Ciudad del Vaticano - ©WIKIMEDIA COMMONS

Francisco a los trabajadores del Vaticano: 'El mejor regalo de Navidad lo hace el Padre que nos da a Jesús'

Francisco dio las gracias a los presentes por el trabajo que desempeñan

Share this Entry

(ZENIT – Ciudad del Vaticano).- El santo padre Francisco ha tenido este jueves un encuentro en el Aula Pablo VI, con los trabajadores del Vaticano. “Volvemos a encontrarnos en este momento familiar tan bonito –les dijo Francisco– para intercambiarnos las felicitaciones navideñas. Me gusta mucho porque es una oportunidad para encontrarnos todos juntos,  también con vuestros familiares, esposas y esposos, hijos, padres, que a menudo son abuelos”,
“Porque es verdad que estos días se piensa en los regalos de Navidad –ha observado– pero en realidad el que nos hace el verdadero regalo es Él, nuestro Padre, que nos da a Jesús. Y nuestros dones, esta hermosa tradición de intercambiar regalos, debe ser precisamente esto: un reflejo del único don que es su Hijo hecho hombre y nacido de la Virgen María”.
Junto a los empleados el Santo Padre dio ante todo gracias a Dios por el don de trabajo. “El trabajo es importantísimo, tanto para la persona que trabaja como para su familia –subrayó-Y mientras damos las gracias, rezamos por las personas y las familias, en Italia y en todo el mundo, que no trabajan, o, que muchas veces, hacen trabajos indignos, mal pagados, perjudiciales para la salud…”.
«Tenemos que dar siempre gracias a Dios por el trabajo. Y debemos comprometernos, cada uno con su propia responsabilidad, para garantizar que el trabajo sea digno, respetuoso de la persona y de la familia, que sea justo. Y aquí, en el Vaticano, tenemos  una razón más  para hacerlo, tenemos el Evangelio, y hay que seguir las directrices de la Doctrina Social de la Iglesia”. “Aquí en el Vaticano –reiteró- no quiero trabajos que no estén en esta línea: Nada de trabajo en negro, nada de subterfugios”, indicó.
Pero además de dar gracias al Señor, Francisco dio las gracias a los presentes por el trabajo que desempeña «cada uno de ustedes, a cada uno el esfuerzo que hace todos los días por hacer su trabajo y tratar de hacerlo bien, incluso cuando no está muy bien o hay alguna preocupación en la familia …
Después el Papa recordó que este había sido un año especial: el Año Santo de la Misericordia y que la Navidad nos lo recuerda. Y pidió que llevasen un saludo especial suyo a los niños y a los ancianos de sus familias “¡Son tan importantes!”, y pidió que delante del pesebre recen por él.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación