(ZENIT Noticias, 28.11.2021).- Este 27 de noviembre, víspera de la conclusión de la Asamblea Eclesial para América Latina y el Caribe, cerraron su trabajo los grupos de discernimiento. De ahí se extrajeron 12 desafíos pastorales que ahora la Asamblea Eclesial presenta como suyos.

Estos desafíos serán materia de reflexión en las Asambleas Eclesiales que ahora, después de esta que involucro a todo un continente, se tendrán por países, en sintonía con el proceso sinodal iniciado, querido e impulsado por el Papa. En mayo de 2022 el Consejo Episcopal Latinoamericano tendrá una Asamblea extraordinaria para incorporar a su trabajo estos desafíos.

A continuación los 12 desafíos enunciados:

1) Reconocer y valorar el protagonismo de los jóvenes en la comunidad eclesial y en la sociedad como agentes de transformación.

2) Acompañar a las víctimas de las injusticias sociales y eclesiales con procesos de reconocimiento y reparación.

3) Impulsar la participación activa de las mujeres en los ministerios, las instancias de gobierno, de discernimiento y decisión eclesial.

4) Promover y defender la dignidad de la vida y de la persona humana desde su concepción hasta la muerte natural.

5) Incrementar la formación en la sinodalidad para erradicar el clericalismo.

6) Promover la participación de los laicos en espacios de transformación cultural, político, social y eclesial.

7) Escuchar el clamor de los pobres, excluidos y descartados.

8) Reformar los itinerarios formativos de los seminarios incluyendo temáticas como ecología integral, pueblos originarios, inculturación e interculturalidad y pensamiento social de la Iglesia.

9) Renovar, a la luz de la Palabra de Dios y el Vaticano II, nuestro concepto y experiencia de Iglesia Pueblo de Dios, en comunión con la riqueza de su ministerialidad, que evite el clericalismo y favorezca la conversión pastoral.

10) Reafirmar y dar prioridad a una ecología integral en nuestras comunidades, a partir de los cuatro sueños de “Querida Amazonía”.

11) Propiciar el encuentro personal con Jesucristo encarnado en la realidad del continente.

12) Acompañar a los pueblos originarios y afrodescendientes en la defensa de la vida, la tierra y las culturas.