En la Iglesia católica el descenso en el número de contagios dio lugar a celebraciones con aforos limitados, pero de progresiva apertura. Foto: EFE.