodo de la Iglesia greco-católica de Ucrania.

Durante el encuentro, que ha durado casi dos horas, tras el saludo de Su Beatitud Svjatoslav Ševčuk, que ha recordado la dolorosa situación de su país, con el creciente número de muertos, heridos y torturados, y ha agradecido al Papa el afecto demostrado de tantas maneras y en tantas ocasiones, han tomado la palabra varios participantes, cada uno de los cuales ha relatado el sufrimiento que vive el pueblo ucraniano en distintos lugares y de diferentes maneras.

El Papa Francisco escuchó atentamente las palabras que le dirigieron, expresando con algunas breves intervenciones sus sentimientos de cercanía y participación en la tragedia que viven los ucranianos, con una «dimensión de martirio» de la que no se habla lo suficiente, sometidos a la crueldad y a la criminalidad. Expresó su dolor por la sensación de impotencia experimentada ante la guerra, «cosa del diablo, que quiere destruir», con un pensamiento especial para los niños ucranianos que conoció durante las audiencias: «te miran y han olvidado su sonrisa» y añadió: «Este es uno de los frutos de la guerra: quitar la sonrisa a los niños».

Ante la crueldad de la guerra, surgió la necesidad de rezar más, por la conversión y el fin del conflicto, y siguiendo una petición recibida durante el encuentro, el Papa expresó el deseo de que en octubre, particularmente en los santuarios, el rezo del rosario se dedique a la paz y a la paz en Ucrania.

Hablando del encuentro que tuvo con algunos jóvenes rusos en los últimos días, el Papa se refirió después a la respuesta que había dado a los periodistas en el avión de regreso de Mongolia.

Por último, recordó el ejemplo de Jesús durante la Pasión, que no fue víctima de insultos, torturas y crucifixión, sino que dio testimonio del valor de decir la verdad, de estar cerca de la gente, para que no se desanime. «No es fácil -dijo-, esto es la santidad, pero el pueblo quiere que seamos santos y maestros de este camino que Jesús nos enseñó».

Para concluir, antes de dirigirse juntos en oración a la Virgen, el Papa confió cómo cada día recordaba a los ucranianos en sus oraciones ante el icono de la Virgen que le regaló el Arzobispo Mayor antes de partir de Buenos Aires.

 

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")