Mi hermano y yo nos vimos obligados a huir de Afganistán. Él tenía 16 años y yo 8. Foto: Stefano Dal Pozzolo.