REPAM, una iniciativa eclesial en el Amazonas para proteger la creación

Involucra a nueve paí­ses con selva amazónica. Los principios son los de la doctrina social de la Iglesia. Las universidades y entes sobre ecología deberían dar su aporte

Share this Entry

Es necesario encontrar modalidades respetuosas de la dignidad humana, para gestionar los recursos naturales amazónicos, favorecer el desarrollo económico de la región y promover una gestión gubernamental inclusiva y democrática, teniendo como objetivo el auténtico bien común de la familia humana.

Lo indicó el cardenal Peter Turkson, presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz, que presentó este lunes en el Vaticano una iniciativa eclesial: la Red Eclesial Panamazónica (REPAM) que nació en el 2014. Estaba acompañado por el arzobispo peruano Pedro Barreto Jimeno, de Huancayo y presidente del Departamento Justicia y Solidaridad del Consejo Episcopal Latinoamericano; por el secretario general de Caritas Internationalis, Michel Roy y por el secretario ejecutivo de la REPAM, Mauricio López Oropeza. Por su parte el cardenal Cláudio Hummes, O.F.M, presidente de la Comisión para la Amazonas de la Conferencia Episcopal de Brasil, al no poder estar presente, envió un mensaje grabado.

La REPAM nació en septiembre de 2014 en Brasilia, en ocasión de un encuentro entre obispos, sacerdotes, misioneros y misioneras de congregaciones que trabajan en la jungla, de representantes de algunas Caritas nacionales y laicos de diversas estructuras de la Iglesia.

El cardenal Turkson indicó que las características principales de la REPAM son en primer lugar la transnacionalidad debido al elevado número de países afectados y conscientes de la necesidad de oponerse a los desafíos que superan los confines de un solo Estado. La REPAM además trabaja en sintonía con la Santa Sede. En segundo lugar habló de la eclesialidad porque permite una colaboración entre los diversos componentes de la Iglesia. Finalmente señaló el compromiso en la tutela de la vida. «Está en juego la defensa de la vida de diversas comunidades que suman más de 30 millones de personas», especificó el purpurado.

“La REPAM es concebida -indicó el cardenal- para volverse un instrumento que sirva en diversos ámbitos, como la justicia, la legalidad, la promoción y tutela de los derechos humanos; la cooperación entre la Iglesia y las Instituciones públicas en diversos niveles; la prevención de los conflictos; el estudio y la difusión de informaciones; el desarrollo económico inclusivo y equitativo; el uso responsable y solidario de los recursos naturales, en el respeto de la Creación, la preservación de culturas y modos de vida tradicional de varios pueblos”.

El purpurado quiso subrayar que el acompañamiento a la REPAM por el Pontificio Consejo Justicia y Paz, está en relación con recientes trabajos que ha realizado. Entre ellos ‘Energía, Justicia y Paz, (LEV, 2013) o ‘Tierra y alimento‘ (LEV, 2015).

En su mensaje, el cardenal brasileño Hummes indicó que “en los nueve países latinoamericanos que incluye el territorio amazónico, la Red quiere unir los esfuerzos de la Iglesia para favorecer la custodia responsable y sostenible de toda la región”. Todo esto para “promover el bien integral, los derechos humanos, la evangelización, el desarrollo cultural, social y económico de su pueblo, especialmente las poblaciones indígenas”.

“El Santo Padre –recordó el cardenal– nos animó en esta dirección”, e hizo “un llamado fuerte para respetar y custodiar la entera creación que Dios ha confiado al hombre, no para que la explote salvajemente, sino para que la vuelva un jardín».

Y recordó la declaración cuando la REPAM fue creada: El Amazonas está constituido por “un bioma en el que se manifiesta la vida en su mega diversidad como don de Dios a todos. Lamentablemente se trata de un territorio siempre más devastado y amenazado”. Un bioma es el conjunto de ecosistemas característicos de una zona biogeográfica.

Por su parte, Michel Roy, secretario general de Caritas Internationalis, advirtió que el clima está cambiando cada vez más radicalmente y esto tiene graves repercusiones sobre las poblaciones más expuestas a la sequías prolongadas, las inundaciones, los terremotos y los tsunamis, los conflictos relacionados con el acceso al agua y a las migraciones. Asimismo ha asegurado que Caritas Internationalis se compromete en la lucha contra al cambio climático, en su rol de defensora en la escena internacional, en la que promueve una visión antropológica nutrida por la enseñanza social de la Iglesia y centrada en la defensa de la dignidad humana.

Respondiendo a ZENIT, sobre la necesidad de una aportación científica para entender la sostenibilidad de los proyectos de desarrollo, el cardenal Turkson señaló el valor de las indicaciones dadas por la Doctrina Social de la Iglesia. Por su parte el secretario ejecutivo de la REPAM, Mauricio López Oropeza, indicó que la Iglesia cuenta con universidades que poseen facultades de ecología, que permitirán trabajar con una perspectiva más académica. Si bien reconoció que uno de los desafíos será hacer conectar bien estos ámbitos. 

El arzobispo de Huancayo concluyó indicando que REPAM no ve al Amazonas como el pulmón de la Tierra sino fundamentalmente como fuente de vida de la Iglesia.

Share this Entry

Staff Reporter

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")