Dona ahora!

Ángelus © Vatican Media

Ángelus: Redescubrir “la alegría de ser hermanos y hermanas en la Iglesia”

“Amar a nuestra Iglesia”

(ZENIT – 29 junio 2019).- El Papa considera que los apóstoles Pedro y Pablo nos invitan en su fiesta a “redescubrir la alegría de ser hermanos y hermanas en la Iglesia” y a dar gracias por las personas que son diferentes a nosotros, considerándolas “un don” para nuestra Iglesia, según indica Vatican News.

Hoy, 29 de junio, en la solemnidad de san Pedro y san Pablo, el Papa ha rezado el Ángelus junto a los fieles congregados en la plaza de San Pedro y les ha dirigido unas palabras antes y después de esta oración mariana.

En las palabras previas al rezo, de acuerdo al medio vaticano, el Santo Padre ha centrado su reflexión en los santos apóstoles y en cómo se representan en la iconografía.

Jesús ama a su Iglesia

En primer lugar, se ha referido a los iconos de estos dos santos que aparecen sosteniendo el edificio de la Iglesia, que llevaron a Francisco a rememorar las palabras del Evangelio de hoy, en las que Jesús se dirige a Pedro: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia» (Mt 16,18)”.

El Pontífice se centró en el hecho de que Jesús se refiera a la Iglesia con el adjetivo posesivo “mi”: “Jesús no habla de la Iglesia como una realidad externa, sino que expresa el gran amor que siente por ella: mi Iglesia”.

El Obispo de Roma remarcó que Jesús ama a la Iglesia y nos ama a nosotros, pues para Cristo “no somos un grupo de creyentes ni una organización religiosa”, sino “su esposa”. Además, es capaz de amarla “con absoluta fidelidad”, “a pesar de nuestros errores y traiciones”.

Asimismo, el Santo Padre indicó que nosotros también podemos llamar a la Iglesia nuestra, desde la perspectiva de un “amor inclusivo”. “La Iglesia, en efecto, no es ‘mía’ porque responde a mi yo, a mis deseos, sino para que derrame en ella mi afecto. Es mía para que yo la cuide, para que, como los Apóstoles en el icono, yo también la sostenga. ¿Cómo? Con el amor fraterno”, explicó.

Redescubrir la alegría de la fraternidad

Con respecto a los iconos en los que los santos Pedro y Pablo aparecen abrazados, el Papa aludió a las diferencias patentes entre ambos. Aunque eran muy distintos, tanto en carácter como en forma de vida, describió, estaban unidos por algo “infinitamente mayor”, por Jesús.

Por otro lado, recordó que es bueno valorar las cualidades y dones del prójimo, sin envidia, porque esta “hace la vida amarga” y que, como parte del misterio de la Iglesia, “nos pertenecemos los unos a los otros, porque compartimos la misma fe, el mismo amor, la misma esperanza, el mismo Señor”.

Y por ello exhortó a pedir hoy la gracia de “amar a nuestra Iglesia”, de manera que seamos capaces de ver en los demás hermanos y hermanas, de acogerlos en nuestro corazón con el amor que Jesús tiene por nosotros y de obtener fuerza para rezar por los que piensan distinto.

Agradecimientos y saludos

Después de rezar el Ángelus, de acuerdo también a la información ofrecida por Vatican News, el Santo Padre volvió a agradecer la visita de la delegación del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla y envió su saludo cordial y fraterno a Su Santidad Bartolomé I.

También saludó a los peregrinos que habían acudido a acompañar a los arzobispos metropolitanos para los que hoy bendijo los Palios y manifestó su agradecimiento a los floricultores que han decorado la via della Conziliazione con una bella alfombra de flores.

También saludó a todos los peregrinos, especialmente a los de Vietnam, Eslovaquia, El Paso (Texas), Kansas City y Alemania, a la Yago School de Sevilla, al Colegio Ahlzahir de Córdoba; al grupo de la Radio Voix de la Charité del Líbano, al Movimiento Eucarístico Juvenil de España, a los sacerdotes Resurreccionistas, a los fieles de Donori, Forlì, Lanciano, Brindisi y Castelfranco Veneto, y al coro Francisco de Asís de Mesagne.

Por último, ha deseado a todos un feliz día de fiesta y ha demandado oraciones por él a través de la intercesión de san Pedro y San Pablo.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación