Antonio Guterres, director general de la ONU © Naciones Unidas

Secretario general de la ONU: La COP25 finalizó sin acuerdo, pero “no debemos rendirnos”

Se reunirá con el Papa

Share this Entry

(ZENIT – 17 dic. 2019).- Antonio Guterres, secretario general de la ONU, se muestra “decepcionado” con los resultados de la COP25 y declara que la comunidad internacional “ha perdido una oportunidad de afirmar una ambición más firme” para combatir la crisis climática. No obstante, al mismo tiempo, considera que “no debemos rendirnos”, pues “aún podemos revertir la tendencia. Existen soluciones”.

Estas declaraciones, junto a otras sobre temas como la libertad religiosa, la migración, o la cuestión nuclear, han sido realizadas en una entrevista publicada en Vatican News ayer, 16 de diciembre de 2019.

COP25

Efectivamente, la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el clima celebrada en Madrid, que se había fijado como objetivo principal alcanzar un acuerdo sobre la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero a cero para 2050, terminó el pasado 15 de diciembre con  la “necesidad urgente” de actuar contra el calentamiento global, pero sin llegar a un acuerdo sustancial, indica Vatican News.

En su mensaje para este evento, el Papa Francisco instó los participantes a no perder otra vez «la oportunidad de preservar la casa común“ y expresó su pesar por la insuficiente voluntad política de seguir incrementando la atención y la sensibilización acerca de la necesidad de transformar el actual modelo de desarrollo.

Estas decisiones se han emplazado a dentro de 6 meses, que tendrá lugar una nueva reunión en Bonn y a la Cop26 de noviembre de 2020, que se celebrará en Glasgow.

Cambio climático

Sobre el cambio climático, el representante de las Naciones Unidas recordó que “todos los países deben comprometerse a reducir las emisiones de gases de efecto invernadero en un 45% para 2030 en comparación con los niveles de 2010, y a alcanzar cero emisiones netas de CO2 para 2050”.

Igualmente, se alegra del compromiso adquirido por la Unión Europea con la neutralidad de carbono para 2050, demandando a todos los países a “que sigan este ejemplo de acción climática”.

Encuentro con el Papa

El próximo viernes, 20 de diciembre de 2019, está previsto que el secretario general de la ONU se reúna con el Papa. Tal y como indica en la entrevista concedida al citado medio Vaticano, Gutierres desea reunirse con Francisco para expresar su aprecio “por su trabajo” y considera que “es una voz fuerte sobre la crisis climática, la pobreza y la desigualdad, el multilateralismo, la protección de los refugiados y los migrantes, el desarme y muchas otras cuestiones importante”.

Para él, “construir puentes es una buena analogía” y, al hablar sobre los temas mencionados, espera “explorar cómo podemos aumentar nuestra colaboración para hacer precisamente esto: construir puentes para lograr más resultados para las personas que más lo necesitan”.

Libertad religiosa

Con respecto al asunto de la libertad religiosa, que afecta a todo el mundo y que espera tratar con el Santo Padre, Guterres manifestó su preocupación por “el aumento de la intolerancia”, que incluye “ataques directos contra las personas basados únicamente en sus creencias o afiliaciones religiosas” como los perpetrados “contra mezquitas en Nueva Zelandia, sinagogas en los Estados Unidos y el bombardeo en Pascua de iglesias en Sri Lanka”.

Todo ello demuestra “la urgencia de actuar para que todos, independientemente de sus creencias religiosas, puedan disfrutar plenamente de sus derechos humanos” y le llevó a señalar que en los últimos meses se lanzaron dos iniciativas: “un plan de acción para apoyar los esfuerzos para salvaguardar los lugares religiosos y defender el derecho a la libertad religiosa; y una estrategia a nivel del sistema de las Naciones Unidas para abordar la cuestión del odio”.

Coexistencia pacífica y respeto mutuo

Este plan de acción tiene por objeto “ayudar a los Estados miembros a garantizar que los fieles puedan observar sus ritos en paz” y precisa “una fuerte inversión en cohesión social para garantizar que las diferentes comunidades sientan que se respeta su identidad”, de manera que ellas hagan lo mismo con las demás.

Asimismo, destacó que la reciente declaración  de fraternidad del Papa y el gran imán de al-Azhar, “fue una contribución extremadamente importante a la coexistencia pacífica, el respeto mutuo y el entendimiento entre las diferentes comunidades religiosas del mundo”.

Migraciones globales

Con respecto a la situación de las migraciones en el Mediterráneo, al ser cuestionado sobre cómo debe actuar la Unión Europea, Gutierres apuntó que es preciso “cumplir las promesas de responsabilidad compartida establecidas en el Pacto Mundial sobre Refugiados”.

Se requiere “restablecer la integridad del régimen internacional de protección de los refugiados. Y debemos trabajar juntos para combatir a los traficantes y delincuentes que se enriquecen a costa de las personas vulnerables”, pues “las soluciones también deben abordar las causas profundas de estos viajes peligrosos”.

Además, es necesario “un compromiso real de compartir la responsabilidad entre los Estados miembros” y expresó su satisfacción ante las nuevas políticas del Gobierno italiano, insistiendo en que “debe existir una solidaridad europea efectiva con países de primera línea como Italia y Grecia”.

Carrera armamentística

Ante el abandono del Tratado sobre Fuerzas Nucleares de Rango Intermedio y otras medidas internacionales de control de armamentos, el directivo de la ONU fue interrogado sobre el riesgo de una nueva carrera armamentística.

Para él, esto también es alarmante porque “la dimensión nuclear de las tensiones regionales es cada vez más peligrosa, como podemos ver en el Asia nororiental y en Medio Oriente”.

Por ello, “es absolutamente esencial que el desarme nuclear vuelva a ocupar un lugar central en la agenda internacional” y “garantizar que el Tratado de No Proliferación Nuclear mantenga su condición de pilar fundamental del orden mundial”, intentando hacer que los Estados Miembros vuelvan a una “visión” que conduzca “a la eliminación total de las armas nucleares”.

Estados Unidos y China

Por otro lado, frente a la posibilidad que perciben algunos analistas de que entre Estados Unidos y China se pueda producir una nueva Guerra Fría, Gutierres describe que existe la eventualidad de “la gran fractura”.

Esto supone que dos principales economías del mundo se dividan en sectores como el comercio y la tecnología, por ejemplo, corriendo “el riesgo de crear dos submundos separados”, “cada uno con sus propias normas comerciales y financieras, su propia Internet, su propia estrategia de inteligencia artificial y sus propios desarrollos geoestratégicos y militares”.

Y “esto es algo que debemos evitar. Para garantizar la paz y la seguridad, debemos trabajar por un mundo con un único conjunto de normas mundiales que todos acepten y garanticen. Necesitamos un mundo multipolar fuerte con instituciones multilaterales fuertes”, aclaró.

Multilateralismo

Finalmente, el representante de la ONU, en contra de las críticas al multilateralismo (forma de toma de decisiones en donde el consenso y la negociación con varias partes son esenciales), expuso que “debemos trabajar juntos para abordar las cuestiones de la paz y la seguridad, promover el desarrollo sostenible, promover los derechos humanos, reducir las desigualdades y evitar una catástrofe climática”.

Y agregó, “necesitamos un sistema universal que respete el derecho internacional y que esté organizado en torno a instituciones multilaterales fuertes”, adaptadas “a los desafíos de hoy y de mañana”. Se trata de una visión que “estará en el centro de la reflexión del próximo año con motivo del 75º aniversario de las Naciones Unidas”.

En lo referente a la reforma del Consejo de Seguridad de la ONU, remitió a la Carta de las Naciones Unidas, que contempla que “corresponde a los Estados miembros determinar cómo se va a reformar el Consejo de Seguridad, y espero que lo hagan”.

Share this Entry

Larissa I. López

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación