El Papa pide a los obispos nigerianos que no se cansen de hacer el bien

El Santo Padre escribe una carta para animar a esta nación en la dificil situación que les está tocando vivir

Share this Entry

Nigeria, conocida como el “gigante de África” está destinada a jugar un rol de primer plano no solo en ese continente, sino en el mundo entero. Así lo asegura el Santo Padre en un carta enviada a los obispos de este país en vista de la “situación vivida actualmente en vuestro país”.

Así como recuerda el Papa, en estos últimos años Nigeria ha experimentado un fuerte crecimiento en el plano económico pero al mismo tiempo se ha tenido que enfrentar a graves dificultades, entre las cuales, nuevas y violentas formas de extremismo y fundamentalismo, por cuestiones étnicas, sociales y religiosas. Por eso, recuerda el Papa que “muchos nigerianos han sido asesinados, heridos y mutilados, secuestrado y privados de todo: de los seres queridos, de la propia tierra, de los medios de subsistencia, de su dignidad, de sus derechos. Muchos no han podido volver a sus casas. Creyentes, tanto cristianos como musulmanes, se han unido por un trágico fin, mano de personas que se proclaman religiosas, pero que abusan de las religiones para hacer una ideología de plegar a los propios intereses de opresión y de muerte”.

El grupo extremista Boko Haram está provocando la muerte de cientos de personas en este país, así como secuestros y violaciones, sembrando el terror en Nigeria. Sin ningún tipo de distinción, atacan escuelas y poblados enteros. En medio de esta situación inestable, están previstas las elecciones para el día 28 de marzo.

El Papa asegura en su misiva que está cerca de ellos y de cuantos sufren: “cada día os llevo en mi oración”. Además, recuerda que la paz no es solo la ausencia de conflictos o resultado de algún compromiso político o fatalismo resignado. “La paz para nosotros es un don que viene de lo Alta, es Jesucristo mismo, Príncipe de la Paz, Aquel que ha hecho de los dos un solo pueblo”, afirma el Santo Padre.

A propósito, Francisco expresa un sincero agradecimiento, porque “en medio de tantas pruebas y sufrimientos, la Iglesia en Nigeria no cesa de testimoniar la acogida, la misericordia y el perdón”. “No os canséis de hacer el bien”, implora el Santo Padre.

A sus hermanos en el episcopado, el Pontífice pide que vayan adelante con ánimo y perseverancia por el camino de la paz. Y así, exclama: “¡Acompañad a las víctimas! ¡Socorred a los pobres! ¡Educad a los jóvenes! ¡Haceros promotores de una sociedad más justa y solidaria!”



Share this Entry

Staff Reporter

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación

console.log("Prueba")