Portavoz vaticano reconoce la mediación lograda por el cardenal Castrillón

Print Friendly, PDF & Email

Aclara interpretaciones a una de sus entrevistas

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

CIUDAD DEL VATICANO, lunes 9 de febrero de 2009 (ZENIT.org).- El portavoz de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi S.I., ha reconocido la labor de mediación ejercida por el cardenal Darío Castrillón Hoyos que ha permitido el levantamiento de la excomunión de los cuatro obispos lefebvristas, un paso importante hacia la superación del cisma más reciente en la Iglesia.

El director de la Oficina de Información de la Santa Sede, en una entrevista concedida a Néstor Pongutá Puerto para el diario «El Colombiano», constata que el presidente de la Comisión Pontificia Eclesia Dei no podía saber lo que piensan todos los seguidores de monseñor Marcel Lefebvre, motivo por el cual no puede ser acusado de no saber lo que pensaba sobre la Shoá el obispo Richard Wiliamson.

El padre Lombardi aclara de este modo interpretaciones de su entrevista al diario parisino La Croix, según las cuales el sacerdote reprochaba al cardenal Castrillón Hoyos el no haber informado al Papa de las declaraciones de negación del Holocausto por parte del prelado tradicionalista británico residente en Argentina (Cf. ZENIT, 6 de febrero de 2009).

Como explica el portavoz, el cardenal «conoce muy bien las posiciones del superior general» de la Fraternidad Sacerdotal de San Pío X, el obispo Bernard Fellay, «pero esto no implica que deba conocer o tener en cuenta todas las ideas y opiniones de cada uno de los miembros de esta comunidad sobre los diversas situaciones».

«Naturalmente todas las negociaciones las ha adelantado con el superior general y no con los otros obispos», informa.

«No era sólo el Papa quien no estaba informado de las posiciones de Willianson respecto a la Shoá. Monseñor Willianson, recordemos, está generalmente en Argentina. Es compresible que el mismo cardenal Castrillón no estuviera informado y menos de la última entrevista a la televisión sueca».

En las declaraciones del padre Lombardi a La Croix, que algunos interpretaron como un reproche al cardenal, decía simplemente que es «la persona que conoce mejor la situación con los lefebvristas», «pero esto no significa que el cardenal Castrillón  tuviera que conocer con claridad las posiciones de negación de Willianson sobre el Shoá».

«Nosotros continuamos teniendo la mayor confianza y agradecimiento por el trabajo difícil y complejo que el cardenal ha hecho y esta haciendo para tejer de nuevo esta relación muy delicada y para reconstruir la unidad de la iglesia, tarea que realiza por encargo específico del Papa», reconoce el padre Lombardi, confesando su admiración por el servicio a la Iglesia del purpurado colombiano.

«Con el Santo Padre el cardenal Castrillón tiene una relación de confianza total, porque es uno de sus más cercanos colaboradores.  Este tema  delicado de la reagrupación de la iglesia sobretodo con los grupos tradicionalistas que se han separado es una situación que el Papa la ha sentido muy profundamente, porque él lo vivió en primera persona».

El cardenal Joseph Ratzinger, siendo prefecto de la Congregación par la Doctrina de la Fe, llevó en nombre de Juan Pablo II las negociaciones que buscaban promover la reconciliación con la fraternidad que fundó monseñor Lefebvre, ya octogenario, en 1988.

Aquellas negociaciones fueron interrumpidas sorpresivamente por el arzobispo al consagrar sin el mandato del Papa a cuatro obispos, que de este modo incurrieron en excomunión.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }