ZENIT

ZENIT - HSM

DESCARGAR EL SERVICIO DIARIO DE ZENIT EN FORMATO TEXTO

Martes 3 de noviembre de 2015

Share this Entry

Misa solemne de Francisco en el Vaticano por los cardenales y obispos fallecidos

Una solemne ceremonia, pidiendo el premio prometido para los ‘siervos buenos y fieles’ que murieron el último año: 12 cardenales; un patriarca y 99 obispos y cardenales

El santo padre Francisco presidió este martes por la mañana en la basílica de San Pedro, una misa solemne por los cardenales, arzobispos y obispos fallecidos a lo largo del año. Los purpurados muertos entre el 26 de octubre de 2014 y el 26 de octubre de 2015 son 12, y 99 los arzobispos y obispos.

La santa misa ha sido celebrada en el altar de la Cátedra de San Pedro, que se encuentra en la cabecera de cruz latina que tiene la planta de la basílica, debajo del vitral del Espíritu Santo, y en donde el artista barroco Gian Lorenzo Bernini representó en ébano el trono de Pedro. 

El Pontífice vestía paramentos rojos y dorados, así como los cardenales que se encontraban a los lados del altar. El coro pontificio de la Capilla Sixtina acompañó el rito, que incluyó en la antífona de la comunión el salmo responsorial ‘De profundis’: ‘Desde lo hondo a ti grito Señor, el Señor escucha mi voz’.

 “Recordamos hoy a los hermanos cardenales y obispos fallecidos en el último año. Sobre esta tierra han amado a la Iglesia su esposa, y nosotros rezamos para que en Dios puedan gozar de la plena alegría, en la comunión de los santos”, dijo el Papa en la homilía después del evangelio de san Juan. Y pidió pensar “con gratitud a la vocación de estos sagrados ministros “para quienes pedimos el premio prometido a los ‘siervos buenos y fieles’. E invitó a servir, imitando al Señor, “que dio el ejemplo lavando los pies a sus discípulos”.

En el ofertorio también se recitó el salmo que recuerda: ‘Las almas de los justos están en las manos de Dios, ningún tormento los tocará’. 

Entre los doce cardenales fallecidos este año, figura el argentino Jorge María Mejía, director emérito de la Biblioteca y Archivos secretos del Vaticano. Y los 99 entre obispos y arzobispos, contaban en la lista de los fallecidos por orden cronológico, a diversos españoles y latinoamericanos: el brasileño Alberto Forst; Juan Antonio Flores Santana, de República Dominicana; Javier Azaga Labiano, de España; Sebelio Peralta Álvarez, de Paraguay; Alfredo Novak, de Brasil; José Maria Hernández González, de México; José Martíns da Silva, de Brasil; Adalberto Rosat, de Bolivia; Abel Costas Montaño, de Bolivia; Bernardo Witte, de Argentina; Antonio Dorado Soto, de España; Alonso Llano Ruiz, de Colombia; Juan Carlos Maccarrone, de Argentina; Joao Alves dos Santos, de Brasil; Antonio Guimaraes Rezende, de Brasil; Vicente Zico, de Brasil; Geraldo Majela de Castro, de Brasil; Giyu Plante, de Honduras; Francisco Barbosa da Silveira, de Uruguay; Víctor de la Peña Pérez, Perú; Omar Colomé, de Argentina; Rogelio Livieres Plano, de Paraguay; Carlos Altamirano Arguello, de Ecuador; Gilberto Jiménez Narvaez, de Colombia.

La misa concluyó con la antífona mariana: ‘Sub tuum praesidium’, ‘Bajo tu protección buscamos refugio, santa Madre de Dios’.

 

 

El Papa a los obispos y cardenales: ‘Vivir para servir’

El papa Francisco preside en el basílica de San Pedro la celebración eucarística por los prelados fallecidos durante este año

“Quien sirve y dona, parece un perdedor a los ojos del mundo”. Pero, en realidad, “precisamente perdiendo la vida, la encuentra”. Porque “una vida que se desprende de sí, perdiéndose en el amor, imita a Cristo: vence la muerte y da la vida al mundo. Quien sirve salva”. Al contrario “quien no vive para servir, no sirve para vivir”. Así lo ha recordado el papa Francisco en la misa celebrada esta mañana en la basílica vaticana, por los cardenales y obispos fallecidos durante este año.

Ha invitado a pensar con gratitud también “en la vocación de estos sagrados ministros: como indica la palabra, es sobre todo lo de ministrare, es decir, servir”. Por eso mismo, ha indicado que mientras pedimos por el premio prometido a los “siervos buenos y fieles”, “estamos llamados a renovar la elección de servir en la Iglesia”.

A propósito, el Santo Padre ha recordado que Jesús vino “para servir y no para ser servido” y no puede “ser otra cosa que un pastor preparado para dar la vida por sus ovejas”.

Por otro lado, ha subrayado que el Evangelio nos recuerda que “Dios amó tanto al mundo”.  Francisco ha explicado que “se trata realmente de un amor tan concreto, tan concreto que ha tomado sobre sí nuestra muerte”. Para salvarnos –ha proseguido– nos ha alcanzado allá donde habíamos acabado, alejándonos de Dios dador de vida: en la muerte, en el sepulcro sin salida.

Del mismo modo, el Pontífice ha recordado que el abajamiento que el Hijo ha cumplido, arrodillándose como un siervo hacia nosotros para asumir todo lo que es nuestro, hasta abrirnos las puertas de la vida.    Haciendo referencia al Evangelio en el que se compara a Cristo con la “serpiente levantada”, el Santo Padre ha indicado que esta imagen lleva al episodio de las serpientes venenosas que en el desierto atacaban al pueblo en camino. De este modo, ha recordado que los israelitas que habían sido mordidos por las serpientes, no morían sino que vivían si miraban a la serpiente de bronce que Moisés, por orden de Dios, había levantado en un hasta. Una serpiente que salva de las serpientes. “La misma lógica está presente en la cruz, a la que Cristo se refiere hablando con Nicodemo. Su muerte nos salva de nuestra muerte”, ha precisado Francisco.

Además, el Santo Padre ha asegurado que a nuestros ojos la muerte aparece oscura y angustiante. Pero Jesús no ha huído de ella, “sino que la ha tomado plenamente sobre sí con todas sus contradicciones”.

Al respecto, ha observado que este estilo de Dios, que nos salva sirviéndonos y aniquilándose, nos enseña mucho. “Nosotros nos esperaremos una victoria divina triunfante; Jesús sin embargo nos muestra una victoria muy humilde”, ha añadido.     

Levantado en la cruz — ha indicado– deja que el mal y la muerte se ensaña contra Él mientras continúa amando. Y para nosotros “es difícil aceptar esta realidad”. El Papa ha asegurado que es un misterio, “pero el secreto de este misterio, de esta humildad extraordinaria está en la fuerza del amor”.     

El Santo Padre ha explicado que en la Pascua de Jesús vemos juntos a la muerte y al remedio de la muerte y esto es posible “por el gran amor con el que Dios nos ha amado, por el amor humilde que se abaja, por el servicio que sabe asumir la condición de siervo”. Así, Jesús no ha quitado el mal, sino que lo ha transformado en bien. “No ha cambiado las cosas con palabras, sino con hechos; no en apariencia, sino en sustancia; no en superficie, sino a la raíz” ha explicado. El Papa ha asegurado que Jesús “ha hecho de la cruz un puente hacia la vida”. Y también nosotros — ha indicado– podemos vencer con Él, si elegimos el amor solícito y humilde, que permanece victorioso para la eternidad.

Finalmente, el Pontífice ha advertido que “nosotros somos llevados a amar lo que necesitamos y deseamos. Dios, sin embargo, ama hasta el final al mundo, es decir, a nosotros, tal y como somos”. Y así, ha invitado a los presentes a no inquietarse por lo que “nos falta aquí abajo, sino por el tesoro de allí arriba; no por lo que nos sirve, si no por que verdaderamente sirve”. Y así ha concluido deseando “que sea suficiente para nuestra vida la Pascua del Señor, para quedar libres de los afanes de las cosas efímeras, que pasan y desvanecen en la nada”, ser “siervos según su corazón: no funcionarios que prestan un servicio, sino hijos amados que donan la vida por el mundo”.       

 

 

Francisco rezó en las Grutas Vaticanas ante los pontífices que le precedieron

Con motivo del día de los muertos, en la necrópolis ubicada debajo de la actual basílica San Pedro

Con motivo del día en que la Iglesia recuerda a los difuntos, el santo padre Francisco realizó ayer lunes por la tarde, una visita privada a las llamadas Grutas Vaticanas. Las mismas son parte de la antigua iglesia constantiniana del siglo IV, situada debajo de la actual basílica de San Pedro. Hoy es una serie de pasillos, capillas y altares en los que se encuentran sepultados diversos Pontífices. 

El Santo Padre llegó a las 18 horas y rezó en varias de las sepulturas delante de las que pasó, entre ellas, la del beato Paolo VI, la de Juan Pablo I, y la de Pío XII. La tumba de Juan Pablo II que antes estaba en las Grutas del Vaticano, actualmente está en la basílica, debido a la gran cantidad de peregrinos que le visitan.

Francisco presidió también una breve liturgia en la capilla que da hacia la sepultura del apóstol Pedro. Le acompañaron un pequeño grupo de personas y religiosas, entre ellos el cardenal Angelo Comastri, arcipreste de la basílica de San Pedro.

Y por la mañana de este martes, a las 11.30, el Papa presidirá la misa en la basílica de San Pedro por los cardenales, arzobispos y obispos fallecidos a lo largo del año. Los purpurados muertos entre el 26 de octubre de 2014 y el 26 de octubre de 2015 son 12, y los arzobispos y obispos son 99. 

 

 

Vatileaks II, salen este miércoles dos libros con los documentos robados al Vaticano

La iniciativa editorial fue precedida por el arresto de dos ‘cuervos’. El ataque al Vaticano se perfila como un boomerang. Dejará claro que el Papa quiere transparencia y que a pesar de las dificultades hay empeño para lograrlo – (Artículo de opinión)

El llamado Vatileaks II, o sea una fuga de noticias reservadas del Vaticano, encuentra similitudes con el caso Paolo Gabriele, apodado ‘el cuervo’, el mayordomo de Benedicto XVI que pasó gran cantidad de información reservada a medios de comunicación.

Ahora son dos personas las que están sospechadas de filtrar los datos reservados: uno, el sacerdote español, Luis Ángel Vallejo Valda, 50 años, de una sociedad sacerdotal relacionada con el Opus Dei y de quien la prelatura tomó distancia, y puesto allí por su obispo diocesano, terminado como secretario de la oficina del Revisor. La otra es una relaciones públicas italiana, 32 años, Francesca Chaouqui.

Ambos arrestados por la Gendarmería del Vaticano este fin de semana con la acusación de filtrar información reservada, que en la legislación de la Santa Sede podría ser pagado con hasta ocho años de prisión. Estos documentos servirán para dos libros, uno ‘Avaricia’ del escritor Emiliano Fittipaldi; y ‘Vía Crucis’, de Gianluiggi Nuzzi.

Las coincidencias saltan al ojo si se piensa a las cartas filtradas por mayordomo Gabriele, como la de Mons. Viganó que indicaba con puntualidad gastos inflados en el Vaticano.

Entretanto el panorama es muy diverso. Mientras Benedicto XVI era un pontífice muy querido por todos, no despertaba tanto entusiasmo entre el católico de a pie. Un Papa seguramente de gran virtud y santidad que entretanto fue muy maltratado por los medios de comunicación y víctima de una serie de malentendidos, como su lección magistral en la universidad alemana de Ratisbona.

Le tocó además enfrentar uno de los peores escándalos de la historia, el de la pedofilía, sobre el cual la revista News Week se preguntaba si la Iglesia sobreviviría a esto. Benedicto XVI lo hizo modificando la legislación de la Santa Sede, tomando en cuenta a las víctimas y señalando medidas que evitaran en futuro que esto se repitiera. Señaló además la línea que la Santa Sede debía tomar en materia de transparencia financiera.

Ahora el papa es Francisco, un Pontífice que ha despertado gran entusiasmo en los fieles de todo el mundo, que en el juicio de un periodista laico ‘ha devuelto a los fieles el orgullo de ser católicos’. Con una serie de reformas que apuntan la línea indicada por Benedicto XVI, o sea la transparencia financiera, ‘tolerancia cero’ hacia los casos de pederastría, una reforma de la Curia Romana que apunta a darle vitalidad, y una ‘Iglesia en salida’, que sepa acoger a todos invitándolos a seguir lo que Jesús indica en el Evangelio y la Iglesia en sus preceptos.

En las anticipaciones que se tiene de ambos libros, algunos datos son más que discutibles: que los cardenales sigan viviendo en departamentos grandes, cuando los que dispone el Vaticano son casi todos de esta tipología.

Y otros más serios, como el Santo Padre que en una grabación pediría que se hagan hacer tres presupuestos antes de cada gasto, y que no se pague lo que no fue presupuestado. O cuando lamenta la falta de informaciones dada por entes del Vaticano, lo que no permite saber la superficie de diversos edificios y la consecuente desinformación sobre la renta.

En todo esto parece claro que la línea querida por el Papa no acepta dobleces, que quiere la transparencia, que lucha para cambiar la inercia existente en la administración de la Santa Sede, y que va obteniendo logros.

En la invitación a los periodistas para la presentación del libro ‘Via Crucis’ de Nuzzi, que sale este miércoles en 22 países se lee “De grabaciones y documentos inéditos, la difícil lucha del papa Francisco para cambiar a la Iglesia”.

El escándalo sería que el Papa propusiera en público algo y otra cosa en privado. Y queda evidente que no es así. En cambio el escándalo es que documentos privados hayan sido filtrados, y que periodistas y casas editoriales los usen y juegen con ellos para publicar best-seller, destinados a ganar el dinero.

 

 

El Papa reza por las víctimas del incendio en una discoteca de Bucarest

​La tragedia en un local de la capital de Rumanía se ha cobrado la vida de 30 personas y ha causado 187 heridos

El santo padre Francisco ha enviado un telegrama, firmado por el cardenal Pietro Parolin, secretario de Estado, para dar el pésame por los numerosos jóvenes que perdieron la vida el pasado fin de semana en una discoteca en el centro de Bucarest. El telegrama está dirigido al presidente de la república de Rumanía, Klaus Iohannis.

De este modo, el Pontífice expresa “profundo dolor por el trágico accidente que tuvo lugar en la discoteca de Bucarest en la que han perdido la vida muchos jóvenes”. Y “en el asegurar su cercanía espiritual a los familiares de las víctimas, a las autoridades gubernamentales y a toda la nación” encomienda “a la misericordia del Señor a los que han fallecido en tan dramáticos eventos”.

30 muertos y 187 heridos fue el resultado del incendio en la discoteca el pasado sábado en la capital de Rumanía. Parece que el incidente fue provocado por un fallo con los fuegos artificiales que se emplearon en el concierto de rock que tenía lugar dentro del local.

 

 

La tragedia en un local de la capital de Rumanía se ha cobrado la vida de 30 personas y ha causado 187 heridos

Concluye en Madrid el V Congreso de la Fundación Ratzinger

Se ha celebrado en el contexto del V Centenario del nacimiento de santa Teresa de Jesús, con el título “La oración, fuerza que cambia el mundo”

La Fundación Vaticana Joseph Ratzinger-Benedicto XVI clausuró su V Congreso Internacional, celebrado por primera vez en España, en la Universidad Francisco de Vitoria de Madrid. Durante dos días, los participantes profun
dizaron sobre el tema “La oración, fuerza que cambia el mundo”. En esta ocasión, el encuentro fue organizado por la Fundación Ratzinger de la Santa Sede, la Universidad Francisco de Vitoria y la Fundación para el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús.

La reunión tuvo como protagonista a la oración, una cuestión íntimamente ligada a la espiritualidad teresiana y muy presente también en el pensamiento y magisterio de Joseph Ratzinger-Benedicto XVI.

El miércoles, los participantes escucharon el saludo del papa Francisco desde Roma, sus buenos deseos y su llamada a orar juntos. Al día siguiente, Mons. Giuseppe Scotti, presidente de la Fundación Ratzinger, presentó las conclusiones del encuentro.

Citando la ponencia del profesor de la Universidad Pontificia de la Santa Cruz, Bernardo Estrada, el sacerdote italiano recordó cómo Benedicto XVI “hace ver que la humanidad auténtica, el llegar a ser plenamente hombre, solo se puede comprender a partir de Dios y en relación con Dios. Y esa relación incluye el hablar con Dios y escucharlo”.

Mons. Scotti prosiguió afirmando que “estamos aquí porque nuestra inteligencia está abierta a la fe. De esto estamos plenamente convencidos y estamos felices”. “Estamos aquí porque la enseñanza y el testimonio de Teresa, mujer sorprendida totalmente por Dios, nos fascina”, insistió, al tiempo que explicó que, como indicó Mons. Luis Francisco Ladaria, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe y profesor en la Pontificia Universidad Gregoriana, “la oración cristiana es una dimensión de la respuesta en la fe del hombre que se sabe interpelado por Dios, que quiere establecer con él un diálogo amoroso”.

Durante su intervención, el presidente de la Fundación Ratzinger señaló que el Pontífice argentino, durante el Ángelus de hace unos domingos, invitó a un grupo de personas sin hogar a distribuir unos libros de oración a los asistentes en la Plaza de San Pedro. “Nos ha recordado que los pobres de hoy son similares a los pastores del Evangelio, enviados por los ángeles para llevar el mensaje de alegría y paz”, destacó.

Por último, Mons. Scotti preguntó a los asistentes “¿cuál es el lugar de la fe en el futuro?”, animándoles a “ser los constructores del futuro, mirando el estilo, la pasión y la iniciativa de Teresa”.

A continuación, el rector de la UFV, Daniel Sada, agradeció a la Fundación Vaticana el haber confiado en su universidad: “Para la UFV ha supuesto un orgullo y un honor formar parte de este importante Congreso científico que se celebra por primera vez en España y que nos permite, como universidad católica que somos, colaborar estrechamente con la Santa Sede y con la Fundación para el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús. Primero, porque viene de la Iglesia. Y segundo, porque Benedicto XVI es muy importante para nuestra universidad ahora que nos preguntamos qué significa ser universidad y qué significa ser católica. Hemos buscado referencias y en él hemos encontrado una gran abundancia de textos para avanzar en la respuesta de esta pregunta y nos ha dado mucha luz para estudiar qué es “ensanchar los horizontes de la razón” que tiene mucho que ver con nuestra misión en la universidad”, apuntó.

“También quiero dar las gracias a la Fundación para el V Centenario del Nacimiento de Santa Teresa de Jesús, a los más de 300 asistentes al Congreso y a los más de 200 que nos han seguido online a través de Evangelización Digital de muchos países de Estados Unidos, Méjico, Colombia y España, entre otros”, añadió el rector.

Por último, Sada aseguró que “este congreso nos lleva a comprometernos y a que tenga frutos. Por eso, daremos continuidad a este congreso con diferentes actividades en colaboración con la Fundación Joseph Ratzinger y publicaremos las memorias de este Congreso, en colaboración con la Biblioteca de Autores Cristianos (BAC)”.

En el encuentro participaron, entre otros, el nuncio apostólico en España, Mons. Renzo Fratrini; el arzobispo de Valladolid y presidente de la Conferencia Episcopal Española (CEE), cardenal Ricardo Blázquez; el arzobispo de Madrid y presidente del Comité Científico del Congreso, Mons. Carlos Osoro; Mons. Luis F. Ladaria, secretario de la Congregación para la Doctrina de la Fe; el P. Agustí Borrell, vicario general de la Orden del Carmelo Descalzo; y diversos profesores de universidades tanto españolas como internacionales.

Asimismo, tuvieron lugar mesas redondas sobre cómo la oración transforma a la persona, a la familia, a la Universidad, al corazón del joven y su compromiso social, o al compromiso político.

Durante los días previos, y también durante la celebración del Congreso, se organizó una intensa programación cultural, de alta calidad, en diferentes lugares de Madrid, incluyendo la propia UFV. De la mano de la Fundación V Centenario, se estrenaron mundialmente varios espectáculos de música y danza contemporánea sobre la oración y santa Teresa. La semana de actividades concluyó con una peregrinación de los participantes a Ávila, el viernes día 30.

 

Hospitalidad, dignidad y derechos, claves del trabajo de la Iglesia en España con las personas migrantes y refugiadas

La Comisión Episcopal de Migraciones, CONFER, Cáritas, el Sector Social de la Compañía de Jesús y Justicia y Paz articulan una estrategia conjunta ante el reto de las migraciones

La Comisión de Migraciones de la Conferencia Episcopal Española (CEE), la Conferencia Española de Religiosos (CONFER), Cáritas Española, el Sector Social de la Compañía de Jesús y Justicia y Paz han aprobado este martes el “Marco Común de la Red Intraeclesial frente a la situación actual” para articular una estrategia conjunta de Iglesia ante el reto de las migraciones.

Las tres claves del trabajo de la Iglesia con las personas migrantes y refugiadas que articulan la iniciativa que acaba de ser aprobada son “la hospitalidad, la dignidad y el respeto de los derechos”, señalan las citadas organizaciones en un comunicado.

Con este documento, las entidades promotoras de la Red Intraeclesial “pretenden consolidar la estrategia estatal conjunta que vienen impulsando para organizar, a la luz del Jubileo de la Misericordia convocado por el Papa Francisco en 2016 para conmemorar el 50 aniversario del Concilio Vaticano II, una respuesta global y coordinada a la realidad de las migraciones en nuestro país, que se ha visto agudizada en los últimos meses con la aparición de nuevos escenarios en el seno de la Unión Europea”, explican.

Según se señala en la introducción, “el objetivo de este Marco Común no es otro que el de continuar con nuestra línea de trabajo conjunta, articulada a través de esta Red Intraeclesial desde la voluntad de impulsar una presencia coordinada de Iglesia y de compartir el núcleo de esta reflexión, que luego alimentará los distintos espacios de cada una de nuestras entidades, según su misión y carisma”.

Las entidades pretenden “sostener públicamente un discurso común y una mirada compartida sobre el hecho migratorio en todas sus vertientes, así como la convicción sobre la necesidad de sensibilizar a las propias comunidades cristianas en la defensa de los derechos de las personas migrantes y refugiadas, en el cultivo y desarrollo de una cultura de la acogida del diferente inspirada en la hospitalidad”.

Además, valoran como una gran oportunidad la corriente de sensibilidad social y comunitaria expresada en múltiples formas hacia las personas en busca de protección internacional. Al mismo tiempo, lamentan ciertas sombras del actual horizonte político y mediático “al establecer categorías sobre las
personas que se encuentran en situación de movilidad, al situar en lugar preferente los derechos de unas personas solicitantes de asilo –que proceden de un determinado conflicto o de un determinado país– ante los de otros solicitantes de asilo y los de otras personas migrantes”.

En el documento se recogen cuatro constataciones. Primero, “la actual situación no es solo una emergencia, sino el resultado de una política orientada exclusivamente al control de flujos”. Segundo, “estamos ante una situación que no afecta solamente a las personas en busca de protección internacional, sino a la dignidad y a los derechos de todos los migrantes”. Tercero, “es imprescindible activar en Europa una mirada larga que aborde las causas de las migraciones forzadas. Y cuarto, “es urgente transformar el reto en oportunidad, ya que las migraciones son una oportunidad para el desarrollo de los pueblos”.

La Comisión Episcopal de Migraciones de la CEE, CONFER, Cáritas Española, el Sector Social de la Compañía de Jesús y Justicia y Paz proponen, junto a la puesta en marcha en Europa de un plan urgente de acogida humanitaria e integración, articular en paralelo medidas que incidan en las causas de los desplazamientos. Es decir, se trata de “asegurar la paz y el desarrollo tanto en los países de origen como de tránsito hacia Europa es una pieza clave de nuestro futuro común”; “atajar las causas de la migración involuntaria, como son los conflictos armados, la pobreza y la desigualdad, el cambio climático, la competencia por los recursos naturales, la corrupción y el comercio de armas”; “aumentar la Ayuda Oficial al Desarrollo de los países de la UE hasta alcanzar el prometido 0,7 por ciento del PIB. Esta ayuda debe prestar atención prioritaria a los Estados más frágiles y a los países menos desarrollados”; “exigir a la ONU su apoyo a aquellas acciones que aseguren la paz en zonas de conflicto”; “abordar de raíz las causas de la trata de personas. Esto pasa por considerar a las víctimas de trata no como infractores, sino como víctimas de un delito, y proporcionar respuestas eficaces de apoyo y tratamiento a las víctimas de trata”; y de tener “una mirada inclusiva sobre la acogida, la integración y la interculturalidad”.

La Red Intraeclesial ha acordado “trabajar de forma conjunta y coordinada tanto a nivel interno como ante a los poderes públicos, en defensa de unas políticas de acogida e integración que incidan en el cambio de estereotipos y en combatir, a través de una mirada inclusiva, los discursos racistas y xenófobos en nuestra sociedad”.

Las entidades muestran su convicción de que “las migraciones son una oportunidad para el desarrollo de los pueblos, no solo para las sociedades de origen y tránsito, sino también para nuestras propias sociedades que hoy se configuran ya como espacios de mestizaje, que se enriquecen en la convivencia con los otros”.

Por ello, el Marco Común supone una invitación a encontrar “inspiración en la parábola del Buen Samaritano” y “a superar el miedo para ir al encuentro del otro, del extraño, del extranjero y reconocerlo como ser humano”.

“Este encuentro –recuerda la nota– nos cuestionará, nos hará cambiar los planes y tomar una dirección distinta, como hizo el Buen Samaritano al ver al hombre apaleado al borde del camino. Pero nos llevará también a descubrir riquezas humanas insospechadas, allí donde el miedo nos hacía ver sólo riesgos y peligros”.

En definitiva, con esta iniciativa las organizaciones que integran la Red quieren responder a la pregunta del Santo Padre en su mensaje para la Jornada Mundial del Emigrante y Refugiado 2016: “¿Cómo hacer de modo que la integración sea una experiencia enriquecedora para ambos, que abra caminos positivos a las comunidades y prevenga el riesgo de la discriminación, del racismo, del nacionalismo extremo o de la xenofobia?”.

 

 

Argentina: el Papa nombra nuevos obispos en Bahía Blanca y Zárate-Campana

Monseñor Pedro María Laxague sustituye a monseñor Óscar D. Sarlinga en  Zárate-Campana y Fray Carlos Azpiroz Costa, O.P será nuevo arzobispo de Bahía Blanca

El papa Francisco ha aceptado este martes la dimisión de monseñor Óscar D. Sarlinga como obispo de Zárate-Campana y ha nombrado como sucesor a monseñor Pedro María Laxague, hasta ahora obispo auxiliar de Bahía Blanca.

Asimismo ha nombrado a fray Carlos Azpiroz Costa, O.P., como arzobispo coadjutor de la arquidiócesis de Bahía Blanca.

Monseñor Pedro María Laxague – nuevo obispo de Zárate – Campana

Pedro María Laxague nació en Coronel Pringles, provincia de Buenos Aires, el 4 de septiembre de 1952. Hizo sus estudios primarios y secundarios en el colegio salesiano San Pedro, de Fortín Mercedes. Obtuvo el título de bachiller en el Colegio Don Bosco, de Bahía Blanca, y el de ingeniero civil en la Universidad Nacional del Sud, de Bahía Blanca.

Después de una estadía de seis meses en el monasterio benedictino Notre Dame de Fontgombault, Francia, inició sus estudios eclesiásticos en la Pontificia Universidad Santo Tomás de Aquino (Angélicum) de Roma, donde obtuvo el título de bachiller en Filosofía y en Teología, y en 1991 el de licenciado en Derecho Canónico.  Fue ordenado sacerdote el 15 de julio de 1989 en la parroquia Santa Rosa de Lima, de Coronel Pringles, por monseñor Jorge Mayer, arzobispo de Bahía Blanca.

Después de su ordenación desempeñó diferentes cargos, tanto en la curia arquidiocesana como en la pastoral de la arquidiócesis de Bahía Blanca.

En el año 2000 el papa san Juan Pablo II lo distinguió con el título pontificio de Prelado de Honor de Su Santidad, y el 2 de septiembre de 2004 el arzobispo, monseñor Rómulo García, lo nombró vicario general de la arquidiócesis. El 21 de diciembre de 2006 fue ordenado obispo en Bahía Blanca.

En la Conferencia Episcopal Argentina monseñor Pedro Laxague es presidente de la Comisión de Apostolado Laico y Pastoral Familiar.

Por su parte, monseñor Óscar Sarlinga se retira de la diócesis de Zárate – Campana, 

tras su renuncia a la sede episcopal, para comenzar un tiempo especial de oración, según estableció de común acuerdo con el papa Francisco y la nunciatura apostólica.

El prelado se despidió de la comunidad con una misa presidida en el santuario y basílica de Nuestra Señora de Luján, al término de la peregrinación diocesana. “Con las instancias de la Santa Sede, hemos elegido este día de la peregrinación del pueblo de Dios a Luján para decirles, con todo cariño y con toda paz, que es la última misa que celebro con la comunidad diocesana”, anunció el obispo.  “Con la disponibilidad de mi misión como obispo diocesano de Zárate-Campana, he pedido al papa Francisco un tiempo especial para hacer oración”, precisó.

Monseñor Sarlinga se ha visto envuelto en denuncias de «malversación de fondos, lavado de dinero, abuso de poder y comportamientos inapropiados”, acusaciones sobre las cuales se está indagando.

Fray Carlos Alfonso Azpiroz Costa OP, nuevo coadjutor de Bahía Blanca

Nació en la ciudad de Buenos Aires el 30 de octubre de 1956. Realizó sus estudios primarios y secundarios en el Colegio Champagnat de Buenos Aires, de los Hermanos Maristas (1963-1974). A los 18 años inició la carrera de abogacía en la Facultad de Derecho de la Pontificia Universidad Católica Argentina (UCA). Ingresó en el noviciado de la Provincia argentina de San Agustín de la Orden de Predicadores, el 1º de marzo de 1980. Emitió su primera profesión el 28 de febrero de 1981. Comenzó sus estudios de Filosofía en el Centro de Estudios Institucionales, convento
Santo Domingo de Buenos Aires. El 10 de marzo de 1984 emitió la profesión solemne en dicho convento. Obtuvo el grado de Bachiller en Filosofía por la Universidad del Norte Santo Tomás de Aquino (UNSTA), universidad de la Provincia Dominicana. Comenzó sus estudios de Teología en el Centro de Estudios Institucionales (afiliado a la facultad de Teología de la UCA) obteniendo el grado de Bachiller en Teología.

Durante los años de estudiantado, fue profesor de Catequesis en el Colegio de las Hermanas Dominicas del Santísimo Rosario, e inició su carrera docente universitaria como auxiliar de las cátedras de Antropología, Teológica, Teología Dogmática en la UCA, en las facultades de Ciencias Económicas y de Derecho; también como asistente de Filosofía Social en la facultad de Filosofía de la UNSTA.

Recibió la ordenación diaconal de manos del cardenal Eduardo Francisco Pironio el 8 de agosto de 1986. Al año siguiente, en la vigilia de la solemnidad de la Asunción de la Virgen María, el cardenal Pironio lo ordenó sacerdote. Al poco tiempo el Capítulo Provincial lo designó secretario de la Provincia.

En septiembre de 1989 fue enviado a Roma para estudiar Derecho Canónico en el Angelicum, donde obtuvo el doctorado en Derecho Canónico en noviembre de 1992.

Viviendo en Roma fue elegido prior del Convento San Martín de Porres, de Mar del Plata, noviciado de la Provincia Argentina. Durante esos tres años desplegó también su actividad docente en la Universidad Fasta de Mar del Plata.  El Capítulo Provincial de 1995 lo eligió secretario de Provincia y en noviembre de ese año prior del Convento Santo Domingo de Buenos Aires.

A mediados de 1997 el Maestro General de la Orden lo nombró procurador general de la Orden en Santa Sabina, Roma. Desde entonces fue profesor de «Derecho de la Vida Consagrada» en la Facultad de Derecho Canónico del Angelicum. Fue rector de la basílica de Santa Sabina desde 1997 a fines de 2000. Participando como invitado-perito en el Capítulo General electivo de Providence College, fue elegido maestro de la Orden el 14 de julio de 2001.

El 14 de julio de 2001, participando como invitado-perito en el Capítulo General electivo que se llevaba a cabo en Rhode Island, Estados Unidos, fue elegido Maestro General de la Orden de Predicadores, convirtiéndose en el 85° sucesor de Santo Domingo de Guzmán y el primer clérigo no europeo en ocupar dicho puesto después de más de 300 años.

 

España: la revista Misión entrega sus Premios a la Familia 2015

Los galardonados han sido la Federación Española de Familias Numerosas, Gas Natural Fenosa, May Feelings, María José Mansilla y la familia Lozano Pérez

Por quinto año consecutivo, la revista Misión ha entregado este lunes en la Universidad Francisco de Vitoria (UFV) de Madrid los Premios a la Familia, que reconocen la labor de los galardonados en la defensa y el apoyo a esta institución esencial de la sociedad. Los premios constan de 5 categorías: Familia, Persona, Empresa, Institución y Comunicación.

El rector de la UFV, Daniel Sada, ha sido el encargado de entregar el Premio Empresa a Gas Natural Fenosa por promover la conciliación de la vida profesional y personal entre sus trabajadores. Al recibir el galardón, el responsable de Reputación y Sostenibilidad de Gas Natural Fenosa, Antonio Fuertes, ha resaltado que “desde las empresas podemos hacer mucho por la familia”. “Las empresas no podemos dar la espalda a las realidades personales y familiares de nuestros trabajadores, la vida profesional y personal deben complementarse para que todo el mundo pueda llevar a cabo su proyecto”, ha añadido.

Por su parte, la presidenta de la Federación Española de Familias Numerosas, Eva Holgado, ha recibido el premio en la categoría de Institución, y ha asegurado “con orgullo” que “dentro de las familias numerosas es donde menor incidencia hay de problemas como la separación. Transmitimos el mensaje más ilusionante del mundo, porque nosotros trabajamos por nuestras familias, por nuestros hijos y en definitiva por nuestra sociedad”.

A continuación, la familia Lozano Pérez al completo, compuesta por Rafael, Lola y sus seis hijos, ha sido galardonada con el Premio Familia por su compromiso y apoyo a las familias en dificultades. Este matrimonio, que dirige un centro de orientación familiar diocesano y colabora con la Fundación Red Madre en Madrid, ha explicado que “familia a familia se puede hacer muchísimo, simplemente aceptando el gran don de la vida y de los hijos”. Rafael Lozano ha indicado que, “teniendo la puerta de casa abierta, no hace más que entrar gente, dones y gracias, por lo que solo podemos invitaros a abrir las puertas de vuestra casa porque lo que pasa dentro es apasionante”. 

María José Mansilla, fundadora de Spei Mater y galardonada en la categoría de Persona, ha querido compartir el premio “con todos los rescatadores del proyecto Ángel, y con las consejeras y sacerdotes del proyecto Raquel que hacen una tarea escondida, uno a uno y sin llamar la atención, pero que son los verdaderos apóstoles de la misericordia y de la nueva evangelización”.

Por último, Joaquín de los Ríos y Santiago Requejo, cofundadores de May Feelings, han recibido el galardón en la categoría de Comunicación por el vídeo viral “La mejor red social”, “con el que queremos recordar a la gente que la familia es la primera y más importante red social de todas las que utiliza y, por tanto, la que deberíamos cuidar más”. 

“El objetivo de los Premios Misión es reivindicar a la familia como motor de políticas empresariales, económicas, sociales y culturales, y reconocer el testimonio de tantas personas que con su vida muestran que la familia es un valor a custodiar, promover y proteger”, han señalado sus promotores en un comunicado.

Misión es una revista familiar que presenta de forma atractiva temas de interés desde un prisma católico. Combina formación, información y entretenimiento para todos los miembros de la casa. Sus columnistas más habituales son Juan Manuel de Prada, Enrique García-Máiquez y María Vallejo-Nágera. 

La frescura y criterio de esta publicación de la Fundación Logos, apostolado de la congregación religiosa de los Legionarios de Cristo, han logrado que tenga un gran éxito, hasta convertirse en la más leída por las familias católicas de España. Actualmente, la revista cuenta con más de 125 mil suscriptores que la reciben gratuitamente en su hogar.

 

 

España: Escuelas Católicas promueve un pacto de Estado por la Educación

En la clausura de su XIII Congreso, la organización ha defendido la libertad de enseñanza. Además, ha pedido que se garanticen los derechos educativos de toda la sociedad

El presidente de Escuelas Católicas, el sacerdote salesiano Juan Carlos Pérez Godoy, ha reclamado un pacto educativo que aborde la mejora de la calidad del sistema y garantice los derechos y libertades educativas de toda la sociedad española. Lo ha expresado en la clausura del XIII Congreso de Escuelas Católicas en Madrid, un encuentro en el que han participado más de 1.800 educadores y directores de centros. 

A la espera de un pacto educativo, Pérez Godoy ha reivindicado que el derecho a la educación no siga sirviendo de coartada para pretensiones monopolizadoras, ha informado la organización en un comunicado. «No basta que haya pluralidad dentro de una escuela única, sino que se necesita pluralidad de escuelas», ha subrayado el presidente de Escuelas Católicas, quien ha defendido la libertad de enseñanza.

En su intervención, Pérez Godoy ha señalado que «el ideario es lo que justifica la existencia de nuestros centros y su concierto», al tiempo que ha manifestado que «la escuela católica no es una amenaza, sino una riqueza para nuestra sociedad democrática y plural». 

En el Congreso, las Escuelas Católicas han apostado mayoritariamente por el concierto educativo frente a otras fórmulas de financiación, por considerar que es el que mejor garantiza la equidad, la libertad de elección y la transparencia.

Durante tres días, la organización ha presentado todos los argumentos que avalan la necesidad de profundizar en la libertad de enseñanza en su sentido más amplio. En esta línea, ha pedido que la sociedad en general, y el sector en particular, apueste por la libertad de enseñanza como un pilar de la democracia y la pluralidad.

Asimismo, ha recordado que el compromiso de la escuela católica contribuye a mejorar nuestra sociedad y a hacerla más equitativa, y que la financiación económica es una condición para lograr todo esto.

Para todo ello, la reunión ha contado con ponentes como Carlos Pauner, alpinista español que ha coronado los “14 Ochomiles”; Siro López, formador y artista polifacético; Victoria Colbert, directora de la Fundación Escuela Nueva y Premio Mundial 2013 de Innovación Educativa; María Garaña, vicepresidenta de la división de soluciones empresariales de Miscrosoft EMEA, o Jesús Alcoba, director de La Salle International Graduate School of Business, entre otros.

Escuelas Católicas es una institución que representa en España a 2.048 centros educativos concertados católicos, 1.207.527 alumnos y 100.400 trabajadores. Cada dos años celebra una reunión abierta a todos los representantes de instituciones titulares y centros educativos. Hasta ahora han tenido lugar doce congresos, seis en Madrid y los otros cinco en Zaragoza, Valladolid, Sevilla, Valencia, Toledo y Valladolid.

En las ediciones anteriores se han abordado temas como el liderazgo educativo; la calidad; las nuevas reformas educativas y la autonomía de los centros; la alternativa que suponen los centros concertados de iniciativa social para dar respuesta a la demanda de la sociedad; la función directiva; la necesidad de que los centros educativos se adapten, con calidad, a nuevas realidades; la Formación Profesional; las TIC, y la prevención de dependencias.

 

San Carlos Borromeo – 4 de noviembre 

«Cardenal arzobispo de Milán, otra de las grandes figuras de la Iglesia. Ascendió al cardenalato apenas entrado en la veintena. Ejerció su fecunda misión pastoral sellándola con su gran caridad, ardor apostólico, piedad y devoción»

Entre otros santos, este ilustre cardenal fue contemporáneo de Felipe Neri, Ignacio de Loyola, y Francisco de Borja. Se convertiría en una de las figuras representativas de la Contrarreforma. California honra su memoria con una misión que lleva su nombre gracias al gran apóstol franciscano y santo mallorquín, fray Junípero Serra, que lo eligió para nominar su segunda fundación en 1770. Los restos mortales de este heroico misionero, que fue beatificado por Juan Pablo II el 25 de septiembre de 1988, se custodian en ella.

Carlos nació el 2 de octubre de 1538 en la fortaleza de Arona, propiedad de sus padres, los nobles Gilberto Borromeo y Margarita de Médicis, hermana del papa Pío IV. Era el tercero de seis vástagos, aunque la familia vivió la tragedia de la desaparición del primogénito que se cayó de un caballo. Precisamente este suceso fue interpretado por el santo como una señal del cielo que le invitaba a centrarse en la búsqueda del bien, para no ser sorprendido por la postrera llamada de Dios sin estar preparado. Fue un niño devoto, prematuro en su vocación, muy responsable, como lo fue en la asunción de las altas misiones que le serían confiadas. Con solo 12 años recibió la tonsura. Luego cursó estudios en Milán y en la universidad de Pavía, formación que completó provechosamente, a pesar de que no era excesivamente brillante, y además tenía una seria dificultad para expresarse. Su conducta intachable, en la que se advertía su gran madurez, le convirtió en modelo para otros estudiantes.

Ya había muerto su hermano mayor, cuando determinó ser ordenado sacerdote después de renunciar a sus derechos sucesorios y a los bienes que llevaba anejos. También se alejó de una vida, que sin ser disipada, era bastante despreocupada, por así decir. El lujo, la música, y el ajedrez formaban parte de su acontecer. Se doctoró a los 22 años. Unos meses antes, en enero de 1560, su tío Giovanni, elegido pontífice Pío IV tras la muerte de Pablo IV, lo designó cardenal diácono. Con posterioridad le encomendó la sede de Milán, a la que ascendió como arzobispo a la edad de 25 años, y en la que permaneció hasta el fin de sus días. Evidentemente, su carrera estaba siendo meteórica. Por si fuera poco, el pontífice añadió nuevas misiones como legado de Bolonia, de la Romagna, de la Marca de Ancona, del protectorado de Portugal, de los Países Bajos, de los cantones de Suiza y otras. Fueron tantas y de tal envergadura las responsabilidades que recayeron sobre él que no pueden sintetizarse en este espacio. Asumió todas con dignidad, y lo más sorprendente: aún sacaba tiempo para ocuparse de asuntos familiares, hacer ejercicio y escuchar música.

Como Pío IV lo retuvo junto a él, inicialmente no pudo afrontar in situ los graves desórdenes que había en Milán. Un día el arzobispo de Braga, Bartolomé de Martyribus, acudió a Roma, y Carlos le confesó: «Ya veis la posición que ocupo. Ya sabéis lo que significa ser sobrino, y sobrino predilecto de un papa, y no ignoráis lo que es vivir en la corte romana. Los peligros son inmensos. ¿Qué puedo hacer yo, joven inexperto? Mi mayor penitencia es el fervor que Dios me ha dado y, con frecuencia, pienso en retirarme a un monasterio a vivir como si solo Dios y yo existiésemos». El consejo que le dio el noble prelado luso fue que se mantuviese fiel a su misión. Pero más tarde, Carlos supo que el motivo del viaje de este obispo había sido renunciar a la suya, y naturalmente le pidió una explicación, que aquél le proporcionó con sumo tacto y delicadeza.

Gracias a su fe, tesón y energía logró que salieran adelante proyectos de gran calado en circunstancias adversas y sumamente difíciles. Fue un hombre de oración, caritativo, exigente y severo consigo mismo, piadoso y misericordioso con los demás, muy generoso con los pobres a los que constantemente daba limosna; un gran diplomático y defensor de la fe, así como restaurador del clero. Convocó sínodos, erigió seminarios y casas de formación para los sacerdotes,  construyó hospitales y hospicios
donando sus bienes, visitó en distintas ocasiones la diócesis, alentó en la vivencia de las verdades de la fe a todos, etc. Fue un ejemplar pastor entregado a su grey que luchó contra la opresión de los poderosos, e hizo frente también a las herejías, además de cercenar las costumbres licenciosas. «Las almas se conquistan con las rodillas», solía decir, sabiendo el valor incomparable que tiene la oración, siempre bendecida por Dios.

Pío IV murió en 1565 y Carlos pudo regresar a Milán. Desempeñó un papel decisivo en el Concilio de Trento y no tuvo reparos en sujetar a los religiosos y al clero con una severa disciplina. Por este motivo, los violentos se cebaran en él al punto de atentar contra su vida, como hizo Farina en su fallido intento el 26 de octubre de 1569, después de haberla tasado en veinte monedas de oro. Durante la epidemia de peste su objetivo principal fue atender a los enfermos acogidos en su propia casa; palió las carencias que tenían para poder vestirse utilizando los cortinajes del palacio episcopal. En 1572 participó en el cónclave que eligió a Gregorio XIII. Ese mismo año se convirtió en miembro de la Penitenciaría Apostólica.

Cuando en Milán se desató la epidemia de peste en 1576, socorrió a los damnificados, consoló a los afligidos enfermos en los lazaretos y ayudó a dar sepultura a los fallecidos. En 1578 fundó los Oblatos de San Ambrosio, congregación de sacerdotes seculares, las «escuelas dominicanas», una academia en el Vaticano, fundó el Colegio helvético para ayudar a los católicos suizos, y encomendó a Palestrina la composición de la Missa Papae Maecelli, entre otras acciones. Maestro y confesor de san Luís Gonzaga, le dio la primera comunión en julio de 1580. Sus conferencias y reflexiones se hallan compendiadas en la obra Noctes Vaticanae. Murió el 3 de noviembre de 1584. Pablo V lo beatificó el 12 de mayo de 1602, y también lo canonizó el 1 de noviembre de 1610.

 

Comentario a la liturgia dominical 

Domingo 32 del Tiempo Ordinario  Ciclo B   Textos:1 Re 17, 10-16; Heb 9, 24-28; Mc 12, 38-44

P. Antonio Rivero, L.C. Doctor en Teología Espiritual, profesor y director espiritual en el seminario diocesano Maria Mater Ecclesiae de são Paulo (Brasil).

Idea principal: ¿A quién queremos parecernos: a esos maestros de la ley o a la pobre viuda que da a Dios generosamente, no las sobras, sino de lo que necesita.

Síntesis del mensaje: Dos de las lecturas de hoy –la primera y la tercera- tienen un protagonista idéntico: una viuda, es decir, aquella que en la sociedad antigua, toda basada en los hombres, es la persona socialmente más expuesta y más desprovista de prestigio y de recursos. Y sin embargo Cristo la pone como ejemplo de generosidad. También el salmo de hoy defiende a la viuda.  

Puntos de la idea principal:

En primer lugar, veamos primero a esos maestros de la ley. Ya Cristo los atacó en el plano doctrinal; ahora lo hace en el plano de la vida práctica. Esas personas tan estimadas y admiradas por el pueblo esconden, bajo un comportamiento aparentemente irreprochable, dos defectos que hacen inútil cualquier acto de culto: vanidad y avaricia. Su vanidad queda bien resaltada con cuatro pinceladas que encuentran fácil confirmación en las fuentes judías. Su avaricia es singularmente grave por llevarles a la explotación de los más indefensos, las viudas, sirviéndose precisamente de su prestigio religioso. En lugar de ayudar a los pobres y necesitados, como mandaba ya Éxodo 22, 21, no dudan en aprovecharse de ellos descaradamente, recurriendo a una devoción ostentosa, hecha como espectáculo, para atraer la admiración y la estima de la gente. Nada puede haber más corrupto y abominable que un comportamiento hipócritamente religioso en función de una ambición sin escrúpulos. Vanidad y avaricia no sólo son dos actitudes que vician cualquier acto de culto, sino las actitudes que Jesús ha condenado varias veces: en vez de reivindicar privilegios y honores, deberían hacerse los últimos y los servidores de todos; en lugar de oprimir y explotar a los indefensos, deberían compartir con los indigentes sus propias riquezas. Pero nada de eso hacían.

En segundo lugar, veamos ahora a la viuda. Jesús quiere que sus discípulos graben bien en su memoria la lección de esta pobre viuda. Se acerca temblorosa al cepillo del templo -¡ejemplo de humildad, piedad y reverencia ante Dios y las cosas de Dios!-. No atreviéndose a hablar, con un gesto bien elocuente nos da un ejemplo de lo que debe ser el verdadero acto de culto: deposita sus dos únicas monedas -¡ejemplo de generosidad!-. Sus dos únicas monedas llevan el sello de ese don total que exige el primer mandamiento y que reclama todo verdadero acto de culto. El encuentro con Dios no se consigue a través de unos ritos externos, más o menos suntuosos y vistosos, sino a través de esos gestos sencillos y silenciosos, que pueden pasar incluso desapercibidos, pero en los cuales deposita el hombre todas sus seguridades para abandonarse por completo a las manos de Dios. Lo que cuenta es un corazón generoso, desprendido y confiado en la acción divina, ya que Dios no se fija tanto en lo que damos, cuanto en lo que reservamos para nosotros. Para Cristo vale más la interioridad del corazón de esta viuda que los ademanes ampulosos de los farsantes.

Finalmente, ahora es el momento de mirar nuestro corazón. A todos nos gustan los primeros lugares, que nos alaben y que nos tengan por importantes y santos. A todos nos atrae el dinero. Nos gusta llamar la atención. Nos dejamos engañar por las apariencias. Valoramos a los demás por lo que tienen, no por lo que son. De ordinario tendemos a dar de lo que nos sobra, pues no queremos correr el riesgo de un futuro desconocido, sin ninguna seguridad. Damos rápido, tal vez, una pequeña limosna, para salir al paso…pero entregarnos a nosotros mismos, nuestro tiempo, nuestro trabajo, nuestro amor, dar de lo que necesitamos…¡ya es otra cosa! Curiosamente después de llevar al altar en la santa misa el pan y el vino para la Eucaristía, lo único que la introducción al misal permite llevar, no son ofrendas pintorescas, más o menos simbólicas, sino “dinero u otras donaciones para los pobres o para la iglesia” (Instrucción General Misal Romano 73). También dice lo siguiente: en la Eucaristía no sólo “ofrecen la víctima inmaculada, sino que aprendan a ofrecerse a sí mismo” (Instrucción General Misal Romano 79). Dios no se dejará ganar en generosidad, si somos como esas buenas mujeres viudas que, desde su pobreza, y fiándose de Él, lo dan todo; si somos capaces de correr la aventura de dar lo último que poseemos, Dios nos alabará.

Para reflexionar: ¿A quién me parezco: a esos vanidosos y avaros maestros de la ley, o a esa viuda generosa y humilde? ¿Me avergüenza ver que Jesús está cerca de los pobres? Hoy, ¿a quiénes se suelen dar los créditos: a los que tienen o a los que necesitan?

Para rezar: Señor Jesús, que conoces todos nuestros gestos y nuestras intenciones más ocultas, renuévanos por dentro, para que seamos agradables a tus ojos. Amén.

Cualquier sugerencia o duda pueden comunicarse con el padre Antonio a este email: arivero@legionaries.org

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación