Vietnam: Atentado a un orfanato y agresión salvaje a un sacerdote

Print Friendly, PDF & Email

El arzobispado de Hanoi pide una investigación

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

ROMA, miércoles 25 abril 2012 (ZENIT.org).- El arzobispado de Hanoi, Vietnam, ha pedido que se haga una investigación sobre las violencias que condujeron a la destrucción de un futuro orfanato y a la agresión a un sacerdote.

Cuando amanecía el 14 de abril, en una parroquia de la diócesis de Hanoi, un grupo de individuos de origen desconocido destruyó un establecimiento destinado a acoger huérfanos. El sacerdote responsable de este establecimiento fue golpeado salvajemente, perdió el conocimiento y fue llevado al hospital. Al día siguiente, 15 de abril, se envió un comunicado firmado por el canciller del arzobispado contando los hechos y la «agresión brutal» perpetrada por un grupo de individuos calificados de camorristas.

El padre Nguyen Van Binh, párroco de la parroquia de Yên Kiên, había comprado un terreno de 500 metros cuadrados situado en el terreno de otra parroquia, Go Cao (en el distrito de Chuong My perteneciente a la ciudad de Hanoi). Había hecho construir una casa con la intención de acoger a jóvenes huérfanos de la región.

A las 9 de la mañana, el 14 de abril del 2012, vinieron a avisar que la casa había sido demolida por la mañana temprano. Fué inmediatamente al lugar. Allí fue agredido por sorpresa por una banda de camorristas que le golpearon salvajemente y dejaron sin sentido en el suelo. El comunicado del arzobispado precisó que se trataba de un relato de la víctima misma. A raiz de su agresión el padre Binh, sufre del tímpano, de derrame de sangre en el interior de los oídos, de esquimosis en la cara. Se queja también de dolores de cabeza y del vientre.

Gracias al arzobispado de Hanoi y al consejo parroquial deYên Kiên, pudo ser trasladado a un centro hospitalario especializado en la capital, donde recibió cuidados de urgencia y fue sometido a diversos exámenes. El sacerdote está actualmente siendo cuidado en el arzobispado de Hanoi. Su estado de salud ha mejorado un poco.

Según el comunicado del arzobispado, los golpes asestados sin motivo por el grupo de camorristas constituyen una violación de la ley, un atentado brutal a la dignidad humana. Este acto inaceptable y desprovisto de humanidad ha conmocionado y llenado de indignación a los sacerdotes y laicos. Ha sembrado la inquietud y de turbación en el espíritu de los fieles de diversas comunidades católicas de Chong My. Esta es la conclusión del comunicado del arzobispado.

El arzobispo de Hanoi, ha enviado una carta a la Seguridad Pública del distrito de Chuong My, pidiéndole hacer una investigación rápida y que salga a la luz este hecho, a fin de que se puedan terminar estas prácticas salvajes y que ninguna persona pueda volver a sufrir lo mismo. La dignidad humana debe ser respetada, subrayó el arzobispado.

Se han dado detalles suplementarios por otras fuentes que ofrecieron una versión de los hechos ligeramente diferentes. Insisten más sobre la presencia de agentes de la Seguridad pública con el grupo de camorristas. Según una de estas versiones el grupo de alborotadores habría llegado primero y habría comenzado la destrucción de la casa. Las fuerzas de la Seguridad pública habrían seguido un poco más tarde y estaban presentes en el momento en el que el sacerdote llegó al lugar y fué agredido. Las fuerzas de policia habían sido colocadas alrededor del lugar donde se produjeron los hechos, añade también que la policía intervino con el personal del hospital para impedir que las brutalidades cometidas con el sacerdote fueran reveladas.

El proyecto y la construcción del orfanato han sido puestos bajo la responsabilidad de una asociación caritativa local llamada «Familia Agadé». Según otra fuente, una mujer y dos niños estaban presentes en el edificio en el momento de los hechos.  

Traducido del francés por Raquel Anillo

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }