No habría problemas para erigir nuevas diócesis en Vietnam, según el cardenal Sepe

Declaraciones a su regreso del país asiático

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

CIUDAD DEL VATICANO, lunes, 12 diciembre 2005 (ZENIT.org).- De sus conversaciones con las autoridades vietnamitas, el prefecto del dicasterio misionero, el cardenal Crescenzio Sepe, considera que la erección de nuevas diócesis no debería presentar problemas en el país asiático.

El antecedente inmediato se produjo el pasado 22 de noviembre, cuando Benedicto XVI erigió la diócesis de Bà-Ria en Vietnam, con territorio desmembrado de la diócesis de Xuân Lôc, haciéndola sufragánea de la sede metropolitana di Thành-Phô Hô Chí Minh.

La creación de la diócesis había sido anunciada dos días antes por el gobierno de Vietnam «a causa del número demasiado grande de católicos», a petición del Vaticano y de la Conferencia Episcopal de Vietnam, informó entonces «AsiaNews».

La celebración de la erección de la nueva diócesis con la toma de posesión de su primer obispo, así como la ordenación presbiteral de 57 diáconos en la catedral del Hanoi (Cf. Zenit, 30 noviembre 2005) fueron momentos relevantes de la visita pastoral que el cardenal Sepe realizó a Vietnam del 28 de noviembre al 5 de diciembre.

La visita le permitió tener encuentros con diferentes autoridades civiles, entre ellas el primer ministro vietnamita.

Y en su viaje el purpurado halló «una Iglesia extremadamente dinámica y viva», como quiso destacar en los micrófonos de «Radio Vaticana» a su regreso.

El cardenal Sepe constató en Vietnam «una Iglesia consciente de la propia fe, una Iglesia que quiere manifestar esta fe con gran entusiasmo» y se reconoció «conmovido» por «este calor cristiano» y «esta expresión de profunda fe».

Se trata de «una Iglesia que ama a Cristo, que le siente suyo, que se entusiasma al nombre del Papa», «una Iglesia que sobre todo quiere participar en toda la realidad también de orden social y cultural, que la caracteriza en el conjunto también del panorama asiático», describió el viernes.

En la emisora pontificia el purpurado se mostró positivo en cuanto a perspectivas de ulteriores desarrollos en la Iglesia en Vietnam y en las relaciones con las autoridades, y recordó que «en los últimos años se han dado pasos muy importantes en el reconocimiento también por parte del gobierno de lo que es la actividad de la Iglesia».

«Ciertamente el futuro es muy positivo», afirmó. «Por ejemplo –siguió el cardenal Sepe–, cuando al final presidí la toma de posesión de la nueva diócesis de Bà-Ria, también en las conversaciones con las autoridades, se ha acordado que eventuales desmembraciones de otras diócesis no deberían constituir problemas».

Y es que pudo ver en el país «una Iglesia que crece, muy activa, que sabe organizarse, que sabe hacer proyectos, no sólo para el presente, sino también para el futuro».

La Iglesia en Vietnam «sabe suscitar muchas vocaciones al sacerdocio, a la vida religiosa», se «compromete igualmente en el campo social poniéndose a disposición por ejemplo de los enfermos, de los discapacitados, de los portadores de Sida», está «comprometida en todos los frentes» y «contempla la participación de todo el pueblo de Dios», concluyó el purpurado.

La Santa Sede y Vietnam no tienen relaciones diplomáticas, pero hace años que siguen un camino de reacercamiento.

En los últimos años se han seguido visitas a Vietnam de una delegación de la Santa Sede.

Más de 80 millones de habitantes tiene la República Socialista de Vietnam. Una proporción superior al 80% no practica credo alguno. La cifra de católicos ronda los 6 millones; entre ellos la práctica religiosa es muy elevada (80-90%).

Print Friendly, PDF & Email
Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación