El Papa, «piloto de la cristiandad», recibe el volante Ferrari

Audiencia al presidente de la marca de coches de carreras

Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, martes, 6 diciembre 2005 (ZENIT.org).- Luca Cordero di Montezemolo, presidente de Ferrari, entregó este lunes un volante de Fórmula 1 como simbólico regalo a Benedicto XVI, «piloto de la cristiandad».

Montezemolo, quien es también presidente de FIAT, la marca de coches italiana, entregó además un cheque por valor de 950.000 euros (algo más de 1.115.000 dólares), que el Papa dedicará a obras de caridad.

Esta cantidad de dinero fue recaudada por la subasta de un Ferrari «Enzo», el más exclusivo de los modelos de la marca, regalado por Montezemolo a Juan Pablo II el pasado 17 de enero, en el transcurso de una audiencia papal a miembros de Ferrari.

En la audiencia se encontraban directivos de Ferrari, entre otros, Piero Ferrari, hijo del fundador y vicepresidente de la marca.

«El volante de F1 del campeón del mundo, para su Santidad Benedicto XVI, piloto de la Cristiandad», decía en un mensaje el simbólico regalo que ofreció Montezemolo al Papa.

«Es muy complicado, Santidad», explicó Montezemolo refiriéndose a la dificultad de manejar el volante de un coche de carreras. El Papa bromeó reconociendo la «complejidad» de guiar a la Iglesia.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación