Jornada Juventud Cristo Rey

Jóvenes polacos en la JMJ (C) Vatican Media

El Por qué de la JMJ: Catequesis

Serie sobre la Jornada Mundial de la Juventud

Share this Entry

(ZENIT – 7 dic. 2018).- La Jornada Mundial de la Juventud (JMJ) se celebrará del 22 al 27 de enero de 2019. En este marco, Zenit publica una serie de 10 artículos sobre “El Por qué de la JMJ”, escritos por el diácono Pedro Guevara Mann, Director Artístico de la JMJ Toronto 2002 (Leer el primer artículo).

Durante los próximos meses, Pedro Guevara compartirá un poco de su experiencia con la JMJ – la Jornada Mundial de la Juventud y explicarles un poco del por qué de la JMJ. Pedro es panameño y diácono permanente en la arquidiócesis de Toronto, en Canadá donde trabaja como productor de TV para Salt + Light Catholic Television.

Sigue la reflexión del diácono Pedro Guevara:

***

Catequesis

La vez pasada aprendimos que la Jornada Mundial de la Juventud o JMJ, es un encuentro entre la Iglesia Jerárquica y la Iglesia Laica, y ocurre al pie de la Cruz. Aunque el primer encuentro con el papa fue en Roma en 1984 y en 1985 hubo otro, la primera JMJ oficial, ocurrió en Roma en 1986. Desde entonces, la JMJ se celebra todos los años, en todas las diócesis del mundo, el Domingo de Ramos.

Pero sabemos que también ocurren a nivel internacional cada 2 o 3 años. ¿Cómo ocurrió eso?

En 1987, el papa Juan Pablo II iba a estar en Buenos Aires para el Domingo de Ramos e  invitó a los jóvenes del mundo a encontrarlo allá. Este encuentro duró solo dos días y fue una oportunidad para que los jóvenes, no solo aprendieran algo más de nuestra fe, pero que influyeran a la Iglesia jerárquica y se beneficiaran de este «encuentro con la Iglesia».

De ahí viene la idea de un aspecto importante de la JMJ: Las Catequesis. Las Catequesis son para esto, para que los jóvenes aprendan de su fe, pero también que puedan influenciar a la jerarquía de la iglesia.  Es por eso que las Catequesis son gran parte del programa de la JMJ.

Una catequesis es una enseñanza en la fe. Es aprender el catecismo. Y lo jóvenes quieren aprender su fe y quieren aprender qué es lo que enseña la Iglesia.

Y uno puede asistir a un catecismo en cualquier lado y con quien sea – pero durante la JMJ, todos los jóvenes deben asistir a una catequesis en las mañanas del miércoles, jueves y viernes con un obispo en su idioma.

Todos conocemos a sacerdotes. Ellos son la cara de la Iglesia para el mundo. Pero muchos de nosotros no conocemos a un obispo. ¡La mayoría de católicos en muchas partes del mundo ni siquiera han visto a un obispo! Se supone que los obispos son los Pastores de la Iglesia, pero frecuentemente, estos servidores quedan siendo solo administradores. Las Catequesis les dan a los obispos la oportunidad de ser Pastores y les dan a los jóvenes la oportunidad de participar activamente en ser ovejas.

Muchos de estos obispos catequistas son cardenales y al final de la catequesis, los jóvenes tienen la oportunidad de hacer preguntas. Es más, las mejores catequesis son las más pequeñas en la que los peregrinos pueden conversar con los obispos. La catequesis es de verdad un encuentro entre los jóvenes y los obispos: entre la Iglesia laica y la Iglesia jerárquica.

Durante la JMJ en Toronto, 250 Obispos vinieron de todas partes del mundo y hubieron 408 Catequesis en 17 idiomas. Y estas sesiones estaban repletas de jóvenes. La asistencia fue increíble.

Para la JMJ 2016 en Cracovia hubo – solamente en inglés –27 catequesis; la más grande, en el Tauron Arena, acogió a 15,000 peregrinos a la vez. Los jóvenes quieren aprender acerca de la Iglesia y de la Fe. Ellos quieren aprender el catecismo y participar en la Iglesia.

La JMJ es un encuentro entre los jóvenes, la Iglesia Laica y el Papa y los obispos, la Iglesia institucional. Es también un aprender que se hace bajo la Cruz.

En 1989, el Papa Juan Pablo II invitó a los jóvenes del mundo a hacer un peregrinaje con él a Santiago de Compostela, en España.

La próxima vez vamos a ver que es un peregrinaje. [568]

Share this Entry

Redacción zenit

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación