El Papa: 'el celo apostólico no se puede negociar'

Print Friendly, PDF & Email

El Santo Padre habla de los laicos y los mártires a la comunidad coreana en Roma, junto con sus obispos en Visita ad Limina, en la Basílica de San Pedro

Share this Entry
Print Friendly, PDF & Email

Francisco aún tiene en el corazón la alegría de la visita a Corea. Se lo dijo él mismo este jueves a la comunidad coreana de Roma en la Basílica de San Pedro, guiada por los obispos de la Conferencia Episcopal del país, en visita ad Limina. El Santo Padre reconoció que fue una visita bellísima y que no puede olvidar la fe y el celo de este pueblo. La República de Corea recibió la visita apostólica del Papa del 13 al 18 de agosto de 2014, con ocasión de la VI Jornada de la Juventud Asiástica.

Durante el discurso que les dirigió subrayó dos cosas. En primer lugar los laicos. Recordando que durante dos siglos la Iglesia de Corea fue sacada adelante solo por parte de los laicos. Por ello el Papa exhortó a “ayudar a los laicos a ser conscientes de esta responsabilidad. Ellos han heredado esta gloriosa historia”.

En segundo lugar, Francisco habló de los mártires. “Vuestra Iglesia ha sido ‘regada’ con la sangre de los mártires, y esto ha dado vida”, observó. A propósito les pidió estar atentos porque el diablo es astuto. Y lo explicó con una anécdota: “los japoneses, cuando en la persecución religiosa torturaban a los cristianos –también donde vosotros, muchas torturas– después les llevaban a la cárcel; pero un mes antes del juicio, cuando tenían que hacer la apostasía, les llevaban a una casa bonita, les daban de comer bien, en un agradable bienestar”. ¿Y por qué hacían esto? El Papa explicó que “para ablandar la fe, para que probaran el placer de estar bien, y después les proponían de nuevo la apostasía y ellos cedían, porque se habían debilitado”.

Sin ánimo de hacer el profeta, Francisco advirtió que esto les puede suceder. “Si no vais adelante con la fuerza de la fe, con el celo, con el amor a Jesucristo, si os hacéis blandos –cristianismo ‘al agua de rosas’, débiles– vuestra fe caerá”.

Por eso, el Pontífice les recordó que el demonio es astuto y hará esta propuesta del bienestar religioso. De este modo les pidió por favor que no se olviden de que son hijos de mártires y “el celo apostólico no se puede negociar”.

“Sois Iglesia de mártires, y esta es una promesa para toda Asia. Id adelante. No os rindáis. Nada de mundanidad espiritual, nada. Nada de catolicismo fácil, sin celo. Nada de bienestar religiosos. Amor a Jesucristo, amor a la cruz de Jesucristo y amor a vuestra historia”, pidió el Papa a la comunidad coreana.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

@media only screen and (max-width: 600px) { .printfriendly { display: none !important; } }