Dona ahora!

Arzobispo José Gómez © Enrique Soros

Estados Unidos: Arzobispo Gómez, primer hispano presidente del Episcopado

Comprometido con los derechos de los migrantes

(ZENIT – 12 nov. 2019).- El arzobispo de Los Angeles, California, José Gómez, fue elegido presidente de la Conferencia de Obispos de Estados Unidos, el martes, 12 de noviembre de 2019. Su mandato comenzará al finalizar la Asamblea General de Obispos que tiene lugar desde ayer en la ciudad de Baltimore, que culminará mañana.

El arzobispo Gómez es conocido por apoyar y fortalecer las innumerables instituciones de la comunidad hispana en el país, especialmente las involucradas con los migrantes hispanos, sus derechos, la protección de los mismos a través del cabildeo, motivando la visita a legisladores con el objeto de requerir su apoyo en la sanción de leyes, etc. Gómez participa del espíritu de la comunidad hispana, siendo invitado a congresos  y conferencias, donde brinda apoyo y asesoría.

Arzobispo de Detroit, nuevo vicepresidente 

Como vicepresidente de la Conferencia de Obispos fue elegido el arzobispo de Detroit, Allen Vigneron. Ambos ocuparán su nuevo cargo por tres años, hasta el fin de la Asamblea de Obispos que tendrá lugar en noviembre 2022. De esta forma, culmina la presidencia del Cardenal Daniel DiNardo, quien es arzobispo de Galveston-Houston, in Texas.

En el día de ayer, el arzobispo Christophe Pierre, nuncio apostólico en Estados Unidos, dio una presentación en la cual expresó los saludos y la cercanía del Papa Francisco a los obipos estadounidenses e hizo una corta evaluación sobre los temas importantes de la la Iglesia universal y especialmente en Estados Unidos.

El representante de la Santa Sede en Estados Unidos recordó la importancia de diversos eventos que fueron afianzando a la Iglesia en el país en los últimos años, comenzando con el Encuentro Mundial de las Familias en 2015 en Washington, DC, Nueva York y Filadelfia; la Convocatoria de los Líderes Católicos en Orlando; el V Encuentro de Pastoral Hispana, que se desarrolla en las parroquias y diócesis de Estados Unidos a lo largo de cinco años, como un proceso multitudinario, que tuviera su cumbre en un encuentro nacional en septiembre 2018 en Grapevine, Texas.

Comunión con el Obispo de Roma

Estos signos de esperanza fueron mencionados por el nuncio en relación a la crisis sobre el abuso sexual perpetrado por sacerdotes, la cual ofrece gran preocupación a los obipos. El arzobipo Pierre cerró la idea diciendo: “Quiero ofrecerles palabras de ánimo. Cristo está con nosotros. Nos acompaña y está vivo, en nosotros y en el pueblo de Dios”.

Al respecto de la próxima visita ad limina de obispos estadounidenses, el arzobispo Pierre expresó que “podría ser bueno reflexionar sobre el don de la comunión con el Obispo de Roma”. Como fundamento práctico de evangelización mencionó la importancia de la exhortación apostólica de Francisco Evangelii Gaudium.

Asimismo, sugirió que “adoptar su impulso misionero y el estar en permanente estado de misión podría representar signos tangibles de comunión con el Santo Padre, porque evidenciaría la recepción e implementación de su enseñanza como clave de evangelización misionera.”

Ante una cultura que acentúa con fuerza la importancia de la pureza y la perfección de la doctrina, el nuncio apela a crear unidad en el Episcopado de Estados Unidos con el Papa Francisco desde el discipulado misionero, un punto clave para todo cristiano, que se hace más evidente desde la Conferencia de los Obipos de Latinoamérica en Aparecida, y en la Iglesia universal, a través del Magisterio del Papa Francisco. Se trata de un tema pastoral con la potencialidad de unir los corazones en una gran misión.

Cardenal DiNardo

Por su parte el cardenal DiNardo en su corta presentación hizo referencia a su visita a los centros de detención en la frontera con México, y motivó a los obispos a “compartir el camino de solidaridad con los migrantes y refugiados”.

También mencionó la importancia de asistir a las madres que consideran abortar y deciden preservar la vida de su bebé. DiNardo mencionó también al respecto de los abusos sexuales en la Iglesia: “Mi vida cambió para siempre, a partir de mis encuentros con sobrevivientes de abusos. Mientras muchos en la Iglesia hicieron lo posible para mantenerlos en la oscuridad, ellos se negaron a ser relagados a las sombras. Su testimonio dio ayuda a numerosos sobrevivientes”.

About Enrique Soros

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación