Dona ahora!

El Papa Francisco y el cardenal Ernest Simoni - © Osservatore Romano

El Papa pide a los nuevos cardenales que “amen, hagan el bien, bendigan y rueguen”

En el consistorio para la creación de 17 nuevos cardenales, Francisco les pide cuidar en su corazón y en el de la Iglesia la “invitación a ser misericordioso como el Padre”

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- “El camino al cielo comienza en el llano, en la cotidianeidad de la vida partida y compartida, de una vida gastada y entregada”. Así lo ha recordado el papa Francisco a los neo cardenales, en el consistorio que se ha celebrado esta mañana en la Basílica Vaticana, para la creación de 17 nuevos cardenales. El nuevo cardenal deLesotho, Sebastian Koto Khoarai, no ha podido viajar hasta Roma por razones de edad. En el rito del consistorio se realiza la “imposición de la birreta”, “la entrega del anillo” y la “asignación de título o diaconía”.  

En la apertura de la celebración, el nuncio en Siria, Mario Zenari, ha sido el encargado entre los nuevos cardenales de dirigir un saludo de agradecimiento al Santo Padre en nombre de todos.  Por su parte, el Santo Padre ha asegurado en su discurso que “nuestra cumbre” es “esta calidad del amor”, “nuestra meta y deseo es buscar en la llanura de la vida, junto al Pueblo de Dios, transformarnos en personas capaces de perdón y reconciliación”.

Así, el Pontífice ha dicho a los nuevos cardenales que  hoy se les pide cuidar en su corazón y en el de la Iglesia “esta invitación a ser misericordioso como el Padre”. Como Iglesia –ha subrayado el Papa– seguimos siendo invitados a abrir nuestros ojos para mirar las heridas de tantos hermanos y hermanas privados de su dignidad, privados en su dignidad”.

Además, ha recordado que el llamado de Jesús a los apóstoles va acompañado de un “ponerse en marcha”. En vez de mantenerlos en lo alto del monte, “los lleva al corazón de la multitud, los pone en medio de sus tormentos, en el llano de sus vidas”. Una invitación –ha explicado–  acompañada de cuatro imperativos que el Señor les hace para plasmar su vocación en lo concreto, en lo cotidiano de la vida. Son “cuatro etapas de la mistagogia de la misericordia”: amen, hagan el bien, bendigan y rueguen.

De este modo, el Santo Padre ha asegurado que estas cuatro acciones las realizamos fácilmente con las personas cercanas en el afecto pero, el problema surge cuando Jesús indica los destinatarios de estas acciones: “amen a sus enemigos, hagan el bien a los que los odian, bendigan a los que los maldicen, rueguen por los que los difaman”.  Por eso ha lamentado que frente a los enemigos, “nuestra actitud primera e instintiva es descalificarlos, desautorizarlos, maldecirlos”.

En esta línea, el Santo Padre ha querido subrayar que “en el corazón de Dios no hay enemigos, Dios tiene hijos”. Nosotros –ha indicado– levantamos muros, construimos barreras y clasificamos a las personas. Sin embargo, “el amor de Dios tiene sabor a fidelidad con las personas, porque es amor de entrañas, un amor maternal/paternal que no las deja abandonadas, incluso cuando se hayan equivocado”. Además, ha asegurado que “el amor incondicional del Padre” ha sido y es “verdadera exigencia de conversión para nuestro pobre corazón que tiende a juzgar, dividir, oponer y condenar”.

El Pontífice también ha aprovechado para señalar que vivimos en una época en la que resurgen epidémicamente “la polarización y la exclusión como única forma posible de resolver los conflictos”. Por eso ha advertido de que muchas veces se considera enemigo a una persona “por venir de una tierra lejana o por tener otras costumbres”, “por su color de piel, por su idioma o su condición social”, “por pensar diferente e inclusive por tener otra fe”. Y sin darnos cuenta –ha observado– esta lógica se instala en nuestra forma de vivir, de actuar y proceder.

En esta misma línea, ha observado cuántas situaciones de precariedad y sufrimiento “se siembran por este crecimiento de enemistad entre los pueblos, entre nosotros”. Por eso, ha reconocido que “el virus de la polarización y la enemistad se nos cuela en nuestras formas de pensar, de sentir y de actuar”. De este modo, “tenemos que velar para que esta actitud no cope nuestro corazón”, porque iría “contra la riqueza y la universalidad de la Iglesia” que podemos palpar en este “Colegio Cardenalicio”.

Al finalizar sus palabras, el Pontífice ha leído la fórmula de creación y ha proclamado solemnemente los nombres de los nuevos cardenales, anunciando el orden presbiteral o diaconal asignado. El rito ha proseguido con la profesión de fe de los nuevos cardenales delante del pueblo de Dios y el juramento de fe y obediencia al papa Francisco y sus sucesores.

Los nuevos cardenales, según el orden de creación, se han arrodillado delante del Santo Padre que les impone el solideo y la birreta cardenalicia, entrega el anillo y asigna a cada uno una iglesia de Roma “como signo de participación a la preocupación pastoral del Papa” en la ciudad. Finalmente, después de la entrega de la Bula de creación cardenalicia y de asignación del Título o de la Diaconía, el Santo Padre intercambia con cada nuevo cardenal el abrazo de paz. 

About Rocío Lancho García

Burgos, España Master online en Dirección Comercial y Marketing IMF y Universidad San Pablo CEU, España, 2012; Grado de Periodismo, Universidad Pontificia de Salamanca, España, 2004-2011; licenciatura Comunicación Social Institucional, Universidad Pontificia de la Santa Cruz, Roma, Italia, 2007-2009.  Coordinadora web www.hijasdejesus.org, mayo 2012-julio 2015; Argenta Comunicación, ejecutiva de cuentas junior, marzo-octubre 2012; Asociación de Autismo de Burgos, voluntaria departamento de comunicación nov 2011-feb 2012; Jornada Mundial de la Juventud de Madrid, asistente de Oficina de Prensa, jul-agosto 2011; Universidad Pontificia de la Santa Cruz, traductora de informes italiano-español; Agencia Fides, Roma, traductora de noticias italiano-español; H2O News, Roma, asistente Departamento de Archivo; diócesis de Burgos, asistente de Oficina de Prensa, julio-agosto 2008; HM Televisión, Roma, reportera y cámara, oct 2006-jun 2007.

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación