El padre Miguel Yañez en su oficina de la Universidad Gregoriana

El padre Miguel Yañez en su oficina de la Universidad Gregoriana (Foto ZENIT)

'Francisco en estos tres años señala: tolerancia cero contra los abusos'

El padre Miguel Yáñez, de la Pontificia Comisión de Tutela de Menores, explica el nuevo clima que se percibe en la Iglesia, pero reconoce que no se puede bajar la guardia

Share this Entry

(ZENIT – Roma). – El santo padre Francisco cumple este 13 de marzo tres años de pontificado. Él tomó la línea indicada por Benedicto XVI contra los abusos, la transparencia de las finanzas y la reforma de la Iglesia. El sacerdote Miguel Yáñez, actual integrante de la Pontificia Comisión de Tutela de los Menores, como tantos otros no tiene dudas: “Se percibe un nuevo clima en la Iglesia y en la Curia Romana”.
Yañez conoció al padre Bergoglio hace muchos años. Fue a él a quien presentó su solicitud de admisión a la Compañía de Jesús y fue su formador en el Colegio Máximo de San Miguel. El padre Miguel precisa que “claramente no todos han acogido este ámbito de renovación que ha abierto el papa Francisco pero se percibe un nuevo espíritu, que recupera el Evangelio e invita a dar testimonio de una Iglesia en salida”.
El sacerdote argentino, que también es director del departamento de teología moral de la Pontificia Universidad Gregoriana, al preguntarle sobre  la opinión de un periodista que aseguró que “Francisco volvió a dar a los católicos el orgullo de serlo”, añade que “sí, esto es verdad pero aún más. Porque aquí no se trata de que seamos católicos, sino que seamos cristianos. Y como dijo una artista italiano, Francisco está llevando la Iglesia al Evangelio, percepción que creo sea muy acertada”.
Sobre todo, hay cosas que estaban en un segundo plano y ahora han tomado más importancia, observó el padre Yáñez, porque “ahora el Evangelio es el primer plano. Casi todo está como entonces, pero ha cambiado la valoración, la prioridad, o sea primero el Evangelio”.
A propósito de la línea deseada por el papa Francisco para afrontar los abusos sexuales a menores, el sacerdote jesuita no tiene dudas: “La Iglesia ha podido reaccionar creando una serie de medidas y una política de tolerancia cero que se continúa implementando”.
Y especificó que “la tarea es enorme, porque es necesario concientziar a toda la comunidad cristiana, no solamente a los obispos o sacerdotes”. Porque “es un problema no solo de la Iglesia. No podemos excusarnos por lo que ha lo sucedido, sin olvidar por ello que las estadísticas indican que la mayoría de los abusos suceden dentro de la familia o en su entorno”.  Manifestó por ello su deseo de que «contra estos crímenes, la Iglesia pueda servir también de inspiración a la sociedad, para que defienda a todos los niños de los abusos sexuales”.
Y si bien la gente percibe que la situación es diversa de la descrita años atrás por un semanario estadounidense, que en su portada se preguntaba si la Iglesia sobreviviría a los casos de los abusos de menores, el sacerdote evita el tono triunfalista y señaló que “el clima es bastante distinto pero no hay que bajar la guardia».
“No podemos dormirnos, depende de los lugares y de los países. Donde se produjo la crisis han reaccionado. Me pregunto si en América Latina, si en África lograrán hacerlo. Estamos viendo qué pasa, si vamos a tener la capacidad de prevenir y de reaccionar con la suficiente serenidad para que nunca más nos pase lo mismo”.

Share this Entry

Sergio Mora

Buenos Aires, Argentina Estudios de periodismo en el Istituto Superiore di Comunicazione de Roma y examen superior de italiano para extranjeros en el Instituto Dante Alighieri de Roma. Periodista profesional de la Associazione Stampa Estera en Italia, y publicista de la Orden de periodistas de Italia. Fue corresponsal adjunto del diario español El País de 2000 a 2004, colaborador de los programas en español de la BBC y de Radio Vaticano. Fue director del mensual Expreso Latino, realizó 41 programas en Sky con Babel TV. Actualmente además de ser redactor de ZENIT colabora con diversos medios latinoamericanos.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación