Ángelus Francisco

El Papa reza el Ángelus desde el Palacio Apostólico (C) Vatican Media

Ángelus: Francisco recuerda a los mártires de Roma

En la fiesta de los apóstoles

Share this Entry

(zenit – 29 junio 2020).- Al celebrar la solemnidad de San Pedro y San Pablo, este mediodía, en el rezo del Ángelus, el Papa Francisco ha recordado a los muchos mártires que fueron “decapitados, quemados vivos y asesinados”, especialmente en la época del emperador Nerón, en Roma.

Este lunes, 29 de junio de 2020, el Santo Padre ha rezado la oración mariana a las 12 horas desde la ventana del Palacio Apostólico, y ha saludado a los peregrinos y visitantes que lo escuchaban desde la plaza de San Pedro.

En la fiesta de los patronos de Roma, el Sucesor de Pedro ha expresado que “por su intercesión”, reza para que en la capital de Italia “cada persona pueda vivir con dignidad y encontrar el alegre testimonio del Evangelio” y ha enviado un abrazo espiritual a su querido hermano el patriarca Bartolomé, que este año no ha podido asistir a la celebración de la fiesta en Roma.

Así, el Pontífice ha felicitado la fiesta a los romanos y a todos los presentes y ha dirigido un salud a los peregrinos, algunos con banderas de Canadá, Venezuela, Colombia y otras… “Que su visita a las tumbas de los apóstoles fortalezca su fe y su testimonio”, les ha dicho.

***

Palabras después del Ángelus

Queridos hermanos y hermanas:

En primer lugar saludo a todos los romanos y a todos los que viven en esta ciudad, en la fiesta de los santos patrones, los apóstoles Pedro y Pablo. Por su intercesión, rezo para que en Roma cada persona pueda vivir con dignidad y encontrar el alegre testimonio del Evangelio.

En este aniversario es tradición que una delegación del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla venga a Roma, pero este año no fue posible debido a la pandemia. Por lo tanto, envío un abrazo espiritual a mi querido hermano el patriarca Bartolomé, con la esperanza de que puedan reanudar nuestras visitas mutuas lo antes posible.

Al celebrar la solemnidad de San Pedro y San Pablo, me gustaría recordar a los muchos mártires que fueron decapitados, quemados vivos y asesinados, especialmente en la época del emperador Nerón, en esta misma tierra en la que ahora se encuentran. Esta es una tierra manchada de sangre por nuestros hermanos cristianos. Mañana celebraremos su conmemoración. Les saludo, queridos peregrinos aquí presentes: veo banderas de Canadá, Venezuela, Colombia y otras… ¡Muchos saludos! Que su visita a las tumbas de los apóstoles fortalezca su fe y su testimonio.

Y les deseo a todos una feliz fiesta. Por favor, no se olviden de rezar por mí. Que tengan un buen almuerzo, ¡adiós!

© Librería Editorial Vaticano

© Traducción de zenit/Rosa Die

Share this Entry

Rosa Die Alcolea

Apoya ZENIT

Si este artículo le ha gustado puede apoyar a ZENIT con una donación