ZENIT

ZENIT - HSM

DESCARGAR EL SERVICIO DIARIO DE ZENIT EN FORMATO TEXTO

Viernes 13 de noviembre

Share this Entry

Francisco: la rica Europa reciba a los emigrantes hambrientos

El Santo Padre recibe en audiencia a los miembros de la Fundación Romano Guardini

El papa Francisco ha recibido este viernes en el Vaticano a los miembros de la Fundación Romano Guardini que participan en el Congreso promovido por la Universidad Gregoriana con motivo del 150 aniversario del nacimiento del sacerdote, teólogo y escritor italiano naturalizado alemán.
 
Lo informó el Vatican Information Service, precisando el Santo Padre aseguró que Guardini »tiene mucho que decir a la humanidad de nuestro tiempo y no solamente a los cristianos».
 
»Tal vez podríamos aplicar –dijo el papa Francisco– las reflexiones de Guardini a nuestro tiempo tratando de descubrir la mano de Dios en los acontecimientos actuales. Quizá así podamos reconocer que Dios, en su sabiduría, nos ha enviado a nosotros, a la Europa rica, al hambriento para que le demos de comer, al sediento para que le demos de beber, al forastero para que lo acojamos, al desnudo para que lo vistamos.

 
Francisco recordó también que Guardini en su libro »El mundo religioso de Dostoyevsky» cita el episodio de »Los Hermanos Karamazov» en que una campesina confiesa al »starets» (la guía espiritual de los monasterios ortodoxos) que ha matado a su marido enfermo que la había tratado muy mal a lo largo de su vida.
 
El »starets» nota que la mujer está tan desesperada por su culpa y tan convencida de su condena eterna que no puede recibir consuelo alguno, pero le muestra una salida: su vida tiene sentido porque Dios la ha acogido desde el momento en que se ha arrepentido. «No temas nada, no te angusties –le dice– no dejes de arrepentirte y Dios te perdonará todo. Por otra parte no existe en toda la tierra un pecado que Dios no perdone a aquellos que se arrepienten sinceramente. Ninguno puede cometer un pecado tan grande que escape al amor infinito de Dios».
 
Guardini dice: «Aceptando con sencillez la existencia de la mano de Dios, la voluntad personal se transforma en voluntad divina y así, sin que la criatura deje de ser únicamente criatura y Dios verdaderamente Dios, se actúa su unidad viviente».
 
Para Guardini, esa «unidad viviente» con Dios consiste en la relación concreta de las personas con el mundo y con los demás a su alrededor. El individuo se siente entretejido en un pueblo, es decir, en una «unión originaria de los hombres que por especie, país, y evolución histórica en la vida y en los destinos son todo uno». El autor de »El sentido de la Iglesia» pensaba que el pueblo es «el compendio de lo que en la persona es auténtico, profundo, sustancial» . Podemos reconocer en el pueblo, como en un espejo, el «campo de fuerza de la acción divina». 
 
 
 
 
 

‘La idolatría de los hábitos es contraria a la belleza eterna de Dios’

En la homilía de este viernes en Santa Marta, Francisco indica que es necesario dirigir la mirada “siempre más allá”

Hay dos peligros que acechan a los creyentes: la tentación de divinizar las cosas de la tierra e incluso de idolatrar los “hábitos”, como si todo tuviera que durar para siempre. En cambio, la única belleza eterna a la que debemos tender es Dios. Estas son las ideas centrales de la homilía que pronunció el papa Francisco en la Misa celebrada este viernes en la capilla de la Casa de Santa Marta.

“La gran belleza es Dios”. Lo reza también el Salmo: “Los cielos narran la belleza de Dios”. El problema del hombre es que con frecuencia se arrodilla ante lo que, de aquel esplendor es solo un reflejo –que un día, de todos modos, se apagará– o incluso, se vuelve devoto de placeres aún más pasajeros.

El Santo Padre desarrolló su reflexión poniendo de manifiesto las dos idolatrías en las que también puede caer quien tiene fe. La primera Lectura y el Salmo –observó el Pontífice– se refieren a “la belleza de la creación”, pero también subrayan “el error” de “aquella gente que en estas cosas bellas no ha sido capaz de ver más allá, es decir la trascendencia”. Una actitud en la que el Papa identifica lo que denomina “la idolatría de la inmanencia”, que hace que uno se detenga ante una belleza “sin un más allá”:

“Se han apegado a esta idolatría; están sorprendidos por su poder y energía. No han pensado cuánto superior es su Soberano, porque los ha creado, Aquel que es principio y autor de la belleza. Es una idolatría mirar las bellezas –tantas– sin pensar que habrá un ocaso. También el ocaso tiene su belleza… Y esta idolatría de estar apegados a las bellezas de aquí, sin la trascendencia, todos nosotros corremos el riesgo de tenerla. Es la idolatría de la inmanencia. Creemos que las cosas son como son, son casi dioses, que jamás terminarán. Olvidamos el ocaso”.

La otra idolatría –subrayó Francisco– “es la de los hábitos” que ensordecen el corazón. El Santo Padre la ilustró recordando las palabras de Jesús en el Evangelio del día, con su descripción de los hombres y las mujeres en tiempos de Noé o los de Sodoma cuando, recuerda que “comían, bebían, tomaban esposa y esposo” sin preocuparse por otra cosa, hasta el momento del diluvio o de la lluvia de fuego y azufre, de la destrucción absoluta.

“Todo es habitual. La vida es así: vivimos así, sin pensar en el ocaso de este modo de vivir. También esto es una idolatría: estar apegado a los hábitos, sin pensar que esto terminará. Y la Iglesia nos hace ver el final de estas cosas. También los hábitos pueden ser pensados como dioses. ¿La idolatría? La vida es así, vamos adelante así… Y así como la belleza terminará en otra belleza, nuestro hábito terminará en una eternidad, en otro hábito. ¡Pero está Dios!”, dijo el Pontífice.

En cambio, exhortó el Obispo de Roma, es necesario dirigir la mirada “siempre más allá”, hacia “el hábito final”, al único Dios que está más allá “del fin de las cosas creadas”, como la Iglesia enseña en estos días que concluyen el Año litúrgico, para no repetir el error fatal de mirar hacia atrás, como sucedió a la esposa de Lot, teniendo la certeza que si “la vida es bella, también el ocaso será muy bello”.

“Nosotros –los creyentes– no somos gente que vuelve atrás, que cede, sino gente que va siempre adelante”. Ir siempre adelante en esta vida, mirando las bellezas y con los hábitos que tenemos todos nosotros, pero sin divinizarlas. “Que sean estas pequeñas bellezas, que reflejan la gran belleza, nuestros hábitos para sobrevivir en el canto eterno, en la contemplación de la gloria de Dios”, concluyó el papa Francisco.

 

 

El papa Francisco recibirá este sábado a Hassan Rouhaní

Será el primer encuentro entre un pontífice y un mandatario iraní desde 1999

El papa Francisco recibirá el sábado al presidente iraní, Hassan Rouhaní, en el que será el primer encuentro entre un pontífice y un mandatario de este país desde 1999. El Santo Padre mantendrá un encuentro histórico con Rouhaní a las 17.00 horas locales en la biblioteca del Palacio Apostólico.

El presidente iraní realizará una visita oficial a Roma el 14 y 15 de noviembre, en la que está previsto que se reúna con líderes políticos italianos de primer nivel antes de visitar Francia la semana próxima.

El pasado mes de febrero, el Papa recibió a la vicepresidenta de Irán para Asuntos de Mujer y Familia, Shahindokht Molaverdi, y a una delegación compuesta por mujeres de ese país. En esa reunión, Francisco y Molaverdi trataron la importancia de la familia o la manera de promover el rol de la mujer en la sociedad y en la política internacional, ent
re otros temas.

Por otra parte, la Santa Sede valoró positivamente el acuerdo sobre el programa nuclear iraní e indicó que la decisión exige continuar con los esfuerzos y el compromiso de todos para que pueda dar sus frutos.

El último gobernante de la antigua Persia recibido en una audiencia papal fue Mohamed Jatamí en 1999, que se entrevistó con Juan Pablo II. Antes de Jatamí solo habían visitado el Vaticano el primer ministro iraní Amir Hosein Musavi (1989) y los ministros de Exteriores Ali Akbar Velayati (1997) y Kamal Kharrazi (1998). Teherán no rompió relaciones diplomáticas con la Santa Sede después de la Revolución Islámica en 1979.  

 

 

 

El Congreso mundial de educación católica sobre los desafíos de hoy

Se realizará en Roma del 18 al 21 de noviembre. Participarán 2.500 personas

El Congreso mundial sobre los desafíos de los educadores católicos que se realizará en Roma del 18 al 21 de noviembre, con el título ‘Educar hoy y mañana. Una pasión que se renueva‘, ha sido presentado este viernes en la sala de prensa de la Santa Sede.

Explicaron el evento el cardenal Giuseppe Versaldi, prefecto de la Congregación para la Educación Católica; el secretario de la misma congregación, Mons. Vincenzo Zani, y el profesor Italo Fiorí, director de la Escuela de Alta Formación EIS, de la universidad LUMSA.

El congreso se realiza en el ámbito de dos aniversarios: los cincuenta años de la declaración del Concilio Vaticano II sobre la educación cristiana, Gravissimum educationes, y los 25 años de la constitución apostólica Ex corde Ecclesiae, sobre las universidades católicas, de Juan Pablo II, indicó el purpurado. Participarán unas 2.500 personas y su apertura será en el Vaticano, en el Aula Pablo VI.

La declaración conciliar indicó, dijo el cardenal italiano, que “el concepto de educación que no puede ser sustraído del ámbito de los derechos de la persona y que tampoco puede referirse a ésta de manera reductiva”.

Por su parte Mons. Zani, indicó que existen hoy desafíos de las escuelas católicas, con la mitad de estudiantes no católicos, o no bautizados, o pertenecientes a otras religiones. Lo que nos llevará a reflexionar sobre qué proyecto educativo tenemos, cómo llevarlo adelante. También se profundizará sobre la formación de los formadores.

Así como los nuevos paradigmas educativos que emergen en las situaciones hoy. Y que permitirá profundizar también sobre la nueva fundación que el Papa quiso constituir con un manuscrito del 28 de octubre pasado.

Entre los puntos que serán tratados figuran el desafío de la identidad, de la educación integral, de la formación a la fe, el desafío de las periferias y de los pobres.

Antes de este congreso, la Congregación para la Educación Católica ha recibido 150 cuestionarios de 62 países, de diversos responsables de escuelas y universidades católicas, respondiendo a diversas preguntas enviadas, lo que ha servido para la preparación del evento.

 

 

 

Don Julián Carrón: «Sin misericordia no es posible encontrar verdaderamente a Cristo»

Entrevista al presidente de la Fraternidad de Comunión y Liberación sobre la figura de don Giussani y los principales desafíos del movimiento

 

Comunión y Liberación (CL) nació en 1954 gracias a la inquietud de don Luigi Giussani (1922-2005). Este sacerdote italiano abandonó su carrera como teólogo para dar clase de religión en el Liceo clásico “Berchet” de Milán al darse cuenta de que los jóvenes a los que confesaba estaban bautizados, pero la fe no tenía nada que ver con su vida. Don Giussani les propuso un método educativo que desafiaba su razón y su corazón, un camino para hacerles accesible la experiencia cristiana. Inmediatamente se reunió en torno a él un pequeño grupo de estudiantes que poco a poco fue incrementándose y difundiéndose hasta generar “un pueblo”.

Actualmente, este movimiento eclesial está presente en cerca de noventa países de todos los continentes, y sigue la guía del sacerdote español Julián Carrón, que sucedió al fundador después de su muerte en 2005. Cuando se cumple el décimo aniversario de su fallecimiento, el presidente de la Fraternidad de CL ha viajado a Madrid para presentar la primera biografía oficial, “Luigi Giussani. Su vida” (Ediciones Encuentro), escrita por el periodista Alberto Savorana. En esta entrevista con ZENIT, don Julián Carrón reflexiona sobre la figura de este carismático sacerdote italiano y desgrana los principales desafíos de Comunión y Liberación.  

                                                                                     ***

A diez años de su muerte, ¿qué interés suscita la vida de don Giussani?
— Don Julián Carrón: La cosa más sencilla para responder a esta pregunta es contarte el asombro que nos ha causado la presentación de la vida de don Giussani en los dos últimos años. La participación de personalidades tan distintas y dispares de nuestras posiciones desde el punto de vista cultural, social, político o religioso ha puesto de manifiesto el interés que muchos tienen por su figura.

Pienso que a medida que pasa el tiempo se agiganta la importancia de lo que él ha hecho, el valor de la educación que él ha transmitido, y que continúa transmitiendo cuando nosotros aceptamos seguirlo.

¿Cuál es su principal legado?
— Don Julián Carrón: El legado fundamental de don Giussani ha sido un método de comunicar la fe. El cristianismo es fundamentalmente un acontecimiento, un hecho que sucede en la vida, que tiene la forma de un encuentro y que es capaz de introducir una novedad en la vida, como ha dicho Benedicto XVI y después ha repetido el papa Francisco. No solo al principio, como nos cuenta el Evangelio, cuando los dos primeros que encontraron a Cristo sintieron que su vida se revolucionaba. Lo mismo sucede en el presente.

Unas personas me contaban ayer del encuentro que alguien tuvo con un compañero de trabajo. Al comer con él, se queda sorprendido de su modo de vivir. Cuando llega a casa, le cuenta a su mujer la comida que ha tenido con esta persona. Ella, viéndole la cara, le dice: ‘Tienes que comer más a menudo con esta persona, porque solo viéndote la cara me dice lo que te ha pasado’. Cuando esta persona invita a su mujer a un gesto nuestro, donde yo hablo del comienzo del cristianismo y cuento cómo don Giussani explicaba cuando Andrés vuelve a su casa, abraza a su mujer y esta le pregunta qué le ha pasado, ella le mira y le dice: ‘¿Pero tú le has contado a este sacerdote lo que nos ha pasado a nosotros?’ Dos mil años después sigue sucediendo lo mismo, un encuentro que cambia la vida.

¿Qué supuso para usted el encuentro con este sacerdote italiano?
— Don Julián Carrón: Para mí, supuso fundamentalmente una revolución. Porque yo que había tenido una educación cristiana, había entrado en el seminario con diez años, vivido toda la experiencia de formación en el seminario, y llevaba ya prácticamente diez años de cura, cuando me encontré con él fue verdaderamente una sorpresa. Me ayudó a ser consciente de algunas de las cosas que ya había recibido, pero que no había captado en toda su densidad. Provocó en mí un deseo de seguirlo, de poder participar de la experiencia que me comunicaba. De tal forma que, desde ese momento, mi vida ha consistido en tratar de ensimismarme con el modo de ver las cosas y de afrontar
la vida que él me ha comunicado.

Unos años después, usted ha asumido la guía del movimiento que él fundó. ¿Cómo vive esta responsabilidad?
— Don Julián Carrón: La vivo con bastante tranquilidad, porque la desproporción es tan sideral que cualquier otro tipo de preocupación me parece que sería presuntuosa por mi parte. El movimiento lo genera constantemente Cristo, a través de lo que ha comunicado don Giussani, y yo lo único que hago es intentar seguir como puedo lo que veo que es el fruto de lo que él continúa realizando en medio de nosotros. Por eso es fácil, porque solo tengo que ensimismarme con lo que continúa sucediendo y seguirle a él.

Hoy, ¿cuál es la propuesta de Comunión y Liberación?
— Don Julián Carrón: La propuesta parece casi banal decirla, pero consiste simplemente en tomarse en serio los factores elementales, como decía don Giussani. El Papa insiste en que hay que volver a lo esencial, es decir, al núcleo fundamental de la fe y no a doctrinas complicadas. Esto es lo que don Giussani nos ha comunicado. Él se dio cuenta de que había que empezar casi de nuevo a comunicar los elementos más esenciales del cristianismo.

Me llama la atención recordar cuando, al final de su vida en el 2004, escribe una carta al entonces papa Juan Pablo II y le dice que él no ha querido fundar nada. Él simplemente ha querido comunicar los factores elementales de la fe. Entonces, veo que la sintonía entre las palabras del papa Francisco y la percepción de don Giussani nos dice como ambos han captado la tarea que el cristianismo tiene en el presente. No se trata de buscar complicaciones varias, sino la sencillez de lo que empezó con un encuentro que cambia la vida, como había dicho ya el papa Benedicto XVI y continúa citando el papa Francisco.

¿A qué desafíos se enfrenta el movimiento?
— Don Julián Carrón: El desafío fundamental que tenemos que afrontar nosotros, como movimiento, es uno: seguir o no seguir a don Giussani. Los desafíos sociales y culturales los tenemos que afrontar todos. No solo las personas pertenecientes al movimiento. Nosotros estaremos en mejores condiciones de poderlos afrontar, porque muchos de ellos ya los ha afrontado don Giussani. Si no tal cual aparecen ahora, con los rasgos distintivos del presente. Muchas de las cosas que hacemos ahora tienen origen en el pasado. Muchas de sus sugerencias, y el modo de afrontar los desafíos, sirven para el presente. Por eso, la verdadera cuestión es si nosotros tenemos la sencillez de seguirlo.

El papa Francisco propone insistentemente la “cultura del encuentro”. Se trata de uno de los rasgos más característicos de CL, ¿verdad?
— Don Julián Carrón: Efectivamente. Otra cosa es que podamos haberlo vivido mejor o peor. Si uno mira en el pasado, cuándo se utilizo la palabra encuentro para definir el cristianismo. Cuándo se insistió tanto sobre la naturaleza del encuentro o sobre esta cultura del encuentro. Esto en realidad nosotros lo hemos recibido de don Giussani. Nosotros entendemos verdaderamente que es lo que quiere decir el Papa, porque él ha fundado el movimiento para encontrar a tantas personas. Se ha dado cuenta de que solo este podía ser el origen del comienzo del cristianismo, como el nuevo inicio, para tantas personas que sencillamente ya no lo han conocido o que lo habían abandonado sin más.

¿Qué aspectos destacaría de la audiencia con el Santo Padre del pasado 7 de marzo?
— Don Julián Carrón: Ha supuesto un gesto de paternidad, de sentirnos hijos del Papa. Cuando pedí la audiencia, no quería hacer un gesto formal: ir solo a manifestar nuestra adhesión al Papa. Quería plantearle las preguntas que tenía. Precisamente para responder a los desafíos que tenemos delante a los diez años de la muerte de don Giussani, a los desafíos que tiene la Iglesia. Porque queríamos no perder la frescura del carisma.

Después de recordarnos la importancia que había tenido el encuentro para don Giussani, citando la vocación de Mateo, el Papa nos ha indicado lo mucho que don Giussani insistía en la misericordia, y cómo decía que sin misericordia no es posible encontrar verdaderamente a Cristo. Hasta el mismo mal, el mismo pecado, puede ser el lugar en el que yo me encuentro con él, como él mismo ha dicho de sí mismo.

El Papa se ha tomado en serio las preguntas que le hemos hecho y nos ha reclamado que vivamos con fidelidad al carisma, sin autoreferencialidad, y sin desear adorar las cenizas. Respondiendo a la naturaleza del carisma y centrados en Cristo, nos ha pedido que seamos las manos, los brazos, el corazón de una Iglesia que sale al encuentro de los otros. Esto es lo que queremos vivir. El Papa nos ha dejado esta indicación fundamental y nosotros la queremos seguir.

Como toda realidad, el movimiento ha tenido sus luces y sus sombras. ¿Cómo vive las críticas o las situaciones polémicas?
— Don Julián Carrón: Lo vivo con la sencillez de uno que se da cuenta de que todo lo que hacemos es un intento irónico. Por lo tanto, es normal que existan límites y que cometamos errores. ¿Quién no los comete? A mí esto no me preocupa nada. Tampoco me preocupa pedir perdón, cuando los cometemos, incluso desde los periódicos. Porque yo quiero vivir en la verdad. No quiero vivir escondido, avergonzado. Quiero tener la sencillez de reconocer las dificultades que podamos tener o las críticas de que podamos ser objeto, para hacer que todo esto se convierta en un motivo de crecimiento, de corrección y de una mayor fidelidad al carisma que hemos recibido. Por eso, lo vivo con mucha paz.

¿Qué mensaje le gustaría trasladar a quienes lean esta entrevista?
— Don Julián Carrón: La fascinación que el cristianismo todavía tiene en la actualidad. A cada persona que me escucha, le deseo que pueda encontrar un testigo en el que pueda ver la fascinación que el cristianismo tiene hoy para la vida. Porque esta será la única cosa que le convenza para no perderse la experiencia.

 

 

 

España: arranca el XVII Congreso Católicos y Vida Pública

Del 13 al 15 de noviembre, la edición de este año abordará el tema ‘Construir la democracia: responsabilidad y bien común’

Este viernes ha comenzado en Madrid el XVII Congreso Católicos y Vida Pública que, bajo el título “Construir la democracia: responsabilidad y bien común”, profundizará sobre los desafíos del mundo de la política. La Asociación Católica de Propagandistas (AcdP) y la Fundación Universitaria San Pablo CEU organizan este encuentro desde hoy y hasta el próximo domingo.

El nuncio apostólico en España, Mons. Renzo Fratini; el Consiliario Nacional de la ACdP, Mons. Fidel Herráez; el presidente de la Asociación Católica de Propagandistas y de la Fundación Universitaria San Pablo CEU, Carlos Romero; la vicepresidenta de la ACdP, Mª Isabel Martínez Torre-Enciso; y el director del Congreso, Rafael Ortega, han inaugurado el Congreso.

Posteriormente, el director del diario ABC, Bieito Rubido, presidirá la ponencia “El compromiso político en la vida Pública”, que impartirá el presidente de la ACdP y el CEU, Carlos Romero.

Tras la ponencia inaugural se celebrarán tres encuentros simultáneos bajo los títulos “La defensa de la democracia ante los populismos emergentes”, “La indiferencia ciudadana ante la política” y “La sociedad ante los problemas actuales”. El concejal del Partido Socialista Obrero Español (PSOE), Antonio Carmona; el secretario general de la Fundación FAES, Javier Zarzalejos; y el profesor de historia y director del Real Instituto Elcano, Charles Powell; son algunos de los participantes en estos encuentros.

La primera jornada el Congreso con un debate b
ajo el título “Jóvenes y democracia”. 

Durante los días 13, 14 y 15 de noviembre, los participantes en esta relevante reunión del catolicismo español se plantearán los problemas de la sociedad actual, la necesaria regeneración ética de la vida política, así como los fundamentos de la Doctrina Social de la Iglesia en la construcción de la democracia.

También destacarán la importancia de los medios de comunicación y las redes sociales en las decisiones políticas, y reflexionarán sobre la defensa de la democracia ante los populismos emergentes, entre otras cuestiones.

El Congreso Católicos y Vida Pública, que se celebra en Madrid desde 1999, tiene el objetivo de crear un foro de encuentro y reflexión, para así adecuar la sociedad a todas las dimensiones del ser humano.

 

 

 

España: II Edición de los Galardones Alter Christus

Reconocen el trabajo cotidiano de los sacerdotes en la atención al clero, la pastoral social, la pastoral familiar y la Nueva Evangelización

La Fundación Alter Christus celebrará en Madrid la segunda edición de los galardones que reconocen el trabajo cotidiano de los sacerdotes españoles en la atención al clero, la pastoral social, la pastoral familiar y la Nueva Evangelización. En esta ocasión, los premiados son: José Gallego Borrajo, en la categoría de Atención al Clero; Antolín de Cela Pérez, en la de Pastoral Social; el padre Julio Sainz Torres, C.M.F., por su trabajo en la Pastoral Familiar; y Esteban Munilla Aguirre, en la categoría de Nueva Evangelización.

La entrega de los premios tendrá lugar el próximo 23 de noviembre en la Sala de Grados de la Universidad Francisco de Vitoria. En el acto intervendrán el P. Agustín de la Vega, LC, director de Alter Christus; el P. Carlos Zancajo, LC, director territorial de la Legión de Cristo y el Regnum Christi en España, y presidente del patronato de la Fundación Alter Christus, así como los galardonados, según informaron los organizadores.

Alter Christus: una iniciativa al servicio de los sacerdotes

La Fundación Alter Christus es un apostolado del Regnum Christi que se dedica al acompañamiento de quienes han consagrado su vida ofreciéndose para ser Alter Christus (otro Cristo), y principalmente para acompañar a aquellos sacerdotes que viven en zonas aisladas y con muchas parroquias a su cargo.

Una de las principales tareas es visitarles brindando apoyo humano y espiritual, tanto a sacerdotes en activo como a sacerdotes jubilados. Una segunda área de trabajo es la formación espiritual y pastoral. Para ello, Alter Christus organiza cursos de renovación sacerdotal en Jerusalén, ejercicios espirituales, charlas o cursillos, entre otros.

Otro aspecto fundamental del trabajo de la Fundación, dada las circunstancias que viven gran parte de los sacerdotes, es favorecer el encuentro personal, formativo y pastoral a través de internet. Por ello se creó en 2010 la plataforma on-line Evangelización Digital, dando además cumplimiento a ese deseo expreso del Santo Padre de que los sacerdotes se involucren en la evangelización del Continente Digital.

Evangelización Digital organiza cada semana charlas on-line para todos los públicos, y han colaborado cerca de 40 obispos y más de 50 sacerdotes y religiosos desde entonces. En la actualidad está impartiendo charlas sobre Doctrina Social de la Iglesia y sobre el Año de la Misericordia, entre otros temas.

 

 

Presentan en Madrid la obra «A los catequistas» del papa Francisco

El libro, publicado en español por Romana Editorial, recoge una antología de homilías, discursos, mensajes sobre las enseñanzas del Pontífice dirigidas al corazón de los catequistas

La Delegación Episcopal de Catequesis del Arzobispado de Madrid y Romana Editorial han presentado este miércoles la obra “A los catequistas” del papa Francisco-Jorge Mario Bergoglio.

En el acto de presentación, que ha tenido lugar en la sala de prensa del Semanario Alfa y Omega, han intervenido el director del secretariado de la Subcomisión de Catequesis de la Conferencia Episcopal Española, Juan Luis Martín Barrios; la catequista madrileña de la Parroquia de la Transfiguración, del Barrio de Usera, Manuela Ferreiro; el delegado episcopal de catequesis del Arzobispado de Madrid, Manuel Bru Alonso; y la presidente de Romana Editorial, Carmen Magallón.

Romana ha publicado, con la Librería Editora Vaticana (LEV), la versión española del volumen “A los catequistas”, que reúne las reflexiones del papa Francisco en torno a la catequesis.

La obra recoge, a lo largo de 128 páginas, una antología de homilías, discursos, cartas pastorales y mensajes pronunciados por el Santo Padre cuando todavía era cardenal arzobispo de Buenos Aires, entre los años 2000 y 2012, así como los discursos del Pontífice dirigidos a los catequistas desde 2013, mostrando las enseñanzas del papa Francisco respecto a un tema de primer orden como es la catequesis.

El libro cuenta además con el prólogo de Mons. Marcello Semeraro, obispo de Albano y secretario del Consejo de Cardenales.

Para el Papa, la catequesis desarrolla un papel fundamental como vehículo para el anuncio y difusión del Evangelio. Partiendo de las palabras vivas de Cristo, Francisco traza el camino a seguir para construir un mundo mejor para los jóvenes.

Los destinatarios preferentes de estos documentos son los catequistas, junto con los educadores y en general, todos aquellos que asumen la tarea y la responsabilidad de la educación de las nuevas generaciones.  

Romana es la editorial que publica, en colaboración con la LEV, los libros del papa Francisco. Con el propósito de dar la máxima difusión al magisterio pontificio en español, pone a disposición del público los libros del Santo Padre con una óptima distribución en librerías y centros comerciales.  

 

 

Edición genómica CRISPR-Cas9, luces y sombras de esta técnica

Permite la modificación genética de la línea germinal humana. Las implicaciones explicadas por el Observatorio de Bioética de la Universidad Católica de Valencia San Vicente Mártir

Las investigadoras Emmanuelle Charpentier y Jennifer Doudna recibieron el pasado 22 de octubre el Premio Princesa de Asturias de Investigación Científica y Técnica 2015 en Oviedo por el desarrollo de la técnica de edición genómica CRISPR-Cas9.

Doudna y Charpentier patentaron esta técnica en 2012. CRISPR-Cas9 permite modificar, activar, desactivar o eliminar de manera muy específica cualquier gen, con una facilidad, rapidez y eficacia sin precedentes, por lo que la comunidad científica tiene grandes esperanzas para su utilización en muy diversas aplicaciones y ha sido motivo de varios artículos de nuestro Observatorio (Ver Aquí)

Las investigadoras han recibido otros reconocimientos como el Paul Janssen Award for Biomedical Research (EE.UU., 2014), el Breakthrough Prize in Life Sciences (EE.UU., 2015) y el International Society for Transgenic Technologies Prize que les será entregado en marzo del próximo año en Praga (República Checa). Además, la revista Time las incluyó en la lista de las 100 personas más influyentes del mundo de 2015.

En términos generales, la técnica, inspirada en la defensa inmunitaria de las bacterias ante los virus, consiste en utilizar una guía de ARN que por un lado se une a la secuencia deseada en el ADN y por otro recluta a una enzima que corta ese
ADN (Cas9). CRISPR-Cas9, puede ser aplicada en los campos de la medicina, la agricultura, la ganadería y el cuidado ambiental. Así, supone una nueva esperanza para la terapia génica y se espera que pueda ser utilizada para el tratamiento de enfermedades como el cáncer, la fibrosis quística, el Síndrome de Inmunodeficiencia Severa Combinada (la enfermedad de los llamados niños burbuja) y el SIDA, entre otras. Además, parece que la técnica puede funcionar en cualquier tipo de organismo, lo que incrementa notablemente su potencial para ser aplicada sobre nuevos cultivos y animales. Sin embargo, estas aplicaciones no están exentas de problemas éticos que deben ser considerados y tratados con la debida antelación. (http://www.observatoriobioetica.org/2015/10/la-edicion-genomica-denomianda-crispr-cas9-consideraciones-biomedicas-y-eticas/10075).

Dificultad ética esta nueva técnica en algunas de sus aplicaciones

El problema ético más acuciante que plantea esta técnica de edición genómica es el hecho de que puede utilizarse para la modificación genética de la línea germinal humana. Así, podrían introducirse cambios genéticos en los gametos o el embrión temprano que se transmitirían a los hijos y a las generaciones futuras. Las implicaciones éticas de este hecho han sido ampliamente discutidas por la comunidad científica internacional (http://www.observatoriobioetica.org/2015/06/edicion-genomica-aspectos-medicos-y-eticos/8758), y aunque actualmente hay un consenso respecto a prohibir su uso para dar lugar a bebés, no se ha alcanzado un acuerdo sobre si se debe permitir o no su investigación in vitro.

 

 

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación