Perú: Ayuda a las comunidades indígenas

Perú: Campaña "Siete pueblos. Una voz" (C) Misión ‘El Rosario’ de Sepahua

Perú: “Siete pueblos. Una voz”, campaña para ayudar a las comunidades indígenas

Frente a la COVID-19

Share this Entry

(zenit – 3 junio 2020)-. El Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado y los misioneros dominicos del Bajo Urubamba, en Perú, impulsan la campaña solidaria “Siete pueblos. Una voz” para ayudar a las comunidades indígenas frente a la llegada del coronavirus, informa una nota sobre la campaña.

Efectivamente, la iniciativa se llama “Siete pueblos. Una voz. ¡Por el Bajo Urubamba!”, en alusión a la cantidad de pueblos indígenas que viven en la zona (yines, amahuacas, matsigenkas, asháninkas, nahuas, yaminahuas y caquintes) en armonía con quechuas y mestizos.

Y es que este río, donde se unen las regiones de Cusco y Ucayali, es quizás la zona con mayor diversidad étnica del país. De hecho, el desaparecido misionero dominico Adolfo Torralba escribió un libro titulado Sepahua. El babel del Amazonas.

Condiciones en Sepahua

El centro de salud de Sepahua, en la Amazonía de Perú, fundado décadas atrás por misioneros y misioneras dominicas, y hoy dependiente del Ministerio de Salud, espera la llegada del COVID-19 con apenas medio balón de oxígeno y unas pocas medicinas. Con eso deben proteger a los alrededor de 10.000 habitantes que están bajo su responsabilidad.

Personas que viven dispersas, en comunidades indígenas y rurales de los ríos Urubamba, Sepahua, Sepa y Mishahua y que, si necesitaran de atención médica especializada, tardarían más de seis horas en llegar a la capital de la provincia, Atalaya, o tendrían que ser evacuados en avioneta hasta Pucallpa o Lima. Así es la vida en la selva.

Evitar la desgracia

Aunque todavía no hay positivos, todos saben que la aparición de la enfermedad es cuestión de días, pues las ciudades cercanas ya tienen casos y diariamente siguen llegando personas tras días de viaje. Navegan de noche y así burlan los controles de vigilancia.

En este contexto y ante la escasa esperanza de que las ayudas del Estado lleguen con el tiempo suficiente de evitar una desgracia, el Vicariato Apostólico de Puerto Maldonado, cuyo obispo es el dominico vitoriano David Martínez de Aguirre, y los misioneros dominicos, encabezados por el sacerdote navarro Ignacio Iráizoz, con más de 40 años de experiencia en la selva sur de Perú, 30 de ellos en Sepahua, han impulsado la campaña  “Siete pueblos. Una voz”.

Plan para estar preparados

“De acuerdo al plan que ha elaborado nuestro doctor, Luis Adauto, en esta zona necesitaríamos aproximadamente 1 millón de soles (unos 260.000 euros) en total para estar preparados y con garantías suficientes para atender a la población ante una propagación masiva del COVID-19”, indica el padre Ignacio en un video difundido a través de redes sociales, donde pide la colaboración ciudadana.

“Como sabemos que las ayudas del Estado llegarán tarde, cuando ya tengamos que lamentar muertes, queremos prevenir y, de forma inmediata, obtener recursos necesarios”, explica.

Situación de las comunidades

El 80% de la zona está habitada por comunidades indígenas, cuyas familias viven en situaciones de pobreza evidente. A ello se suma la idiosincrasia de estas poblaciones, cuyo sentido del compartir está mucho más extendido que en las sociedades occidentales y cuyas formas de vida no facilitan el aislamiento de los contagiados, pues las familias suelen ser muy numerosas (mínimo de seis a ocho personas por casa) y las viviendas no suelen tener espacios diferenciados. “Tocamos sus corazones para tratar de evitar la desgracia en estos pueblos”, asegura el misionero.

También existe especial preocupación por las personas mayores. Hombres y mujeres como don José Piño, al que todos en Sepahua llaman ‘Bonangué’, que salió siendo niño del aislamiento junto a sus familiares amahuacas y, tras formarse en el internado de los dominicos, se convertiría en el primer docente bilingüe del pueblo amahuaca en la zona.

En el video que se mencionaba se le ve, pidiendo en su idioma la ayuda para comprar balones de oxígeno. Y es que, como él, estos ancianos son verdaderos tesoros culturales, pues atesoran la sabiduría indígena de sus familias en lo referente a la lengua, las plantas medicinales y otros aspectos culturales.

Colaboración

Para la colaboración se han habilitado varios números de cuenta. Desde Europa se pueden hacer donaciones en euros en el número de cuenta/IBAN 00110184020058094199; código Swift: BCON-PEPL; y concepto “Ayuda Sepahua”.

A fin de verificar la ayuda, es importante enviar una constancia del depósito bancario a solidaridadsepahua@gmail.com o por Whatsapp al +51920198962.

Para realizar una contribución en soles (Perú), es preciso saber que el titular en el Banco de Crédito del Perú es el Vicariato de Puerto Maldonado y contar con los siguientes datos: Nº 4856337919-0-70, CCI: 00248500633791907013.

El caso de aportaciones en dólares, en el mismo banco, estas son las claves: Nº 485-2644260-1-95, CCI: 00248500264426019516, Código swift: BCPLPEPL.

Para conocer más sobre el desarrollo de la campaña, es posible consultar la página de Facebook de Radio Sepahua y de la Misión ‘El Rosario de Sepahua’.

Share this Entry

ZENIT Staff

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación