Papa Día Mundial contra el Trabajo Infantil

Audiencia general, 10 junio 2020 (C) Vatican Media

Día Mundial contra el Trabajo Infantil: El Papa llama a proteger a los menores

El futuro de la humanidad

Share this Entry

(zenit – 10 junio 2020).- Con motivo de la Día Mundial contra el Trabajo Infantil, el Papa Francisco llama a las instituciones a “esforzarse al máximo para proteger a los menores, colmando las brechas económicas y sociales que constituyen la base de la distorsionada dinámica en la que, desgraciadamente, se ven envueltos”.

Al final de la audiencia general, celebrada hoy, 10 de junio de 2020, en la biblioteca del Palacio Apostólico, el Santo Padre ha recordado que “todos somos responsables” de esta lamentable situación y que “los niños son el futuro de la familia humana: depende de todos nosotros fomentar su crecimiento, su salud y su serenidad”.

Igualmente, ha descrito cómo en la actual situación de emergencia sanitaria por el coronavirus, “en varios países muchos niños y jóvenes están obligados a realizar trabajos inadecuados a su edad, para ayudar a sus familias en condiciones de extrema pobreza”. En muchos casos, subraya, “se trata de formas de esclavitud y reclusión que causan sufrimientos físicos y psicológicos”.

152 millones de niños trabajan

Según indica la Organización de Naciones Unidas (ONU), el Día Mundial contra el Trabajo Infantil de 2020 se centrará en el impacto de la crisis actual en el trabajo infantil, pues la pandemia de salud de COVID-19 y el consiguiente impacto económico y de mercado laboral están teniendo un gran impacto en la vida y los medios de vida de las personas.

Lamentablemente, los niños suelen ser los primeros en sufrir y esta recesión puede empujar a millones de niños vulnerables al trabajo infantil. Se estima que ya hay 152 millones de niños en situación de trabajo infantil, de los cuales 72 millones realizan trabajos peligrosos.

La catequesis pronunciada por el Pontífice este miércoles, en consonancia con el ciclo de catequesis en torno a la oración, ha versado sobre la historia de Jacob. En un encuentro nocturno, Dios transformó a este patriarca, de manera que “quien antes era ‘impermeable’ a la gracia y a la misericordia a causa de su presunción, Dios lo salvó de su extravío y lo miró con ternura”.

Share this Entry

Larissa I. López

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación