Dona ahora!
Misa de Pentecostés © Vatican Media

Misa de Pentecostés © Vatican Media

“Que el Espíritu traiga paz a Tierra Santa”: Es el deseo del Papa

“Cuando hay Espíritu, siempre sucede algo”

(ZENIT – 20 mayo 2018).- “¡Que el Espíritu Santo cambie los corazones y los acontecimientos y traiga la paz a Tierra Santa! Este es el deseo del Papa Francisco en la Misa que celebró este domingo de Pentecostés, 20 de mayo de 2018, en la Basílica de San Pedro.

“El Espíritu libera a los espíritus paralizados por el miedo”, dijo el Papa en su homilía: “Muchos prometen sesiones de cambio, nuevos comienzos, renovaciones prodigiosas, pero la experiencia enseña que ningún intento terrenal por cambiar las cosas satisfacen completamente el corazón del hombre”. El cambio del Espíritu es diferente: no revoluciona la vida que nos rodea, sino que cambia nuestro corazón; no nos libera de golpe de los problemas, sino que nos libera internamente para enfrentarlos”.

“El Espíritu, desde de los corazones, cambia los acontecimientos”, agregó: “Como el viento sopla por todas partes, también alcanza las situaciones más impensables. En los Hechos de los Apóstoles … vemos un dinamismo continuo, lleno de sorpresas”.

Por lo tanto, “cuando los discípulos no lo esperan, el Espíritu los envía a los gentiles”. Abre nuevos caminos, como en el episodio del Diácono Felipe. El Espíritu lo empuja por un camino desierto, que conduce de Jerusalén a Gaza. Y el Papa dice: “¡qué doloroso suena hoy este nombre! ¡Que el Espíritu cambie los corazones lo mismo que los acontecimientos y traiga paz a Tierra Santa!”

Un deseo expresado una semana después de la controvertida inauguración de la embajada de Estados Unidos en Jerusalén, que causó un baño de sangre en Gaza. Los enfrentamientos entre el ejército israelí y los manifestantes palestinos dejaron al menos 59 muertos y más de 1350 heridos.

“Cuando hay Espíritu, siempre sucede algo, ¡cuando sopla no hay calma! Nunca “, insistió el Papa Francisco. “El Espíritu Santo hace renacer la alegría, haciendo florecer la paz en el corazón”.

© Traducción ZENIT, Raquel Anillo

About Anne Kurian

Share this Entry

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación