Francisco: 'El Derecho Penal respete la dignidad de la persona humana'

El Santo Padre recibió a la Asociación Internacional de Derecho Penal. Trata de personas, pena de muerte, cadena perpetua, tortura y tratos degradantes entre los temas abordados

Share this Entry

El santo padre Francisco recibió este jueves en audiencia a una delegación de la Asociación Internacional de Derecho Penal, a quien dirigió unas palabras.

Pena de muerte, presos sin condena, encontrar ‘un chivo expiatorio’, las condiciones deplorables de los penitenciarios en buena parte del planeta, la tortura, los tratos degradantes, la trata de personas, la esclavitud, la corrupción, son los males señalados. En cambio “el respeto de la dignidad humana” es indicado por el Papa como el punto de referencia para poner límite a cualquierarbitrariedad.

Entre los puntos que encontraron más eco en los medios de comunicación figura “la condena absoluta de la pena de muerte, que para un cristiano es inadmisible”. En este contexto, habló también de las llamadas »ejecuciones extrajudiciales», es decir los homicidios deliberados cometidos por algunos Estados o sus agentes y presentados como consecuencia indeseada del uso razonable, necesario y proporcional de la fuerza para aplicar la ley.

Asimismo, el Santo Padre recordó que la pena de muerte es utilizada en los regímenes totalitarios como »un instrumento de supresión de la disidencia política o de persecución de las minorías religiosas o culturales». Consideró también que la cadena perpetua “es una pena de muerte velada”.

Otro de los puntos indicados por el papa Francisco ha sido la necesidad de adoptar instrumentos legales y políticos que no caigan en la lógica mitológica del ‘chivo expiatorio’, es decir del individuo acusado injustamente de las desgracias que afectan a una comunidad y por ellos sacrificado.

Pidió también rechazar la creencia según la cual la sanción penal conseguiría beneficios, que en cambio se logran sólo con la implementación de políticas sociales y de inclusión social.

El Pontífice no se olvidó de los encarcelados, entre ellos los presos sin condena y los condenados sin juicio, afirmando que la prisión preventiva, cuando se usa de forma abusiva constituye otra forma contemporánea de pena ilícita oculta, más allá de la legalidad.

También se refirió a las condiciones deplorables de los penitenciarios en buena parte del planeta, que si a veces se debe a la carencia de infraestructuras, otras es el resultado del »ejercicio arbitrario y despiadado del poder sobre las personas privadas de libertad».

Francisco habló también de la tortura y de otros tratos inhumanos y degradantes, afirmando que en nuestros días las torturas se administran no sólo como un medio para lograr un fin particular, tales como la confesión o denuncia, sino que constituyen un dolor añadido a los males propios de la detención.

Señaló que la misma doctrina penal tiene una importante responsabilidad por haber permitido en ciertos casos, la legitimación de la tortura en determinadas condiciones, abriendo el camino para abusos posteriores.

No olvidó el Papa la aplicación de sanciones penales a los niños y ancianos condenando su uso en ambos casos, ni tampoco algunas formas de criminalidad que hieren gravemente la dignidad de la persona y el bien común, entre ellas la trata de personas y la esclavitud, »reconocida como crimen contra la humanidad y crimen de guerra tanto por el derecho internacional como en tantas legislaciones nacionales».

Entre estas formas de criminalidad citó también la pobreza absoluta en que viven más de mil millones de personas y la corrupción. »La escandalosa concentración de la riqueza global es posible a causa de la connivencia de los responsables de la cosa pública con los poderes fuertes. La corrupción, es en si misma un proceso de muerte» dijo y precisó que es «un mal más grande que el pecado. Un mal que más perdonar hay que curar».

»La cautela en la aplicación de la pena –concluyó– debe ser el principio regidor de los sistemas penales” y añadió que “el respeto de la dignidad humana no sólo debe actuar como límite de la arbitrariedad y los excesos de los agentes del Estado, sino como criterio de orientación para perseguir y reprimir las conductas que representan los ataques más graves a la dignidad e integridad de la persona».

Share this Entry

Sergio Mora

Buenos Aires, Argentina Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País de 2000 a 2004, colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente además de ser redactor de ZENIT colabora con diversos medios latinoamericanos.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación