San Giovanni in Laterano mosaico del ápside

San Giovanni in Laterano mosaico del ápside - (Wikimedia commons)

Francisco consagra a un nuevo obispo auxiliar de su diócesis

Ceremonia solemne en el día de la dedicación de la basílica de San Juan de Letrán, catedral de Roma. Le pide tener mucha misericordia especialmente en las actitudes hacia los fieles

Share this Entry

El papa Francisco celebró la santa misa en la tarde de este lunes en la basílica San Juan de Letrán, la catedral de Roma, y consagró a un nuevo obispo auxiliar de Roma, Mons. Angelo De Donatis, el mismo que en el 2014 realizó las meditaciones de los ejercicios espirituales para la Curia Romana.

La ceremonia se ha realizado en el aniversario de la dedicación de la basílica de San Juan de Letrán, que mandó construir el emperador Constantino después de su famoso Edicto que daba libertad de culto, durante el pontificado del papa Silvestro (314-335). Es una de las más importante entre las basílica antiguas de occidente.

La ceremonia en esta basílica, una de las cuatro del Vaticano junto a San Pedro, San Pablo, y Santa María la Mayor, fue realizada con gran solemnidad y contó con el Coro de la Capilla Sixtina y el Coro Diocesano.

El Santo Padre vestía paramentos  blancos y el palio arzobispal, o sea la franja de tela de oveja que simboliza al Buen Pastor.  

Después de la proclamación del Evangelio, el Santo Padre pronunció la homilía estipulada para las ordenaciones episcopales. Al nuevo obispo el Papa le recordó que «episcopado es de hecho el nombre de un servicio, no de un honor. Al obispo le compete más el servir que el dominar, según el mandamiento del Maestro: quién es el más grande entre ustedes se vuelva como el más pequeño, quién gobierna como aquel que sirve, siempre en servicio, siempre el servicio».

Le invitó a anunciar «la palabra en toda ocasión, oportuna y no oportuna», con homilías cortas, y contó una anécdota de una vez que un fiel estaba contento porque había encontrado una iglesia en donde no hacían homilía en la misa. 

El Papa también le exhortó a alcanzar «la plenitud de la santidad de Cristo la multiforme riqueza de la divina gracia, mediante la oración». A seguir «el ejemplo del Buen Pastor que conoce a sus ovejas y por ellas es conocido y por ellas no dudó en dar su vida». Que está «unido al colegio de los obispos y tienen que llevar la solicitud de todas las Iglesias acudiendo a las más necesitadas de ayuda». Y que en el Año del Jubileo de la Misericordia «te pido, como hermano, ser misericordioso», con palabras pero «sobre todo con tu actitud» y «mucha misericordia».

Y concluyó pidiendo que vele con amor por todo el rebaño, en el nombre del Padre, «en nombre del cual tomas la imagen, en nombre de Jesucristo su hijo de quien eres constituidos maestro, sacerdote y pastor. Y en nombre del Espíritu Santo que da vida a la Iglesia y con su poder sostiene nuestra debilidad». 

A continuación el Papa impuso sus manos y tomó las resoluciones del nuevo obispo que respondía a las preguntas «Sí, lo quiero».

A continuación los obispos presentes, vestidos con paramentos de color dorado y rojo fueron uno a uno imponiendo sus manos. 

Share this Entry

Sergio Mora

Buenos Aires, Argentina Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País de 2000 a 2004, colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente además de ser redactor de ZENIT colabora con diversos medios latinoamericanos.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación