Dona ahora!
Carmen Hernández

Carmen Hernández (Wiki commons)

Francisco envía su bendición al funeral de Carmen Hernández

La misa de la co-fundadora del Camino Neocatecumenal fue celebrada en Madrid por el cardenal Osoro

(ZENIT – Roma).- El papa Francisco envió un mensaje con motivo del funeral de Carmen Hernández, cofundadora del Camino Neocatecumenal. La Misa de hoy en Madrid ha sido presidida por el cardenal arzobispo Carlos Osoro quien leyó el texto, y concelebrada por el presidente de la Conferencia Episcopal Española, Mons. Ricardo Blázquez, y los cardenales Mons. Antonio María Rouco Varela y Mons. Carlos Amigo.

El Papa reconoce que se ha emocionado al recibir la noticia del deceso de la señora Carmen y manifiesta su cercanía a los familiares y a todo el Camino Neocatecumenal. Agradece a Dios por el testimonio que ella ha dado y porque ha llevado el mensaje del Evangelio hasta las personas más olvidadas. Tras exhortar a los neocatecumenales a seguir en su empeño evangelizador, impartió en el rito de las exequias la bendición apostólica.

El texto completo del mensaje:

“Al Sr. Francisco (Kiko) Argüello
Camino Neocatecumenal
Madrid

He recibido con emoción la noticia de la muerte de la Sra. Carmen Hernández, después de una larga existencia marcada por su amor a Jesús y por un gran entusiasmo misionero.

En esta hora de dolorosa separación estoy espiritualmente cercano con mi afecto a todos los familiares y a todo el Camino Neocatecumenal, del que ella ha sido co-iniciadora, como también a cuantos han apreciado su ardor apostólico concretizado sobre todo al indicar un itinerario de redescubrimiento del bautismo y de educación permanente en la fe.

Doy gracias al Señor por el testimonio de esta mujer, animada por un sincero amor a la Iglesia, que ha gastado su vida en el anuncio de la Buena Noticia en cada lugar, también aquellos más alejados, no olvidando a las personas más marginadas.

Confío su alma a la Divina Bondad para que la acoja en el gozo de la Pascua eterna y anime a aquellos que la han conocido y a cuantos son parte del Camino Neocatecumenal a mantener viva su ansia evangelizadora, en una comunión activa con los obispos y sacerdotes y ejercitando la paciencia y la misericordia con todos.

Con este deseo, invoco la intercesión materna de la Virgen María e imparto a cuantos están presentes en el rito de exequias la bendición apostólica.

Franciscus PP”.

About Redacción

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación