Comunicado de un Consorcio de Médicos Católicos sobre el sida

BUENOS AIRES, sábado, 21 de marzo de 2009 (ZENIT.org).- Publicamos el comunicado del Consorcio de Médicos Católicos de Buenos Aires sobre la epidemia de HIV-SIDA.

Share this Entry

* * *

El Santo Padre Benedicto XVI afirmó sobre la epidemia de HIV-SIDA que, «no se puede resolver el problema con la distribución de preservativos. Al contrario, se corre el peligro de aumentar el problema».  

Adhiriendo a estas palabras el Consorcio de Médicos Católicos de Buenos Aires hace llegar a la opinión pública la siguiente declaración. 

1) Las campañas de salud basadas en la distribución de preservativos para evitar el SIDA inducen a engaño, porque ocultan información y no colaboran a la prevención, sino a una mayor difusión de las conductas de riesgo, ya que implican que las autoridades sanitarias están dando su visto bueno a las conductas y estilos de vida que son responsables de la epidemia. 

Sirva de ejemplo que la misma OMS afirma que el preservativo tiene una tasa de fallos del 14% (Organización Mundial de la Salud, Effectiveness of Male Latex Condoms in Protecting against Pregnancy and Sexually Transmitted Infections, en OMS Information Fact Sheet, núm. 243, de junio de 2000).  

Al mismo tiempo la Internacional Planned Parenthood Federation (IPPF), una de las promotoras de las campañas llamadas de sexo seguro, sitúa la tasa de fallos en el 30%, y a ésta hay que añadirle que «el riesgo de contraer SIDA durante el llamado ‘sexo protegido’ se aproxima al 100% a medida que el número de relaciones sexuales se incrementa» (IPPF, Medical Bulletin, How Much Do Condoms Protect Against Sexually Trasmitted  Diseases?, febrero 1997). 

Por lo tanto, como afirmó este Consorcio el 8 de marzo de 2005, los preservativos no hacen el sexo «seguro» o «más seguro».  

2) Lamentamos los dichos de algunas autoridades de salud que consideran «peligrosas» las declaraciones del Papa Benedicto XVI. Parecería que se quiere imponer totalitariamente un pensamiento único, políticamente correcto, desdeñando los datos que la ciencia nos proporciona. 

3) Cabe señalar que además del SIDA, debido a la promiscuidad sexual que alientan las campañas llamadas de «sexo seguro», han vuelto a aparecer enfermedades de transmisión sexual que se creían casi extinguidas. Por ejemplo, en nuestro país han aumentado los casos de sífilis (Véase Clarín 30-01-07: «En la provincia de Buenos Aires las notificaciones (de sífilis) crecieron casi un 70% desde el 2002»; La Nación, 03-02-07: «Sida y sífilis: estadísticas alarmantes»; Página 12, 05-02-07: «La sífilis, en un silencioso y continuo aumento de casos. En el Hospital de Clínicas, los análisis de VIH se complementan con el de sífilis»). 

4) La literatura médica internacional registra aumentos en el contagio de la gorronea, clamidias, tricomoniasis, herpes genital, chancro, sífilis. Las campañas de «sexo seguro» no son ajenas a este estado de cosas. 

5) Como afirmó Benedicto XVI, la solución pasa por humanizar la sexualidad, «una renovación espiritual y humana que lleve aparejada una forma nueva de comportarse». Por eso este Consorcio hace un llamado a los médicos, educadores, padres de familia y a las autoridades públicas para que entre todos volvamos a valorar el orden natural, sin concesiones al «mal menor», viviendo y difundiendo un comportamiento realmente humano basado en el ejercicio de las virtudes de la templanza, la castidad y la continencia.    
 
 
 
 

Dr. Alejandro Nolazco          

Presidente

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")