Misa en la Casa Santa Marta, 4 mayo 2020 © Vatican Media

Santa Marta: Francisco pide paz en las familias y unidad en la Iglesia

“Todos tenemos un solo Pastor: Jesús”

Share this Entry

(zenit – 4 mayo 2020).- Oremos hoy por las familias: en este tiempo de cuarentena, la familia, encerrada en casa, intenta hacer muchas cosas nuevas, tanta creatividad con los niños, con todos, para ir adelante. Y también está la otra cosa, que a veces hay violencia doméstica. Oremos por las familias, para que continúen en paz con creatividad y paciencia, en esta cuarentena”.

Esta es la demanda realizada por el Santo Padre hoy, 4 de mayo de 2020, lunes de la cuarta semana de Pascua, en la introducción de la Misa en la Casa Santa Marta, transmitida en directo por Vatican News y por la página de Facebook de zenit.

En su homilía, el Papa Francisco reflexionó sobre el pasaje del Libro de los Hechos de los Apóstoles (11,1-18).

En el mismo, Pedro fue reprochado por sus hermanos por haber comido en una casa de pagano, algo no permitido por la pureza de la ley.

El Espíritu Santo, guía

Francisco indicó que Pedro había actuado de esta manera porque el Espíritu Santo lo había guiado y señaló: “Siempre hay en la Iglesia –en la Iglesia primitiva tanto, porque la cosa no estaba clara– este espíritu de ‘nosotros somos los justos, los otros los pecadores’. Este ‘nosotros y los otros’, ‘nosotros y los otros’, las divisiones”.

Es decir, siempre existe la creencia de considerarse a uno mismo como justo y a los demás como pecadores. Y esta “es una enfermedad de la Iglesia, una enfermedad que surge de las ideologías o partidos religiosos… “una forma de pensar, de sentirse mundano que se convierte en un intérprete de la ley”.

“Hay ideas, posiciones que hacen la división, hasta el punto de que la división es más importante que la unidad”, de manera que se defiende que ‘mi idea es más importante que el Espíritu Santo que nos guía’”, continuó el Papa.

Unidad de la Iglesia

En este sentido, el Pontífice remitió a las palabras de un cardenal emérito que explica que la Iglesia es como un río: “Algunos están más de este lado, otros del otro, pero lo importante es que todos están dentro del río”, y aseguró que “esa es la unidad de la Iglesia. Nadie afuera, todos adentro”.

Después, el Obispo de Roma recordó que, ante el reproche de alternar con los paganos, Jesús dice: “Soy pastor de todos. Soy el pastor de todos” y “tengo otras ovejas que no vienen de este recinto. Tengo que guiarlos también. Escucharán mi voz y se convertirán en un solo rebaño”.

Esta, prosigue, es “la oración por la unidad de todos los hombres, porque todos los hombres y mujeres… todos tenemos un solo Pastor: Jesús”.

“Que el Señor nos libere de esa psicología de la división, del dividir, y nos ayude a ver esto de Jesús, esta gran cosa de Jesús, que en Él todos somos hermanos y Él es el Pastor de todos. Esa palabra, hoy: ‘¡Todos, todos!’, que nos acompañe durante todo el día”, exhortó el Santo Padre finalmente.

A continuación, sigue la transcripción de la homilía completa del Santo Padre ofrecida por Vatican News.

***

Homilía del Papa

Cuando Pedro subió a Jerusalén, los fieles le reprocharon. Le reprocharon que había entrado en la casa de los incircuncisos y comido con ellos, con los gentiles: eso era un pecado. La pureza de la ley no lo permitía. Pero Pedro lo había hecho porque el Espíritu lo había llevado allí. Siempre hay en la Iglesia – en la Iglesia primitiva tanto, porque la cosa no estaba clara – este espíritu de “nosotros somos los justos, los otros los pecadores”. Este “nosotros y los otros”, “nosotros y los otros”, las divisiones: “Tenemos precisamente la posición correcta ante Dios”. En cambio hay “los otros”, también se dice: “Son los ‘condenados’”, sí. Y esta es una enfermedad de la Iglesia, una enfermedad que surge de las ideologías o partidos religiosos… Pensar que en la época de Jesús, por lo menos había cuatro partidos religiosos: el partido de los fariseos, el partido de los saduceos, el partido de los zelotes y el partido de los esenios, y cada uno interpretaba “la idea” que tenía de la ley. Y esta idea es una escuela de malhechores cuando es una forma de pensar, de sentirse mundano que se convierte en un intérprete de la ley. También se reprochó a Jesús que entrara en casa de los publicanos –que eran pecadores, según ellos– y que comiera con ellos, con los pecadores, porque la pureza de la ley no lo permitía; y que no se lavara las manos antes del almuerzo… Pero siempre ese reproche que hace la división: esto es lo importante, que quiero subrayar.

Hay ideas, posiciones que hacen la división, hasta el punto de que la división es más importante que la unidad. Mi idea es más importante que el Espíritu Santo que nos guía. Hay un cardenal emérito que vive aquí en el Vaticano, un buen pastor, y dijo a sus fieles: “Pero la Iglesia es como un río, ¿saben? Algunos están más de este lado, otros del otro, pero lo importante es que todos están dentro del río”. Esa es la unidad de la Iglesia. Nadie afuera, todos adentro. Luego, con las peculiaridades: esto no es dividir, no es ideología, es legal. ¿Pero por qué la Iglesia tiene este ancho de río? Es porque el Señor lo quiere así.

El Señor, en el Evangelio, nos dice: “Tengo otras ovejas que no vienen de este redil. Tengo que conducir a ellas también. Escucharán mi voz y se convertirán en un solo rebaño y un solo pastor”. El Señor dice: “Tengo ovejas por todas partes, y soy el pastor de todos”. Este “todos” en Jesús es muy importante. Pensemos en la parábola de la fiesta de la boda, cuando los invitados no querían ir: uno porque había comprado un campo, otro porque se había casado… todos dieron su razón para no ir. Y el Maestro se enfadó y dijo: “Ve a la calle y trae a todos a la fiesta”. Todos ellos. Grandes y pequeños, ricos y pobres, buenos y malos. Todo el mundo. Este “todos” es un poco la visión del Señor que vino por todos y murió por todos. “Pero, ¿también murió por ese miserable que me hizo la vida imposible?” También murió por él. “¿Y por ese bandido?” Murió por él. Por todos. Y también por las personas que no creen en él o son de otras religiones: murió por todos. Eso no significa que tengas que hacer proselitismo: no. Pero murió por todos, justificó a todos.

Aquí en Roma hay una señora, una buena mujer, una profesora, la profesora Mara, que cuando tenía problemas… y había fiestas, decía: “Pero Cristo murió por todos: ¡sigamos!”. Esa capacidad constructiva. Tenemos un Redentor, una unidad: Cristo murió por todos. En cambio la tentación… Pablo también sufrió la tentación: “Soy de Pablo, soy de Apolo, soy de esto, soy de lo otro…”. Y piense en nosotros, hace cincuenta años, después del Concilio: las cosas, las divisiones que sufrió la Iglesia. “Yo soy de este lado, creo que sí, tú así…”. Sí, es legítimo pensar así, pero en la unidad de la Iglesia, bajo el Pastor Jesús.

Dos cosas. El reproche de los apóstoles a Pedro por haber entrado en la casa de los paganos y Jesús que dice: “Soy pastor de todos”. Soy el pastor de todos. Y quien dice: “Tengo otras ovejas que no vienen de este recinto. Tengo que guiarlos también. Escucharán mi voz y se convertirán en un solo rebaño”. Es la oración por la unidad de todos los hombres, porque todos los hombres y mujeres… todos tenemos un solo Pastor: Jesús.

Que el Señor nos libere de esa psicología de la división, del dividir, y nos ayude a ver esto de Jesús, esta gran cosa de Jesús, que en Él todos somos hermanos y Él es el Pastor de todos. Esa palabra, hoy: “¡Todos, todos!”, que nos acompañe durante todo el día.

Comunión espiritual, adoración y bendición Eucarística

Finalmente, el Papa terminó la celebración con la adoración y la bendición Eucarística, invitando a todos a realizar la comunión espiritual con esta oración:

“A tus pies, oh Jesús mío, me postro y te ofrezco el arrepentimiento de mi corazón contrito que se abandona en su nada y en Tu santa presencia. Te adoro en el sacramento de tu amor, deseo recibirte en la pobre morada que mi corazón te ofrece. En espera de la felicidad de la comunión sacramental, quiero tenerte en espíritu. Ven a mí, oh Jesús mío, que yo vaya hacia Ti. Que tu amor pueda inflamar todo mi ser, para la vida y para la muerte. Creo en Ti, espero en Ti, Te amo. Que así sea”.

Antes de salir de la Capilla dedicada al Espíritu Santo, se entonó la antífona mariana que se canta en el tiempo pascual, el Regina Coeli.

Regína caeli laetáre, allelúia.

Quia quem merúisti portáre, allelúia.

Resurréxit, sicut dixit, allelúia.

Ora pro nobis Deum, allelúia.

Share this Entry

Larissa I. López

Larissa I. López es licenciada en Comunicación Audiovisual por la Universidad de Sevilla, Máster en Artes de la Comunicación Corporativa y Doctora en Comunicación por la Universidad CEU San Pablo de Madrid. Su trayectoria profesional ha transcurrido entre el ámbito de la comunicación y el de la docencia. Como redactora, ha colaborado con medios como Aceprensa, Pantalla 90 o CinemaNet. Como profesora, por su parte, ha impartido clases en la universidad y en centros de FP y bachillerato. En estos últimos realizaba también tareas relacionadas con la comunicación (redes sociales y edición de contenidos). Cordobesa de nacimiento también ha vivido en Sevilla, Madrid y Roma.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación