Fabricación y donación de caretas protectoras en Univ. Anáhuac © Univ.

COVID-19: La Universidad de Anáhuac de México fabrica caretas protectoras

Para los trabajadores sanitarios

Share this Entry

(zenit – 4 mayo 2020)-. En la batalla contra el coronavirus, la Universidad Anáhuac México ha donado un total de 1050 caretas protectoras para los profesionales de la salud creadas con su propia infraestructura.

Frente a la crisis sanitaria que afecta al país, desde el ámbito universitario de Anáhuac surgió “la inquietud” de cómo, “mediante tecnología de costo accesible y de alto impacto”, se podría colaborar a combatir la pandemia actual.

En la citada universidad pronto se dieron cuenta de que las caretas protectoras constituyen un producto “de fácil replicación y que tiene un impacto muy importante tanto en el personal de salud que lo utiliza, como en los pacientes que a quienes atiende”, pues resulta de gran utilidad para el acercamiento y manipulación con las personas infectadas.

Así lo relata, José Alberto Castilla Barajas, director de Compromiso Social en la Universidad Anáhuac y organizador de la iniciativa, en declaraciones exclusivas a zenit.

Caretas protectoras

De este modo, el centro universitario Anáhuac decidió colaborar produciendo caretas protectoras para donarlas al personal del sector salud que atiende a enfermos de coronavirus en los hospitales de la Ciudad de México.

“Las caretas generan una delimitación facial que no permita que las pequeñas gotas accedan a la zona de la (cara) ojos nariz o boca”, explica Castilla, y añade: “A su vez las caretas tienen una gran durabilidad y la parte de la mica de PVC puede recibir ciclos de limpieza para cuidar su impacto positivo y en su momento ser cambiada”.

Donación a hospitales

Este material de protección es entregado a la Secretaría de Salud de la Ciudad de México y la Secretaría de Salud del Estado de Mexico, distribuyéndose en hospitales donde luchan en primera línea frente al coronavirus.

Tal es el caso del Hospital Enrique Cabrera, del Hospital de Tláhuac, del Hospital Belisario Domínguez, del Hospital Pediátrico Villa, del Hospital General Naucalpan, o del Hospital General Atizapán de Zaragoza, entre otros.

Asimismo, explica el responsable de la iniciativa, “nuestros médicos pasantes de servicio social de la Universidad Anáhuac recibieron kits de protección que podrán utilizar en cada uno de sus centros de salud”.

Mensajes de esperanza

Cada uno de los kits de apoyo entregados contiene, además de la careta protectora, un mensaje de esperanza y corresponsabilidad: “1.200 frases de esperanza, realizadas por administrativos, docentes, alumnos, voluntarios, padres de familias Anáhuac, etc, que se entregan a cada profesional de la salud que hace frente a COVID-19”, describe el representante de Anahúac.

Hasta este momento en el centro de educación superior se han fabricado 1.050 caretas y el equipo pretende llegar hasta las 1.600 en las próximas semanas.

Trabajo en equipo

La Acción Social de la Universidad Anáhuac (ASUA) lleva el liderazgo del proyecto y el Fab Lab (laboratorio de fabricación) de la Facultad de Arquitectura, en conjunto con la Facultad de Ciencias de la Salud y la Facultad de Diseño, son los responsables de ejecutar esta loable labor solidaria.

Según informa José Alberto Castilla, las caretas se diseñan y se producen con infraestructura propia de la universidad y el Fab Lab “logró un diseño que se caracteriza por una disminución en el tiempo de impresión”.

“Los técnicos, ingenieros, arquitectos y diseñadores de las facultades de arquitectura y diseño se suman con la impresión per se de las caretas y su producción, cuidando la calidad y manejo”, apunta.

ASUA y la Facultad de Ciencias de la Salud, por su parte, “se encargan de la logística de entrega, el contacto con las secretarias de salud y la convocatoria de los voluntarios para los procesos de armado y sanitización”.

Otras iniciativas solidarias 

Además de este proyecto, la Universidad Anáhuac de México presenta otras iniciativas de colaboración en esta época de COVID-19.

Así, presenta una red de apoyo psicológico y espiritual para la comunidad universitaria a distancia. También existe el Call Center Anáhuac CENACED, destinado la teleasistencia a distancia a la comunidad en general, convocando tanto a voluntarios como a médicos y psicólogos titulados de la casa.

Por otro lado, el centro se organiza conferencias y webinars sobre voluntariado desde casa, campañas de concientización para la comunidad universitaria, videos para la comunidad de profesionales de la salud…

Además, se ha desarrollado un crowfunding en vinculación con organizaciones nacionales para el apoyo a las familias afectadas por el virus.

Share this Entry

Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación