Discurso del Papa al clero y religiosas en su llegada a Marsella Foto: Vatican Media

Papa Francisco explica a católicos en Francia en qué consiste el ministerio del “intercambio de miradas”

Palabras del Papa en ocasión de la oración mariana con el clero de la arquidiócesis de Marsella

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

(ZENIT Noticias / Marsella, 22.09.2023).- Tras ser recibido en el aeropuerto de Marsella por la primera ministra francesa, el Papa se trasladó a la Basílica de Nuestra Señora de la Guarda para encontrarse con el clero, las religiosas y algunos laicos católicos. Ofrecemos a continuación el discurso del Papa traducido al español por ZENIT, con negritas y encabezados agregados también por nosotros.

***

Me alegra comenzar mi visita compartiendo con vosotros este momento de oración. Agradezco al cardenal Jean-Marc Aveline sus palabras de bienvenida y saludo a Mons. Eric de Moulins-Beaufort, a mis hermanos obispos, a los padres rectores y a todos vosotros, sacerdotes, diáconos y seminaristas, consagrados y consagradas, que trabajáis en esta archidiócesis con generosidad y compromiso para construir una civilización del encuentro con Dios y con el prójimo. Gracias por vuestra presencia y vuestro servicio, y gracias por vuestras oraciones.

Cuando llegué a Marsella, me uní a los grandes: Santa Teresa del Niño Jesús, Carlos de Foucauld, Juan Pablo II y tantos otros, que vinieron aquí como peregrinos, para encomendarse a Notre Dame de la Garde. Ponemos bajo su manto los frutos de los “Encuentros mediterráneos”, junto con las expectativas y esperanzas de vuestros corazones.

En la lectura bíblica, el profeta Sofonías nos exhorta a la alegría y a la confianza, recordándonos que el Señor, nuestro Dios, no está lejos, está aquí, cerca de nosotros, para salvarnos (cf. 3,17). Es un mensaje que remite, en cierto modo, a la historia de esta Basílica y a lo que representa. En efecto, no fue fundada en memoria de un milagro o de una aparición particular, sino simplemente porque, desde el siglo XIII, el santo Pueblo de Dios ha buscado y encontrado aquí, en la colina de La Garde, la presencia del Señor a través de los ojos de su Santa Madre. Por eso, desde hace siglos, los marselleses -sobre todo los que navegan sobre las olas del Mediterráneo- suben allí a rezar. Es el Pueblo Santo y fiel de Dios quien ha «ungido» -utilizo la palabra- este santuario, este lugar de oración. Pueblo Santo de Dios que, como dice el Concilio, es infalible in credendo.

También hoy, para todos, la Bonne Mère (“la buena madre”, ndt) es protagonista de un «cruce de miradas» muy tierno: por un lado, la de Jesús, a quien siempre nos señala y cuyo amor se refleja en sus ojos -el gesto más auténtico de la Virgen es: «Haced lo que Él os diga», señalando a Jesús- y, por otro, las de tantos hombres y mujeres de toda edad y condición, a quienes reúne y lleva a Dios, como recordábamos al comienzo de esta oración, depositando una vela encendida a sus pies. Aquí, en la encrucijada de pueblos que es Marsella, es precisamente sobre esta encrucijada de miradas sobre la que quisiera reflexionar con vosotros, porque me parece que en ella se expresa bien la dimensión mariana de nuestro ministerio.

En efecto, también nosotros, sacerdotes, consagrados, diáconos, estamos llamados a hacer sentir la mirada de Jesús y, al mismo tiempo, a llevar a Jesús la mirada de nuestros hermanos. Un intercambio de miradas. En el primer caso somos instrumentos de misericordia, en el segundo instrumentos de intercesión.

[La mirada de Jesús que acaricia al hombre]

Primera mirada: la de Jesús que acaricia al hombre. Es una mirada que va de arriba abajo, pero no para juzgar, sino para levantar a los que están abajo. Es una mirada llena de ternura, que se trasluce en los ojos de María. Y nosotros, que estamos llamados a transmitir esta mirada, estamos obligados a abajarnos, a sentir compasión – esta palabra la subrayo: compasión. No olvidemos que el estilo de Dios es el de la cercanía, la compasión y la ternura, para hacer nuestra «la benevolencia paciente y alentadora del Buen Pastor, que no reprende a la oveja perdida, sino que la lleva sobre sus hombros y se alegra de su vuelta al redil (cf. Lc 15, 4-7)» (Congregación para el Clero, Directorio para el ministerio y la vida de los presbíteros, 41). Me gusta pensar que el Señor no sabe hacer el gesto de señalar con el dedo para juzgar, pero sabe hacer el gesto de tender la mano para levantar.

Hermanos, hermanas, aprendamos de esta mirada, no dejemos pasar un día sin recordar cuándo la hemos recibido sobre nosotros, y hagámosla nuestra, para ser hombres y mujeres de compasión. Cercanía, compasión, ternura. No lo olvidemos. Ser compasivo es ser cercano y tierno. Abramos las puertas de las iglesias y rectorías, pero sobre todo las del corazón, para mostrar con nuestra mansedumbre, amabilidad y acogida el rostro de nuestro Señor. Quien se acerque no encontrará distancia y juicio, encontrará el testimonio de una alegría humilde, más fecunda que cualquier habilidad ostentosa. Que los heridos de la vida encuentren un puerto seguro, una acogida, en tu mirada, un aliento en tu abrazo, una caricia en tus manos, capaz de enjugar las lágrimas. Incluso en las múltiples ocupaciones de cada día, por favor, no dejéis que falte el calor de la mirada paterna y materna de Dios.

 Y a los sacerdotes, por favor: en el Sacramento de la Penitencia, ¡perdonad siempre! Sed generosos como Dios es generoso con nosotros. ¡Perdonad! Y con el perdón de Dios se abren muchos caminos en la vida. Es hermoso hacerlo dispensando su perdón con generosidad, siempre, siempre, para soltar, por la gracia, a las personas de las cadenas del pecado y liberarlas de bloqueos, remordimientos, rencores y miedos contra los que ellas solas no pueden prevalecer.

Es hermoso redescubrir con asombro, a cualquier edad, la alegría de iluminar las vidas, en los momentos felices y tristes, con los Sacramentos, y de transmitir, en nombre de Dios, esperanzas inesperadas: su cercanía que consuela, su compasión que cura, su ternura que conmueve. Cercanía, compasión, ternura. Sé cercano a todos, especialmente a los frágiles y a los menos afortunados, y que a los que sufren nunca les falte tu cercanía atenta y discreta. Así crecerá, en ellos pero también en ti, la fe que anima el presente, la esperanza que se abre al futuro y la caridad que dura para siempre. He aquí el primer movimiento: lleva la mirada de Jesús a tus hermanos y hermanas. Sólo hay una situación en la vida en la que está permitido mirar a una persona desde arriba: es cuando intentamos cogerla de la mano y levantarla. En otras situaciones es un pecado de orgullo. Mira con desprecio a las personas que están en el fondo y con tu mano -consciente o inconscientemente- te piden que las levantes. Cógelos de la mano y levántalos: es un gesto muy bonito, es un gesto que no se puede hacer sin ternura.

[La mirada de los hombres y mujeres que se dirigen a Jesús]

Y luego está la segunda mirada: la de los hombres y mujeres que se dirigen a Jesús. Como María, que en Caná captó y llevó ante el Señor las preocupaciones de dos jóvenes esposos (cf. Jn 2, 3), también vosotros estáis llamados a convertiros, para los demás -hombres y mujeres para los demás-, en voz que intercede (cf. Rm 8, 34). Por eso, el rezo del Breviario, la meditación cotidiana de la Palabra, el Rosario y todas las demás oraciones, os recomiendo especialmente la oración de adoración. Hemos perdido un poco el sentido de la adoración, debemos recuperarlo, recomiendo esto. Todas estas oraciones estarán llenas de los rostros de aquellos que la Providencia pone en tu camino. Llevarás contigo sus ojos, sus voces, sus preguntas: en la Mesa eucarística, ante el Sagrario o en el silencio de tu habitación, donde el Padre ve (cf. Mt 6,6). Os haréis eco fiel de ellos, como intercesores, como «ángeles en la tierra», mensajeros que llevan todo «ante la gloria del Señor» (Tb 12, 12).

Y quisiera resumir esta breve meditación llamando vuestra atención sobre tres imágenes de María que se veneran en esta Basílica.

1) La primera es la gran imagen que se eleva en su cima y que la representa sosteniendo al Niño Jesús de la Bendición: he aquí que, como María, llevamos la bendición y la paz de Jesús a todas partes, a cada familia y a cada corazón. ¡Sembrar la paz! Es la mirada de la misericordia.

2) La segunda imagen está debajo de nosotros, en la cripta: es la Virgen del ramo, regalo de un laico generoso. Ella también lleva al Niño Jesús en un brazo y nos lo muestra, pero en la otra mano, en lugar de un cetro, sostiene un ramo de flores. Nos hace pensar en cómo María, modelo de la Iglesia, a la vez que nos presenta a su Hijo, nos presenta también a Él, como un ramo de flores en el que cada persona es única, es bella y preciosa a los ojos del Padre. Es la mirada de la intercesión. Esto es muy importante: la intercesión. La primera era la mirada de misericordia de la Virgen, ésta es la mirada de intercesión.

3) Finalmente, la tercera imagen es la que vemos aquí en el centro, sobre el altar, que llama la atención por el esplendor que irradia. También nosotros, queridos hermanos y hermanas, nos convertimos en Evangelio vivo en la medida en que lo damos, saliendo de nosotros mismos, reflejando su luz y su belleza con una vida humilde, alegre y rica de celo apostólico. Que nos estimulen en esto los numerosos misioneros que parten de este alto lugar para anunciar al mundo entero la buena nueva de Jesucristo.

 

Traducción del original en lengua italiana realizada por el director editorial de ZENIT.

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación