La razón permite superar la violencia religiosa, dice el Papa a musulmanes

Encuentro en la nunciatura apostólica de Yaundé

Share this Entry

YAUNDÉ, jueves, 19 de marzo de 2009 (ZENIT.org).- La religión tiene necesidad de la razón y la razón tiene necesidad de la religión,  explicó Benedicto XVI este jueves a los representantes musulmanes de Camerún, mostrando el secreto para superar la violencia y el totalitarismo religiosos.

El Papa comenzó su tercer día en tierras africanos con un encuentro público en la nunciatura apostólica de Yaundé con 22 líderes de la comunidad musulmana local, religión que constituye el 20% de los más de 18 millones de cameruneses.

En su discurso, el Papa consideró «que hoy una tarea particularmente urgente de la religión es la de manifestar el gran potencial de la razón humana, que es en sí misma un don de Dios y que se eleva mediante la revelación y la fe».

Según el Santo Padre, «la fe en Dios, lejos de perjudicar nuestra capacidad de comprendernos a nosotros mismos y al mundo, la dilata; lejos de ponernos contra el mundo, nos compromete con él».

Cristianos y musulmanes, dijo, están llamados «a ayudar a los demás a descubrir las huellas discretas y la presencia misteriosa de Dios en el mundo, que Él ha creado de forma maravillosa y que sostiene con su inefable amor que todo lo abraza».

 

«Si los hombres y las mujeres dejan que el orden magnífico del mundo y el esplendor de la dignidad humana ilumine sus mentes, pueden descubrir que lo que es ‘razonable’ va mucho más allá de lo que puede calcular la matemática, de lo que puede deducir la lógica, y de lo que pueden demostrar los experimentos científicos».

Lo «razonable», aclaró, «incluye también la bondad y la atracción intrínseca de una vida honesta y según la ética, que se nos manifiesta con el mismo lenguaje de la creación».

Esta visión de la religión, aseguró, «rechaza todas las formas de violencia y de totalitarismo: no sólo por principios de fe, sino también en virtud de la recta razón».

«En realidad, religión y razón se refuerzan mutuamente, pues por una parte la religión es purificada y estructurada por la razón y, por otra, todo el potencial de la razón es liberado mediante la revelación y la fe», aclaró.

El Papa concluyó explicando deseando «que la entusiasta cooperación entre musulmanes, católicos y otros cristianos en Camerún sea para las demás naciones africanas un indicador luminoso del enorme potencial del compromiso interreligioso por la paz, la justicia y el bien común».

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")