The press office director

ZENIT

Atentados de París. Lombardi: no dejarse atemorizar, ese es el objetivo del terrorismo

El portavoz del Vaticano: No se puede renunciar al Jubileo de la Misericordia en Roma, porque traerá un mensaje de reconciliación de Dios, que es lo que la humanidad necesita

Share this Entry

El director de la oficina de prensa de la Santa Sede, el padre Federico Lombardi en una rueda de prensa realizada este sábado indicó: “Estamos siguiendo en el Vaticano las terribles noticias de París. Nos encontramos estremecidos por esta nueva manifestación de loca violencia terrorista y de odio, que condenamos del modo más radical junto al Papa y junto a todas las personas que aman la paz”.

“Rezamos –añadió el portavoz– por todas las víctimas y heridos, y por todo el pueblo francés”, porque “se trata de un ataque a la paz de toda la humanidad, que requiere una reacción decidida y solidaria por parte de todos nosotros para oponernos a la expansión del odio homicida en todas sus formas”.

Interrogado si se trata de un ataque al cristianismo, El portavoz Lombardi aseguró: “No, más bien a la humanidad y la convivencia de los hombres, París no por es definición una ciudad católica, sino una gran ciudad del mundo de hoy”.

Indicó a los periodistas allí presentes que varias veces le preguntaron “sobre cómo reaccionar ante el clima que crean estos atentados en perspectiva del Jubileo de la Misericordia” que se está preparando y que iniciará el próximo 8 de diciembre.

“Atención, porque estos terribles homicidios precedidos por un odio insensato, se llaman terrorismo, justamente porque quieren difundir el terror, y si nos dejamos atemorizar ellos han alcanzado su objetivo”. Y explicó que “éste es un motivo más para resistir con decisión y coraje a la tentación del miedo”.

“Naturalmente hay que ser prudentes, no irresponsables, tomar las precauciones necesarias, pero necesitamos seguir viviendo, construyendo paz y confianza recíproca”.

El portavoz añadió que en este cuadro, “el Jubileo de la Misericordia se muestra más necesario que nunca», porque traerá “un mensaje de misericordia, quiere decir un mensaje de Dios y como consecuencia el amor recíproco y la reconciliación. Y ésta es la respuesta que es necesario dar cuando hay tentación de desconfianza”.

A continuación el director de la oficina de prensa recordó que Juan Pablo II decía que el “Mensaje de la Misericordia había sido la gran respuesta de Dios a los creyentes en el tiempo oscuro de la Segunda Guerra Mundial, de las masacres operadas por los totalitarismos, y de la difusión del odio entre personas y pueblos”, lo que vale “también hoy cuando el papa Francisco habla de la tercera guerra mundial en etapas”.

“No es tiempo de renunciar o de tener miedo” dijo, sino que al Jubileo de la Misericordia “lo necesitamos más que nunca”.

“El papa Francisco nos guía y nos invita a tener confianza –indicó el portavoz– en el espíritu del Señor que nos acompaña. Vamos hacia el Jubileo con confianza, como testimonios de paz, de reconciliación y de amor, busquemos construir la paz en el mundo a pesar de las circunstancias dramáticas que estamos viviendo”.

Interrogado sobre la respuesta “decidida y solidaria ante la barbarie” que acababa de indicar, el portavoz indicó: “Cada uno tiene su responsabilidad evidentemente, nosotros somos religiosos y nuestra solidaridad es espiritual y de empeño en la oración y vale también para todos los empeños de tipo humano que cada uno tiene”.

Se refirió también a la responsabilidad de los periodistas: “Si somos comunicadores demos una información que permita entender la gravedad del odio. En cambio los civiles, los responsables de la vida social, cada uno tiene las suyas”.

“Les deseamos a las autoridades francesas –concluyó Lombardi– gestionar de la mejor manera posible esta emergencia, conservando la convivencia humana en la paz y la solidaridad.

Si puede tener una explicación la motivación de un atentado de este tipo, el portavoz aseguró: «El odio homicida no tiene una explicación, es la negación de la racionalidad de la humanidad” a no ser “profundas heridas, una visión completamente equivocada de las relaciones entre las personas. El odio y el homicidio es por definición la negación de la humanidad y de la razón”.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación