Nicaragua migración exilio

Periodista nicaragüense Héctor Rosales (C) Cristhian Alvarenga

Nicaragua: Héctor y Juan Diego, dos historias de migración y exilio

Día Mundial de los Refugiados

Share this Entry

(zenit – 22 junio 2020).- Con motivo del Día Mundial de los Refugiados, celebrado el pasado 20 de junio, nuestro corresponsal en Nicaragua, Cristhian Alvarenga, nos brinda un reportaje sobre migración y exilio: El periodista Héctor Rosales relata cómo sufrió la represión de Ortega y Juan Diego Chavarría, cuenta cómo llegó en 2015 a Panamá, desde Diriomo (Granada).

La historia de Nicaragua se hace acompañar de una trayectoria de migración que se puede remontar a los años setenta; después del terremoto de 1972 en Managua, cuando miles de nicaragüenses migraron a Costa Rica.

La guerra civil y el período de la Revolución Sandinista creó para entonces una nueva ola migratoria en la que miles de jóvenes huyeron de la represión y el reclutamiento forzado para participar de una guerra civil. Para la década de los noventa, Nicaragua alcanzó una transición democrática que dejó en evidencia la migración de al menos 200.000 nicaragüenses a Estados Unidos y 236.000 a Costa Rica, según informes de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL).

En 2018, el país entró en una nueva crisis política y social, producto de la constante violación de los Derechos Humanos que ejerce el Gobierno de Daniel Ortega y Rosario Murillo desde su retorno al poder en el año 2006.

Huyendo de la censura

Al menos 50 periodistas independientes huyeron de la censura y la amenaza a ser detenidos por ejercer su labor, según el Centro Nicaragüense para la Comunicación después de que la situación política y social empeorara en el país centroamericano a raíz de las protestas contra el Gobierno de Daniel Ortega en 2018, que dejaron cientos de muertos, heridos, desplazados y presos políticos.

Héctor Rosales laboró en un canal televisivo nacional, ahí daba cobertura a lo relacionado a la crisis política. Él asegura que ejercer el periodismo le costó el exilio: “ha sido una situación muy dura, desde lo personal y en lo profesional, venís a un mundo donde tienes que sobrevivir, porque dejas un trabajo y tienes que rebuscar el dinero para poder subsistir”.

Rosales tiene su propia historia, cuenta que siempre ha sido un hombre de Dios y que fue testigo de la represión, de asesinatos y hostigamiento, “nunca dejé de orar por mi país, siempre he tenido esa comunicación con Dios, tengo fe en la Virgen que intercede por las víctimas y familiares que perdieron un ser querido, la oración me tiene siempre con un paso al frente”.

Víctima de violencia

En octubre del 2018 fue víctima de una fuerte golpiza que le propinaron cuatro sujetos de identidad desconocida, quienes lo despojaron de su celular y su dinero al salir de su antiguo centro de trabajo en Managua.

Como consecuencia de la golpiza, a Rosales los médicos le tuvieron que reconstruir la lengua e hicieron doce puntadas, ya que la tenía partida. “Tenía varias cortadas, desde la punta hasta la mitad”, contó Rosales a medios nacionales posterior a los hechos.

A pesar de todo lo que ha sufrido en su experiencia de vida, Héctor expresó que siempre ha visto la bendición de Dios junto a sus colegas periodistas que trabajan desde el exilio en Costa Rica. “Una vez, queríamos comernos un pollo, pero no nos ajustaba el dinero, como no teníamos el dinero nos sentamos en un lugar a platicar y justamente en esa plática nos llamaron para decirnos que nos habían depositado 300.000 dólares americanos para que nos ayudáramos, eso es ejemplo de que Dios provee”.

477 periodistas, víctimas de la represión en 2019

El reconocido periodista, desde su exilio, continúa ejerciendo el derecho a la palabra a través de un medio de comunicación digital que ha fundado junto a otros colegas, ahí informan sobre la crisis sanitaria que vive el país y a la vez educan a la gente sobre la importancia de cuidarse del coronavirus, que sigue dejando luto en muchas familias.

La crisis sociopolítica que enfrenta Nicaragua desde hace más de dos años ha provocado un severo retroceso en el ejercicio del periodismo. La Fundación Violeta Barrios de Chamarro documentó en 2019 la represión de la que fueron víctimas 477 periodistas, teniendo casos en los que a una misma persona y en un solo acto represivo se le provocaron hasta cuatro tipos distintos de violaciones al ejercicio periodístico.

Buscando una superación personal

Nicaragua migración exilioJuan Diego Chavarría, es originario de Diriomo, un pueblo ubicado en el departamento de Granada, en el pacífico nicaragüense. Llegó a Panamá en septiembre de 2015, buscando una superación personal y un medio para ayudar a su familia.

“Venía con un poco de miedo porque no conocía a nadie, solo un contacto donde iba a llegar a un lugar para vivir, traía muchas ilusiones, porque quería mejorar muchas cosas y darle una mejor vida a mi familia”, relató a zenit.

Cuenta que cuando salió de Nicaragua, le pedía a la Virgen de Candelaria, de la que es devoto, para que le diera “pensamientos positivos en los momentos de soledad que a veces se pasan”.

Juan Diego recuerda que, en medio de las dificultades que ha vivido, aprendió que el tiempo de Dios es perfecto. Como él, hay cientos de nicaragüenses que han logrado obtener una residencia temporal.

Datos ofrecidos por la Dirección de Migración de Panamá, muestran que Nicaragua es el tercer país después de Venezuela y Colombia con más casos en proceso de regularización de ilegales.

Los nicaragüenses que eligen irse del país buscando mejorar su condición de vida prefieren el sur. Costa Rica en primer lugar, Panamá como destino alternativo, quizás por la ilusión que hace pensar en que el país con una fuerte plaza financiera regional ofrece más opciones de empleo.

Share this Entry

Cristhian Alvarenga

Actualmente periodista en la diócesis de León, Nicaragua, autor del blog Iglesia en Salida donde aborda temas sociales y religiosos de Centro América, ambientalista preocupado por la situación de su país.

Apoye a ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación