Chile: Conferencia Episcopal estremecida por la historia del obispo Órdenes

Print Friendly, PDF & Email

El papa aceptó ayer la renuncia del que fuera pastor de Iquique

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

ROMA, miércoles 10 octubre 2012 (ZENIT.org).- Ayer se conoció que el santo padre Benedicto XVI aceptó la renuncia al gobierno pastoral de la diócesis de Iquique en Chile, de monseñor Marco Antonio Órdenes Fernández, según lo dispuesto en el canon 401, 2 del Código de Derecho Canónico, referido a casos de enfermedad o causa grave. Y al mismo tiempo, para no dejar a dicha jurisdicción eclesiástica como “ovejas sin pastor”, el papa nombró como administrador apostólico por sede vacante, a monseñor Pablo Lizama Riquelme, actual arzobispo de Antofagasta.

Como se sabe, el obispo saliente fue acusado de conductas impropias por un joven que trabajó con él como acólito o monaguillo, cuando aún era presbítero. A dichas acusaciones, Órdenes Fernández respondió reconociendo sus actos, aunque negando que el acusador fuese menor de edad cuando empezaron a suceder los hechos.

Palabra de los pastores

Una de las primeras reacciones provino de la Conferencia Episcopal de Chile, de la que el exobispo de Iquique formó parte activa hasta ayer, aunque aún le correspondería una membresía como obispo emérito mientras conserve esta dignidad. En su mensaje, los prelados chilenos se manifestaron “estremecidos y conmovidos” por lo ocurrido con el que era el obispo más joven del país, y consideran “graves” las conductas impropias que él mismo ha reconocido.

En otro pasaje del comunicado, que lleva la firma del presidente en ejercicio de la Conferencia Episcopal de Chile y obispo de Rancagua, monseñor Alejandro Goic Karmelic y del secretario general y obispo de Valdivia, monseñor Ignacio Ducasse Medina, invitan a la opinión pública “a esperar serenamente el esclarecimiento de los hechos denunciados”.

Son muy claros los obispos chilenos cuando advierten que, en un momento así de delicado, será importante “la plena colaboración con las instancias que corresponde”.

Hacia el final de su mensaje, invocan a los fieles y comunidad en general, “a volver a poner el centro de nuestra vida y nuestro actuar en Jesucristo el Señor. Sólo desde Él daremos testimonio vivo de nuestra misión: Iglesia humilde y cercana a las personas más pobres y vulneradas”. (javv)

El texto completo del Comunicado en: documentos.iglesia.cl/conf/documentos_sini.ficha.php?mod=documentos_sini&id=4195&sw_volver=yes&descripcion=

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }