The Basilica di Santa Maria Maggiore on the Esquiline Hill

WIKIMEDIA COMMONS

El Papa da gracias a la Virgen por su viaje a América Latina

Desde el aeropuerto fue directamente a Santa María la Mayor. Desde el avión envió telegramas a los presidentes de los países que sobrevolaba

Share this Entry

El papa Francisco, como ya es costumbre después de sus viajes internacionales, visitó la basílica de Santa María la Mayor tras aterrizar en Roma y antes de ir al Vaticano. Allí, el Pontífice dio las gracias a la Virgen “Salus populi romani” tras su viaje apostólico en Ecuador, Bolivia y Paraguay.

El Santo Padre también pasó por allí el pasado 4 de julio, previamente a la partida de su viaje de ocho días a América Latina. Ese día, rezó durante unos veinte minutos  frente al icono mariano, y dejó un ramo de flores de los colores de las banderas de los tres países que iba a visitar.

Con la visita de hoy, son ya 23 las ocasiones en las que el Santo Padre ha acudido a esta basílica mariana de Roma. La primera vez fue al día siguiente de su elección como sucesor de Pedro.

Durante el vuelo, también como es tradición, Francisco envió telegramas a los presidentes y jefes de Estado de las naciones que iban sobrevolando: Paraguay, Bolivia, Brasil, Cabo Verde, Marruecos, España e Italia.

Así, al presidente paraguayo Horacio Cartes le envió “un cordial saludo”, “renovando de nuevo mi agradecimiento y afecto a ese querido pueblo”. Y añadió “lo llevo en el corazón y pido al Señor copiosas gracias para todos, que les ayuden a progresar en fraternidad y armonía”. Al presidente Morales, le reiteró su “afecto y gratitud a ese querido pueblo”. También afirmó que “los llevo en mi corazón y ruego al Señor abundantes gracias para todos, que les permitan progresar cada día más en una armoniosa convivencia y una paz estable”.

En su telegrama a la presidenta Dilma Rousseff, deseó a Brasil “un futuro sereno y feliz para sus hijos” y envió su bendición apostólica. Mientras tanto, en el mensaje a Jorge Carlos Fonseca, presidente de Cabo Verde, invocó para toda la nación “benevolencia divina para que se consolide en la esperanza y la alegría de vivir en armonía y el bienestar para todos sus hijos”.

Del mismo modo, al Mohammed VI, rey de Marruecos, le deseó “prosperidad social y espiritual”. Al rey de España, Felipe VI, reiteró su afecto por los españoles, “rogando al Señor abundantes dones celestiales que los ayuden a vivir en armoniosa convivencia”.

Finalmente, al presidente de la República Italiana, Sergio Mattarella, le asegura “una oración especial por el bien, la serenidad y la prosperidad” de toda la nación italiana.

 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación