Lombardi announces Award Carlomagno to Pope Francis

ZENIT - HSM

Lombardi recuerda el trabajo de la Iglesia para erradicar los abusos

Si los llamamientos seguidos a la película Spotlight y a la movilización de las víctimas son para ayudar a combatir la pedofilia, son bienvenidos

Share this Entry

El padre Federico Lombardi, director de la oficina de prensa de la Santa Sede, tuvo un encuentro informal esta mañana con los periodistas a quienes entregó un comunicado de prensa. De este modo, recuerda que la Santa Sede está realizando un trabajo serio para que nunca más se repitan casos de abusos de menores en la Iglesia, y que el compromiso adoptado no ha sido pequeño ni indiferente.
El portavoz del Vaticano cita dos acontecimientos que despertaron en los últimos días la atención de los medios: las declaraciones del cardenal George Pell  ante una comisión de investigación de Australia, en calidad de persona informada; y la película Spotlight, vencedora del Oscar a la mejor película en 2016.
“Si los llamamientos seguidos a Spotlight y a la movilización de las víctimas” están destinadas a «contribuir, apoyar e intensificar el largo camino de la lucha contra los abusos sobre los menores en toda la Iglesia católica y en el mundo de hoy, donde la dimensión de estos dramas es enorme, sean bienvenidos” asegura el portavoz.
Por otro lado, lamenta que “la presentación sensacionalista de estos dos eventos haya hecho que gran parte del público –sobre todo a los menos informado o de corta memoria– piense que la Iglesia no haya hecho nada o poco para responder a estos horribles dramas y que es necesario comenzar desde el principio”.
Asimismo asegura que “una consideración objetiva muestra que esto no es así”. Al respecto recuerda que el precedente arzobispo de Boston, del que se habla en la película, renunció en el 2002 y que desde el 2003, o sea hace 13 años, es arzobispo el cardenal Sean O’Malley, conocido por su rigor y sabiduría al afrontar las cuestiones de los abusos sexuales.
También menciona Lombardi, que los casos pedofilia en Australia, ya fueron abordados por el papa Benedicto XVI, cuando estuvo en el 2008 en Sidney, donde se reunió con un grupo de víctimas en la misma sede de la archidiócesis gobernada por el cardenal Pell,  porque el problema ya era de fuerte actualidad entonces y el arzobispo creía que este encuentro era muy oportuno.
Para dar una idea –indica Lombardi– de la atención con la que fueron seguidos estos problemas, solamente la sección de la web del Vaticano dedicada a “Abusos de menores. La respuesta de la Iglesia”, iniciada hace diez años. contiene más de 60 documentos o intervenciones”. Así como “el compromiso que con valentía dedicaron los Papas para enfrentar las crisis que se manifestaron sucesivamente, en diversos países y situaciones –como Estados Unidos, Irlanda, Alemania, Bélgica y Holanda, los Legionarios de Cristo– no ha sido pequeño ni indiferente».
Además de “los procedimiento y normas canónicas universales renovadas, las líneas guías solicitadas y formuladas por parte de las Conferencias Episcopales, no solamente para responder de los abusos cometidos, sino también para prevenirlos adecuadamente; las visitas apostólicas para intervenir en las situaciones más graves; la profunda reforma de la congregación de los Legionarios, fueron todas acciones destinadas a responder con profundidad”.
En concreto señala la carta de Benedicto XVI a los fieles irlandeses en marzo de 2010, a la que califica como “probablemente el documento de referencia más elocuente” para comprender «la actitud y la respuesta jurídica, pastoral y espiritual de los Papas a estos dramas de la Iglesia de nuestro tiempo”. Es decir, “reconocimiento de los graves errores cometido y pedir perdón”, “atención prioritaria y justicia para las víctimas”, “conversión y purificación”, “compromiso de prevención” y “renovada formación humana y espiritual”.
Por tanto, concluye Lombardi, la Iglesia, “herida y humillada por el flagelo de los abusos, pretender reaccionar no solo por su propio saneamiento, sino también para poner a disposición su dura experiencia en este campo, para enriquecer su servicio educativo y pastoral a toda la sociedad, que generalmente todavía tiene un largo camino que recorrer para darse cuenta de la gravedad de los problemas y para afrontarlos”.

Share this Entry

Rocío Lancho García

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación