Dona ahora!
El Card. Wuerl con la familia Baker en la Arquidiócesis de Washington © Enrique Soros

El Card. Wuerl con la familia Baker en la Arquidiócesis de Washington © Enrique Soros

El Arzobispo de Washington presenta un plan para implementar ‘Amoris Laetitia’

Primer plan diocesano en EEUU a nivel parroquial

(ZENIT – 13 marzo 2018).- En noviembre pasado, los Obispos de Estados Unidos (USCCB), reunidos en Asamblea General en la ciudad de Baltimore, decidieron trabajar en un plan pastoral para implementar en las diócesis del país la exhortación apostólica postsinodal Amoris Laetitia, La Alegría del Amor, Sobre el Amor en la Familia, del Papa Francisco, promulgada el 19 de marzo de 2016.

En este momento la Comisión de Laicos, Matrimonio, Vida Familiar y Juventud de USCCB se encuentra trabajando en dicho plan, cuyo objetivo es acentuar el valor de la familia para la Iglesia y la sociedad, y ofrecer herramientas de ayuda para el fortalecimiento de los vínculos matrimoniales y familiares.

 

El Pontífice saluda un nuevo matrimonio © Vatican Media

Por su parte, el Cardenal Donald Wuerl, arzobispo de Washington, acaba de publicar un documento en ese sentido, para los fieles de la arquidiócesis, siendo este el primer plan diocesano para la implementación de Amoris Laetitia que se ofrece en el país.

El mismo, que ha tenido una repercusión positiva entre teólogos y agentes de pastoral familiar, lleva por título: ‘Compartiendo la Alegría del Amor en el Matrimonio y la Familia, Un Plan Pastoral para implementar Amoris Laetitia‘.

El Cardenal Wuerl divide el documento en cuatro temáticas centrales. La primera es la riqueza del amor en el matrimonio y la familia; la segunda es  la importancia de la integración entre la doctrina de la Iglesia y las realidades concretas en que se encuentra cada individuo y cada familia; la tercera se refiere a diversos caminos de acompañamiento a las personas; y la cuarta ofrece diversos recursos para matrimonios y familias.

1º: La importancia del amor, el matrimonio y la fe en la familia

Sobre la importancia de la familia para la Iglesia, expresa el Cardenal Wuerl: “Reflexionando sobre la implementación de Amoris Laetitia en la Arquidiócesis de Washington, comenzamos con la riqueza de la enseñanza perenne de la Iglesia sobre el amor, el matrimonio, la fe en la familia y la misericordia.

Aquí debemos detenernos en la importante enseñanza de la exhortación entendiendo a la familia como el lugar de la revelación de Dios, vivida en forma práctica”.

2º: Integración pastoral de la doctrina de la Iglesia con la vida real en las familias

Sobre la integración de la enseñanza de la Iglesia y su implementación pastoral, afirma el Cardenal Wuerl: “En segundo lugar debemos recordar que nuestra tarea no estará completa si nos limitamos a expresar declaraciones de fe. El objetivo es la salvación de las almas. Se trata de una cuestión mucho más compleja que simplemente repetir la doctrina de la Iglesia. Por esta razón es esencial el percatarse de que nuestra enseñanza es recibida por individuos de acuerdo a su situación, experiencia y vida personal. Lo que se recibe, depende de las capacidades del receptor, parafraseando a Aristóteles y a Santo Tomás de Aquino. Este constituye nuestro punto de partida en el ministerio pastoral”.

El documento continúa: “El Papa Francisco tiene la habilidad de integrar la doctrina de la Iglesia con la experiencia vivida de dicha doctrina. Ambos son aspectos de la vida eclesial y la pastoral. La interacción entre la proclamación de la doctrina y lo que aprehendemos de su experiencia vital conformaron una de las acciones eclesiales destacadas en ambos sínodos recientes.

Existe un consenso de que la comprensión correcta del trabajo tanto del sínodo del 2014, como del de 2015 y su fruto, Amoris Laetitia, depende del reconocimiento de esta dinámica interactiva entre doctrina, experiencias con la doctrina y las vivencias que parten de la doctrina, teniendo en cuenta cómo se la entiende y la capacidad del receptor. Este reconocimiento constituye quizás el mayor desafío de Amoris Laetitia. Es un llamado a la conversión del corazón”.

3º: Acompañamiento

 

“Un tercer aspecto de este plan pastoral incluye el esfuerzo por delinear algunos caminos de acompañamiento, con un énfasis especial en la familia como vehículo de revelación del plan de Dios”, afirma el Cardenal Wuerl.

Dedica esta sección a “acompañar a las personas donde estas se encuentren”, comenzando por los “distraídos” de una cultura popular que no favorece los vínculos personales, siguiendo por los “anónimos”, perdidos en una maraña de información y soledad, por la juventud, los jóvenes adultos, las parejas comprometidas, por los matrimonios jóvenes, las familias jóvenes, parejas de mayor edad y adultos, y familias que viven en circunstancias especiales. El Cardenal Wuerl subraya aquí la importancia de la vida parroquial para sostener a las familias en la situación en que se encuentren.

4º: Recursos

El documento ofrece enlaces que llevan a innumerables recursos para fortalecer los vínculos matrimoniales y familiares, generados por USCCB, por la Arquidiócesis de Washington, y por diversos movimientos eclesiales.

Al cierre del escrito, el Cardenal Wuerl reflexiona: “Amoris Laetitia es un llamado al acompañamiento fraterno, ayudando a todos a experimentar el amor y la misericordia de Cristo. Ni la exhortación, ni este plan pastoral presentan una lista de respuestas a cada cuestión. Más bien, ambos constituyen un llamado a un enfoque pastoral en relación a muchas personas, casadas, solteras y divorciadas, que luchan haciendo frente a dificultades en la vida, la doctrina de la Iglesia y su deseo de reconciliar estas realidades”.

El documento cierra con un agradecimiento a Dios por la guía que ofrece a través de la Iglesia, “y particularmente de nuestro Santo Padre, el Papa Francisco”.

A través de este enlace se puede acceder a la exhortación apostólica Amoris Laetitia.

A través de este enlace se accede al Plan Pastoral de implementación de Amoris Laetitia en la Arquidiócesis de Washington.

About Enrique Soros

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación