Cardenal Pietro Parolin y Sergey Lavrov. Foto: Ministerio de Asuntos Exteriores de la Federación Rusa