Cómo mejorar la predicación sagrada

Print Friendly, PDF & Email

Columna del padre Antonio Rivero LC

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Quiero agradecer sinceramente las aportaciones y sugerencias que me han ido mandando. Cualquier consejo de ustedes lo valoro y lo guardo como oro en paño.

Sigamos con otro tipo de predicación.

PREDICACIÓN LLAMADA PANEGÍRICO

Primero, ¿qué es un panegírico y su finalidad? Es otro tipo de predicación en el día del patrono del pueblo o de la parroquia. Tiene como objetivo narrar la vida de ese patrono para enardecer el pueblo y para que podamos aprender de él las lecciones y virtudes que practicó en su vida. El panegírico se hace una vez al año. Puede ser dentro de la misa, como homilía. O puede ser también fuera de la misa, y así puede ser más extenso que una homilía.

Segundo, ¿cómo se hace? En un primer momento se narra la vida de ese santo en su contexto histórico de modo agradable, vivo, atractivo. Después, se comenta la virtud más importante de ese santo que nos interesa subrayar. Y finalmente se trata de traer a ese santo a nuestro “aquí y ahora”, es decir, debemos hacer caminar ese santo por nuestros caminos y calles. Cada santo sigue siendo actual hoy.

Tercero, aquí tienen un posible modelo de panegírico sobre san Padre Pío de Pietrelcina. Primero, contemos la vida y el tiempo que vivió, las pruebas que tuvo y que Dios permitió. Segundo, nuestra parroquia se alegra con este patrono y quiere aprender de él, sobre todo, la capacidad de sacrificio ofrecido por amor y en el amor: aquí se explica un poco esta virtud del sacrificio (qué es, por sufrimos, para qué sufrimos, cómo debemos sufrir…). Y finalmente, sepamos que también nosotros atravesaremos por el sufrimiento: sufrimiento físico, moral o espiritual…Poner casos concretos de gente que sufre. Aprendamos de san Padre Pío. Con este texto del padre Pío cerramos nuestro panegírico.

Aprovechamos hoy para resumir los consejos que pide la oratoria en toda predicación:

Primero, dar una sola idea con su fin u objetivo claro: “tenemos que ser santos, cada uno en el lugar y en la misión donde Dios nos ha puesto”.

Segundo, esa idea desarrollada en dos o tres aspectos lógicos, estructurados y claros que expliciten esa idea y ese objetivo: “Debo ser santo, primero, por ser bautizado; segundo puedo ser santo, porque tengo todos los medios para ser santo; y tercero, pero, ¿realmente quiero ser santo? Aquí está lo decisivo”. ¿Notan los puntos progresivos, claros, estructurados del mismo tema?

Tercero, ideas concretizadas y sensibilizadas para la vida de los oyentes en su día a día. “Tú, trabajador, debes ser santo en tu trabajo de cada día haciéndolo con honestidad y alegría…Tú, estudiante, debes ser santo, si tomas en serio tus estudios para así poder ayudar a la humanidad y tener un buen porvenir… Tú, madre de familia, debes ser santa, educando a tus hijos en la ley y en el amor a Dios, cuidando y sacrificándote por ellos y por tu esposo…Conocí a X persona que vivía… Si Agustín de Hipona, a pesar de sus muchos pecados, fue santo, ¿por qué yo no?”.

Y cuarto, ideas expresadas con convicción, imaginación, fuerza, positividad y amabilidad, empleando imágenes, contrastes, comparaciones, parábolas, cambios de voz, preguntas, suspensos. “Claro que tú puedes. ¿Lo intentaste alguna vez? ¿Quién te ha dicho que no puedes ser santo? Tienes tela para ser un santo de verdad; lo único que necesitas es un buen sastre, como don Bosco hizo un buen traje con la tela de santo Domingo Savio. Venga, inténtalo”.  

El anterior artículo de esta serie, y las referencias de los precedentes, están en: http://www.zenit.org/es/articles/como-mejorar-nuestra-predicacion-sagrada–10

Share this Entry

Antonio Rivero

El padre Antonio Rivero nació en Ávila (España) en 1956. Entró a la congregación de los Legionarios de Cristo en 1968 en Santander (España). Se ordenó de sacerdote en Roma en la Navidad de 1986. Es licenciado en Humanidades Clásicas en Salamanca, en Filosofía por la Universidad Gregoriana de Roma y en Teología por la Universidad de santo Tomás también en Roma. Es doctor en Teología Espiritual por el Ateneo Pontificio Regina Apostolorum (Roma) donde defendió su tesis el 16 abril del año 2013 sobre la dirección espiritual en san Juan de Ávila, obteniendo “Summa cum laude”. Realizó su ministerio sacerdotal como formador y profesor de Humanidades clásicas en el seminario en México y España. Fue vicario parroquial en la ciudad de Buenos Aires durante doce años. Durante diez años fue director espiritual y profesor de teología y oratoria en el Seminario María Mater Ecclesiae en são Paulo (Brasil), formando futuros sacerdotes diocesanos. Actualmente es profesor en el Noviciado de la Legión de Cristo en Monterrey (México) y ayuda en el Centro Logos, en la formación de sacerdotes y seminaristas diocesanos. Ha dedicado y dedica también parte de su ministerio sacerdotal a los Medios de Comunicación Social. Ha publicado catorce libros: Jesucristo, Historia de la Iglesia, Los diez mandamientos, Breve catequesis y compendio de liturgia, El tesoro de la Eucaristía, El arte de la predicación sagrada, La Santísima Virgen, Creo en la Vida eterna, Curso de Biblia para laicos, Personajes de la Pasión, G.P.S (Guía Para Santidad, síntesis de espiritualidad católica), Comentario a la liturgia dominical ciclo A, Comentario a la liturgia dominical ciclo B, Comentario a la liturgia dominical ciclo C. Ha grabado más de 200 CDs de formación. Da conferencias en Estados Unidos sobre pastoral familiar, formación católica y juventud. Y finalmente imparte retiros y cursos de formación a religiosas, seminaristas y sacerdotes diocesanos en México, Centroamérica y donde le invitan.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }