el Papa fue recibido por los cantos y saludos de 5 niños, representantes de los 5 continentes Foto: Vatican Media

Ante más de 8 mil niños Papa explica las dos cosas que se aprende de ellos

Print Friendly, PDF & Email

Palabras del Papa en encuentro con niños en el Aula Pablo VI del Vaticano

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

(ZENIT Noticias / Ciudad del Vaticano, 06.11.2023).- Por la tarde del lunes 6 de noviembre, el Papa Francisco recibió en audiencia, en el Aula Pablo VI del Vaticano, a niños de 84 países de todo el mundo con motivo del evento patrocinado por el Dicasterio para la Cultura y la Educación «Los niños se encuentran con el Papa» con el tema: “Aprendamos de los niños y de las niñas”.

A su llegada al Aula, el Papa fue recibido por los cantos y saludos de 5 niños, representantes de los 5 continentes, procedentes de Siria, Ucrania, Benin, Guatemala y Australia. A continuación, el Santo Padre pronunció su discurso y respondió a las preguntas que le formularon 14 niños de diferentes nacionalidades.

 

 

Publicamos a continuación el texto del discurso que el Papa Francisco dirigió a los presentes durante el encuentro (posteriormente mantuvo un coloquio con ellos):

***

Queridos chicos y chicas, ¡buenos días y bienvenidos a todos! ¡Bienvenidos!

Muchas gracias a todos por haber venido, a vuestros compañeros y a los organizadores de este encuentro: al cardenal José Tolentino y al Dicasterio para la Cultura y la Educación, al padre Enzo Fortunato -un buen napolitano-, a vuestras familias y a todas las personas y asociaciones que han contribuido -a Aldo, que ha trabajado tanto, y a todos los que están aquí-. Gracias a todos.

El tema de nuestra reunión es «Aprendamos de los chicos y chicas». Pero, ¿qué podemos aprender de vosotros? ¿Podemos aprender algo? ¿Qué pensáis? ¿Podemos o no podemos aprender de vosotros? [respuesta a gritos] No oigo… [gritos: «¡sí!»] ¡Sí podemos! Y es necesario aprender de ustedes. Siempre me alegro cuando me encuentro con ustedes, porque cada vez me enseñan algo nuevo.Por ejemplo, me recordáis lo hermosa que es la vida en su sencillez, y también me enseñáis lo hermoso que es estar juntos. Estos son dos grandes regalos de Dios: estar juntos y con sencillez

 

 

Y queremos decirle al mundo, así que digámoslo juntos, ahora, y tú repítelo conmigo: «¡La vida es un regalo!». Todos juntos: [repetir]. No se escucha bien… [repite más alto] Es así: la vida es un don, un hermoso don, y somos hermanos, todos nosotros. ¿Somos enemigos? [respuesta: «¡No!»] No oigo… ¿Somos enemigos? [gritando más fuerte: «¡No!»] ¿Somos hermanos? [respuesta: «¡Sí!»] Bravo, bravo. Habéis respondido bien.

Y, en efecto, habéis venido aquí desde todas las partes del mundo, como tantos hermanos reunidos en una gran casa. Es la casa grande que Jesús nos dio: la Iglesia es la casa de la familia, y el Señor nos recibe siempre con un abrazo, con una caricia.

Me gustaría acogeros a todos así, uno por uno, pero sois tantos, y por eso os digo a todos juntos, chicos y chicas, que sois una cosa maravillosa, vuestra edad es maravillosa, y os digo que adelante. Y tenéis razón en la Iglesia. Pensad en los niños que sufren ahora mismo -no lo olvidemos- por las catástrofes climáticas, por el hambre, por la guerra y por la pobreza. Sabéis que hay gente mala que hace el mal, que hace la guerra, que destruye… ¿Queréis hacer el mal? [¿Quieres ayudar? [respuesta: «¡Sí!»] Me gusta esto, me gusta esto.

 

 

Queridos niños, vuestra presencia aquí es una señal que va directa al corazón de todos nosotros, los adultos, y nosotros, los mayores, debemos observar vuestra espontaneidad y escuchar vuestro mensaje.

Habéis preparado algunas preguntas: para no aburrir con el discurso, escuchemos las preguntas y lo que habéis preparado. Y gracias, gracias, queridos niños. Y recordad: la vida es un don maravilloso. ¿Lo decimos juntos? La vida es un regalo maravilloso. Una vez más: la vida es un don maravilloso. Dios nos ama tanto, y es bueno estar juntos, comunicar, compartir y dar. Haced siempre esto, la Virgen os ayudará. Te recomiendo: ¡reza siempre a la Virgen! ¿Le rezas a la Virgen? [respuesta: «¡Sí!»] ¿Rezas a la Virgen? [respuesta: «¡Sí!»] Eso es, siempre, no paréis. Y rezad también por mí. Gracias, gracias.

***

Presentador: Tus compañeros han preparado para ti y contigo un diálogo con el Papa Francisco. Escuchemos la primera pregunta de Isidora, 9 años, de Brasil.

Isidora: Hola, Papa Francisco, soy Isidora, tengo nueve años y soy de Brasil. ¿Cree que los niños podemos salvar la Tierra?

Papa Francisco: Sí. Sí, porque ustedes son sencillos y comprenden que destruir la Tierra es destruirnos a nosotros. Debemos proteger la Tierra: ¿lo entiendes? Si destruyes la Tierra, te destruyes a ti mismo. Digámoslo todos juntos, despacio, sin gritar: «destruir la Tierra es destruirnos». ¡Vamos! [repite] Una vez más: [repite otra vez] Y sabes, porque la Tierra nos da todo para vivir: te da oxígeno, te da agua, te da hierbas, te ayuda tanto para vivir. Si destruimos la Tierra, nos destruimos a nosotros. Todos juntos: quien destruye la Tierra, nos destruye a nosotros. Todos juntos: destruir la Tierra es destruirnos a nosotros. Gracias.

 

 

Presentador: Ahora tenemos a Rania, 12 años, de Palestina.

Rania: Querido Papa Francisco, soy Rania y soy de origen palestino. Quería preguntarle: pero si empieza la Tercera Guerra Mundial, ¿nunca volverá la paz?

Papa Francisco: Has hecho una pregunta que también afecta a tu tierra, que tanto está sufriendo en estos momentos. Si estalla la guerra: la guerra ya ha estallado, queridos. Escuchad esto: la guerra ha estallado en todo el mundo. No sólo en Palestina: ha estallado en Sudáfrica, ha estallado en el Congo, ha estallado en Myanmar, ha estallado en todo el mundo. Son guerras ocultas, en Mozambique… en todo el mundo. Estamos viviendo una guerra fea y la guerra nos quita la paz y nos quita la vida. Tenemos que pensar un poco, trabajar por la paz. Lo decimos juntos, en voz baja: «trabajemos por la paz». ¡Todos! [repiten]. Y esta chica, que se llama Rania, su patria está en guerra y está sufriendo mucho. Hagamos una cosa: en silencio, saludemos a Rania y a todo el pueblo de su patria. Y que el pueblo de Palestina sepa que todos los niños han saludado. La paz es bella. Todos: ‘la paz es bella’ [repetir] Gracias, Rania.

 

 

Presentador: Massimo, 10 años, de Roma.

Massimo: Hola, Papa Francisco. Soy Massimo y soy italiano. Quería preguntarle: pero usted, ¿con qué sueña por las noches?

Papa Francisco: Repite la pregunta, que la oigan todos.

Massimo: Pero tú, ¿qué sueñas por la noche?

Papa Francisco: Me haces la pregunta: ¿qué sueño por la noche? Pero yo no sé lo que sueño, ¡porque duermo! Es así. A veces, vienen algunos sueños que son un recuerdo de cuando era joven o era niño, y recuerdo estas cosas en mis sueños. Pero la mayor parte del tiempo, duermo. Y soñar es bonito, es agradable. Cuando uno sueña algo, hay algo de vida en ello. Lo decimos juntos: «soñar es bonito». ¡Todos juntos! [repite]. Gracias.

 

 

Presentador: Ivan, 9 años, de Ucrania.

Ivan: Hola, Papa, soy Iván y soy ucraniano. ¿Me puedes explicar cómo se hace la paz?

Papa Francisco: Es una pregunta muy difícil. ¿Cómo se hace la paz? Ven, ven aquí. No es fácil decir cómo se hace la paz. Cómo se hace la guerra, es más fácil, porque la guerra se hace con odio, con venganza, haciendo daño al otro, y esto viene del instinto. Pero la paz, ¿cómo se hace? Pensemos un momento en su pregunta, que es muy inteligente. Su tierra está en guerra y sabe cuánto necesitamos la paz. Le hago la pregunta; pensemos y luego veamos cómo respondemos. ¿Cómo hacemos la paz? Pensamos en silencio. [un momento de silencio] ¿Habéis pensado cómo se hace la paz? [respuesta: «¡Sí!»] No hay un método para aprender a hacer la paz, no. Hay un gesto: la paz se hace con la mano tendida, con la mano de la amistad tendida, intentando siempre implicar a otras personas para ir juntos. La mano tendida. Les pregunto: ¿quieren hacer la paz? [responden: «¡Sí!»] Hagamos un gesto, todos juntos: la mano tendida, todos juntos, tú también, todos juntos. La mano extendida, así se hace la paz, saludando a los amigos, recibiendo a todos en casa. La paz se hace con el corazón y con la mano tendida. Digámoslo juntos: «la paz se hace con el corazón y con la mano tendida». Todos juntos. [repiten]. Bravo, muchacho. Bravo, muchacho.

 

 

Presentador: Kim Ngan, 11 años, de Vietnam.

Kim Ngan: Querido Papa, soy Kim Ngan, tengo 11 años y soy de Vietnam. Quería entender esto: si no le han escuchado a usted, que sabe tanto, ¿por qué deberían escucharnos a nosotros, y cómo podrían hacerlo?

Papa Francisco: Ven, ven, quédate aquí. Kim Ngan es de Vietnam, y me pregunta cómo puede la gente escucharos a vosotros, niños. La gente está muy preocupada por tantas cosas, tantas cosas, y se olvida de escuchar a los niños. Pero tenéis que decir las cosas como las veis, decir la verdad, decir lo que oís porque vuestra voz es necesaria. Lo decimos todos juntos: «se necesita la voz de los niños». Todos. La voz de los niños es necesaria. Y tenéis que ayudar para que los adultos nos escuchen, para que los adultos os escuchen, y luego dejar que los adultos os escuchen porque sois mensajeros de paz. Digamos juntos: «los niños son mensajeros de la paz». ¡Juntos! [Bravo. Gracias.

Presentador: Antrànik, de Siria.

Antrànik, de Siria: Hola, Papa Francisco, soy Antranik y soy de Siria. ¿Por qué cree que matan a los niños durante la guerra y nadie los defiende?

Papa Francisco: ¿Por qué matan a los niños durante la guerra? He visto en los partes de guerra, en las noticias, cuántos niños han muerto. Son inocentes, y esto muestra la maldad de la guerra. Si sólo mataran soldados, sería otra cosa; pero matan a inocentes, matan a niños. ¿Por qué matan niños en la guerra? Eso es crueldad. Ahora te haré una propuesta, para acompañar a Atrànik. ¿Por qué matan niños en la guerra? Hagamos un pequeño momento de silencio, todos, y pensemos en los muchos niños muertos en la guerra. Es feo, es una injusticia. Pensemos en los niños asesinados. [momento de silencio] ¿Por qué matan a los niños, durante la guerra, y nadie los defiende? Esto demuestra la crueldad de la guerra: la guerra siempre es cruel y ¿quién «paga la fiesta»? Los niños. Se mata a los inocentes. Recemos juntos al Señor por los niños: «Padre nuestro que estás en los cielos…». ¿Por qué matan a los niños en la guerra? Recemos por los niños que sufren y mueren en la guerra. Y gracias, bravo.

 

 

Presentador: Y ahora Celeste, 9 años, de Perú.

Celeste: Querido Papa, me llamo Celeste, soy de Perú y quería saber quiénes son sus amigos.

Papa Francisco: Me pregunta quiénes son mis amigos. Mis amigos son las personas que viven conmigo en casa, son amigos; luego tengo muchos amigos fuera, en algunas parroquias, incluso algunos cardenales son mis amigos… Son amigos. Tengo la gracia de tener amigos, y esto es una gracia de Dios, porque la persona que no tiene amigos es una persona triste. ¿Entiendes? La persona que no tiene amigos es una persona triste. Digámoslo juntos: «la persona que no tiene amigos, es una persona triste». Tengamos amigos: siempre tengamos amigos. Y gracias por la pregunta: eres un buen peruano.

Presentador: Ahora tenemos siete preguntas más para el Santo Padre. Empezamos con Pauline, del Congo, 12 años.

 Pauline: Querido Papa, soy Pauline, soy del Congo, que usted conoce bien. Quería preguntarle ¿qué es lo más importante que ha vivido en su vida?

Papa Francisco: Tú me preguntas qué es lo más importante de la vida. No sé cómo decirlo, porque he tenido muchas cosas importantes en mi vida… También, le digo la verdad, este encuentro contigo es importante en mi vida, porque me encuentro contigo, con tus ilusiones [deseos]… Pero siempre es bueno pensar en los momentos más felices que hemos tenido en la vida, y los malos dejarlos de lado, porque todos hemos tenido malos. No, los momentos felices. Ahora, un poco de silencio, y que cada uno piense cuál ha sido el momento más feliz de su vida. Pensemos en silencio. Hasta luego. Sigamos.

 

 

Presentador: Ahora tenemos a Sofía, nueve años, de Filipinas.

Sofía: Hola, soy Sofía y soy de Filipinas. Pero tú, cuando te enfadas, ¿cómo te calmas?

Papa Francisco: Eh, a veces me enfado. Pero no muerdo. ¿Cómo nos calmamos? Una vez, una persona que me ayudó mucho en la vida, cuando era niño, me decía: ‘Cuando te enfades, antes de responder, bebe un vaso de agua’. Es un buen consejo: ¿lo decimos juntos? Cuando estés enfadado, antes de contestar, bebe un vaso de agua». Otra vez: [repite] Porque ya sabes que cuando uno está enfadado, no habla, muerde. Y eso no es bueno. Dejemos la ira para los perros, pero intentemos ser mansos y no dejarnos llevar por la ira. Repitámoslo una vez más: cuando estés enfadado, bebe un vaso de agua. Gracias.

Presentador: Ahora tenemos a Luxelle, 9 años, de África.

Luxelle: Hola, Papa Francisco, soy Luxelle. ¿Por qué hace tanto calor aunque estemos en otoño?

Papa Francisco: Tu pregunta es muy importante. Tú preguntas: ¿por qué hace tanto calor con este tiempo, a pesar de que es otoño? Preguntas esto. ¿Sabes por qué? Porque nosotros, los hombres, no custodiamos la creación, no custodiamos la naturaleza y la naturaleza se rebela. Tenemos que aprender a custodiar la creación, a custodiar la naturaleza y no ensuciar la naturaleza. Juntos: «proteger la naturaleza». ¡Juntos! [repite] Pero, no oigo… [repite más fuerte] ¡Una vez más! [Porque la naturaleza es nuestro futuro. Gracias.

Presentador: Ahora tenemos a Susai, de Samoa Tonga.

Susai: Hola, Papa Francisco, me llamo Susai y soy de Samoa y Tonga. Me gustaría preguntarle: ¿le preocupa el medio ambiente?

Papa Francisco: Tú eres de Samoa. Me preguntas si me preocupa la naturaleza. Me preocupa mucho, porque la naturaleza se está arruinando. Piense que en el Polo Norte ahora el hielo se ha derretido y se puede navegar. Piensa que en el Polo Sur ha caído una masa de 200 km2 de hielo porque la Tierra se está calentando. Piensa que los mares están subiendo y entrando en la Tierra; piensa que los peces del mar están arruinados porque tiramos muchas cosas al mar. Por eso me preocupa la naturaleza. Todos tenemos que preocuparnos por la naturaleza, y tenemos que ayudar. Por ejemplo: si estás en el río o en la playa y te bebes una Coca-Cola, ¿tiras la botella al río o al mar? ¿Lo haces? [Tenemos que cuidar la naturaleza, tenemos que cuidar la creación, porque la naturaleza nos contiene, y no estropearla. Yo me preocupo por la naturaleza, y tú también debes preocuparte por ella. Muchas gracias por preocuparte por la naturaleza. Muchas gracias.

 

 

Presentador: Ahora tenemos al pequeño Chris, de 8 años, de Haití.

Chris: Buenos días, Papa Francisco. Me llamo Chris y soy de Haití. Ya que los adultos con su comportamiento nos están dejando un mundo contaminado, ¿de quién debemos aprender los niños a respetar nuestro planeta?

 Papa Francisco: Buenos días. Debemos aprender a custodiar el planeta, aprender de los maestros, de los profesores, también de la gente que sabe pensar, de los padres, en la familia. Cuiden la creación, porque cuidando la creación, nos cuidamos nosotros, que somos parte de la creación. Por favor, haced todo lo posible, como niños, para proteger la creación. Lo decimos juntos: «¡Cuida la creación! ¡Juntos! [Una vez más. [repetir]. Gracias.

Presentador: Ahora tenemos a Drew, 11 años, de Australia.

Drew: Hola, Papa Francisco, me llamo Drew y soy de Australia. Me preguntaba cómo pasa el tiempo durante el día.

Papa Francisco: ¿Qué hago durante el día? Trabajo. Y aquí hay mucho trabajo. Trabajo escuchando a la gente, ordenando las cosas, pensando cómo avanzar, haciendo que las cosas mejoren. Trabajo: me levanto temprano, rezo y trabajo. El trabajo es algo bueno, porque -te digo una cosa- la persona que no trabaja, la persona que se acostumbra a no trabajar, ¿es una buena persona? ¿Sí o no? [No. Trabajar es salud. ¡Digámoslo juntos! [repiten] Hay que aprender a trabajar siempre: el trabajo te da dignidad. El mandamiento de Dios es «gánate el pan con tu trabajo», gánate la vida, trabaja. El trabajo nos da dignidad. Todos juntos: «el trabajo nos da dignidad». No oigo… [repiten más alto] Gracias, bravo.

Presentador: Ahora tenemos a la pequeña Salma, 7 años, de Ghana.

Salma: Hola, Papa Francisco, soy Salma y soy de Ghana y ¿puedo hacerle una pregunta? ¿Cómo podemos evitar que la gente desperdicie tantas cosas?

 Papa Francisco: Has hecho una pregunta inteligente y has preguntado: ¿cómo podemos evitar que la gente desperdicie tantas cosas? Por favor, no desperdicien, no desperdicien la comida, porque hay gente que no come; usen siempre la comida, no la tiren: la comida es una gracia de Dios. Cada uno de nosotros debe aprender a no desperdiciar la comida. Lo decimos juntos: «No desperdiciemos la comida». ¡Todos juntos! [Y si al mediodía sobra algo de comida, comedlo por la noche, pero no lo tiréis: tirar la comida es un pecado feo. Gracias, gracias. Bravo.

 

 

Hemos hablado de muchas cosas bellas, pero lo más bello que te llega al corazón es la paz, porque no quieres la guerra, quieres que haya paz en el mundo. Ahora, todos juntos hacemos el signo de la paz y nos damos la mano, uno al otro, nos saludamos. Allí, nos saludamos dándonos la mano en señal de paz.

[cantando, mientras todos intercambian un apretón de manos].

Ahora, todos juntos, vamos a rezar un poco, vamos a rezar en silencio y yo os daré la bendición. En silencio recibimos la bendición. Rezamos a la Virgen: «Dios te salve, María…».

Y ahora, en silencio, recibimos la bendición, y cada uno piensa en la familia, piensa en todos aquellos a los que quiere que llegue esta bendición. Que Dios Todopoderoso, Padre e Hijo y Espíritu Santo os bendiga.

 

Traducción del original en lengua italiana realizada por el director editorial de ZENIT.

 

 

Share this Entry

Redacción Zenit

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }